Francia
Internacional 12/06/2022

Francia busca (desesperadamente) maestros y personal sanitario

Macron se enfrenta a las elecciones legislativas entre protestas de los sectores educativo y hospitalario

3 min
Protestas del sector sanitario en París, Francia

ParísDespués de dos años de pandemia y con el nuevo gobierno aún arrancando, vuelven las protestas sociales. Francia celebra este domingo elecciones legislativas y lo hace en un clima de reivindicaciones en dos sectores clave, la educación y la sanidad, que auguran un otoño complicado para el presidente del país, Emmanuel Macron. Los sindicatos han aprovechado la campaña electoral para advertir que el personal sanitario está al límite y no hay suficientes médicos ni enfermeras para encarar el verano. En las escuelas e institutos, la situación no es mucho mejor: faltan miles de maestros para cubrir todas las plazas vacantes y el curso podría empezar en septiembre sin profesores para todas las aulas.

Ahora que faltan pocas semanas para acabar el curso escolar, los sindicatos han lanzado la alerta. "La situación para el próximo curso es preocupante. Faltará personal al inicio", advierte contundente el principal sindicato de maestros en una carta enviada a la nueva primera ministra, Élisabeth Borne. Si durante la pandemia no había maestras para cubrir las bajas por covid de los docentes ni para desdoblar clases, la situación está lejos de normalizarse. En secundaria faltan especialmente profesores de matemáticas (solo hay 816 candidatos que pasaron las pruebas en mayo para cubrir 1.035 vacantes) y de letras clásicas (hay 60 candidatos aprobados y 134 vacantes), mientras que en primaria faltan maestras, sobre todo en París (hay 180 candidatos para cubrir 219 vacantes) y los municipios de su región.

La crisis de los maestros se debe sobre todo a la bajada vocacional –los sindicatos denuncian que es por los salarios bajos del profesorado– y a un cambio normativo que ha entrado en vigor este año y que obliga a tener un máster de dos años y no de uno como hasta ahora, lo que ha provocado que haya este año menos maestras que se incorporan al mercado laboral. Un informe publicado esta semana en el Senado propone como solución someter el sector "a la ley de oferta y demanda", y pagar más a los profesores de matemáticas y a los maestros que acepten trabajar en las escuelas más conflictivas o en cualquier especialidad donde falten docentes.

Job dating para encontrar maestros

La situación es tan desesperante que algunas regiones han abierto procesos de selección extraordinarios para universitarios que quieran trabajar de maestro. En Versalles se ha hecho un speed dating para encontrar a 2.000 diplomados con al menos 3 años de estudios universitarios de cualquier ámbito que se quieran incorporar como profesores y maestros en septiembre. En esta región mundialmente conocida por su castillo solo se habían cubierto en los exámenes de mayo 484 vacantes de 1.430. En el job dating miles de personas sin tener estudios relacionados con la enseñanza hicieron una entrevista de 30 minutos. Los expertos seleccionaron a los candidatos con la entrevista y el currículum, y ahora tendrán que hacer una formación en agosto antes de incorporarse en septiembre en las escuelas e institutos, una situación totalmente inédita.

Colapso de las urgencias

El sector sanitario en Francia también sufre una crisis, especialmente los servicios de urgencias, que viven un colapso inédito por la falta de personal. Según la asociación Samu-Urgences de France, hay 120 servicios de urgencias hospitalarias que han tenido que limitar su actividad o se preparan para hacerlo. Los más de dos años de pandemia han sido muy duros y muchos profesionales de la salud, especialmente de enfermería, han abandonado la profesión, exhaustos. Pero los sindicatos aseguran que el fenómeno no es nuevo: un tercio de los nuevos diplomados deja la profesión durante los primeros cinco años.

El sector convocó el martes una huelga para protestar por sus condiciones de trabajo, con salarios que consideran bajos, poco personal y falta de medios, y advirtieron de los problemas que puede haber durante el verano. "Los hospitales están desesperadamente maltratados", denunciaban el martes los trabajadores sanitarios en un comunicado. La nueva ministra de Sanidad, Brigitte Bourguignon, ha admitido que "el verano será difícil" y que el Gobierno "tiene que encontrar soluciones para que los franceses no sean privados" del acceso a la sanidad.

A la espera de un informe para impulsar medidas urgentes y con la mirada puesta en las elecciones legislativas de este domingo, el Gobierno francés ya ha anunciado que pagará al doble las horas extras del personal sanitario no médico y cada hora de trabajo de los médicos "durante todo el verano". También acelerará la incorporación en los hospitales de enfermeras y auxiliares que acaben su formación en junio y promoverá que las enfermeras jubiladas se puedan volver a incorporar al trabajo voluntariamente. Finalmente, se estudia permitir la reincorporación en los hospitales del personal sanitario no vacunado, que se había quedado sin trabajo por negarse a inmunizarse contra el covid.

El juicio por los atentados de Bataclan encara la recta final

El macrojuicio por los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París llega, nueve meses después, a su fin. Esta semana está previsto que acabe con las alegaciones de la defensa y un último turno de palabra para los acusados, y el 29 de junio se conocerá la sentencia. La fiscalía ha pedido para Salah Abdeslam, el único de los presuntos terroristas vivos, la cadena perpetua sin revisión de pena. Es la máxima condena posible en Francia –similar a la prisión permanente revisable de España–. Instaurada en 1994 y solo por los crímenes más graves, los condenados a cadena perpetua sin revisión de pena no tienen derecho al menos durante 30 años a beneficiarse de ningún permiso de salida, ni alivio de la pena, ni ningún beneficio penitenciario.

La veintena de presuntos terroristas juzgados se enfrentan a penas de entre 5 años y la cadena perpetua. "El crimen es de tal gravedad que la sanción solo puede ser de acuerdo con esta gravedad", resumió la fiscal Camille Hennetier. Abdeslam es el único que se enfrenta a la máxima pena por "asesinato, secuestro y tentativa de asesinato" en el marco de un grupo terrorista. El resto están acusados de complicidad.

El del 13 de noviembre es el peor atentado terrorista que ha vivido nunca Francia. Un pelotón yihadista asesinó a 130 personas en diferentes puntos de la capital francesa, la mayoría (90) en la sala de conciertos Bataclan. Todos los terroristas murieron autoinmolados o abatidos por la policía, a excepción de Abdeslam, que, según su relato en el juicio, se arrepintió en el último momento y dejó abandonada su chaleco con explosivos antes de huir a Bélgica.

Zonas de sombra

Durante los nueve meses que ha durado el juicio, la fiscalía y las acusaciones han intentado "reconstruir el rompecabezas" de los atentados. Lo más relevante ha sido la declaración de Salah Abdeslam, que ofreció su versión sobre la noche de los hechos, pero no dio muchas más pistas sobre su organización. El juicio también ha servido para escuchar el sobrecogedor relato de las víctimas, especialmente "el infierno dantesco del Bataclan", en palabras de la fiscalía. Según Camille Hennetier, quedan "zonas de sombra" para entender los atentados. "La mayoría de los acusados sabían cosas, pero no han aportado respuestas. Han callado y callarán hasta su muerte", concluyó la fiscal.

stats