Coronavirus
Internacional 12/07/2021

Francia obliga a los profesionales sanitarios a vacunarse

También será necesario presentar un test negativo o la pauta completa de la vacuna para entrar a bares y restaurantes

2 min
El presidente de Francia, Emmanuel Macron, durante el discurso televisivo de este lunes

ParísLas enfermeras y todos los trabajadores sociosanitarios franceses se tendrán que vacunar de forma obligatoria y también se tendrá que presentar el pasaporte covid –el certificado de vacunación o un test negativo de covid-19– para entrar en bares, restaurantes, cines, teatros y otros establecimientos similares. Hasta ahora, este certificado solo se exigía para participar en acontecimientos al aire libre de más de 1.000 personas o en discotecas de más de 50.

Lo ha anunciado este lunes el presidente de la República, Emmanuel Macron, en un discurso en el que ha aprovechado para hacer promesas casi dignas de mitin en su quinto año de mandato y a menos de un año de las elecciones presidenciales de abril de 2022, en las que se juega la reelección.

El anuncio de Macron ha llegado después de la reunión extraordinaria del consejo de defensa sanitaria –el órgano que dirige las políticas sanitarias francesas– y de dos semanas de debate sobre qué nuevas restricciones se tendrían que aplicar para evitar la propagación del covid, puesto que en los últimos 14 días se ha registrado un aumento de nuevos casos de más del 105% y solo este domingo ya se notificaron más de 4.000. Hay que recordar que este fin de semana, precisamente, han reabierto las discotecas.

Otra de las cuestiones que ha estado en el centro del debate durante los últimos días es el bajo porcentaje de sociosanitarios que se han vacunado en comparación con los médicos. Según un documento de la Asistencia Pública de los Hospitales de París al cual tuvo acceso el diario francés Le Monde, el 17 de junio, el 91% de los médicos había recibido al menos una dosis de la vacuna, mientras que solo lo había hecho el 54% del personal sociosanitario, como las enfermerías o los cuidadores, que históricamente –con la campaña de vacunación de la gripe se repite el mismo patrón– son más escépticos respecto a la eficacia de las vacunas. En cuanto a los porcentajes de la pauta completa, la diferencia es similar: 68% contra un 37%.

"Me choca, al igual que a todos los franceses, cuando veo que la pandemia se reintroduce a través de aquellos que tienen la vocación de proteger y tratar. Esto es inadmisible", dijo a finales del mes pasado el primer ministro francés, Jean Castex, a la Asamblea Nacional.

stats