Oriente Próximo
Internacional 07/08/2022

Israel se prepara para "una semana de combates" en Gaza

El ejército israelí intensifica los bombardeos en la Franja contra la Yihad Islámica, que ya ha lanzado más de 400 cohetes

3 min
El ejército israelí intensifica los bombardeos en la Franja contra la Jihad Islámica, que ya ha lanzado más de 400 cohetes

JerusalénSegundo día de bombardeos israelíes en Gaza contra objetivos de la Yihad Islámica Palestina (YIP), y de respuesta por parte del grupo terrorista en forma de cohetes. El ejército israelí, en alerta máxima, prevé "una semana de combates" en la Franja, donde ya han muerto 15 personas y más de 150 han resultado heridas, según datos del ministerio de Salud de Hamás. La YIP ha lanzado cerca de 400 cohetes desde el inicio de la escalada, el pasado viernes, sin que hayan causado muertos en Israel. Este sábado las sirenas se han escuchado también en Tel-Aviv.

El ejército israelí está decidido a "atacar críticamente" a la Yihad Islámica en Gaza y Cisjordania, en palabras del jefe del Estado mayor Aviv Kochavi, con el objetivo de "prevenir cualquier ataque" y de evitar que "ninguna organización en ningún lugar pueda dañar la soberanía del Estado de Israel". Por su parte, el ministro de Defensa, Benny Gantz, ha amenazado los líderes de la YIP en Irán, Siria y Líbano: "Ellos también pagarán la factura", ha afirmado, durante una visita al sistema Cúpula de Hierro, que ha interceptado centenares de cohetes desde el inicio de la escalada.

El Gobierno israelí ha justificado la ofensiva contra Gaza por las repetidas amenazas de la YIP a raíz de la detención el lunes de un líder del grupo en la Cisjordania ocupada, que nunca se llegaron a materializar. También ha asegurado que la organización tenía "planes avanzados" para atacar a ciudadanos israelíes. Desde el inicio de la operación, el ejército ha destruido objetivos militares –almacenes de armas, plataformas de lanzamiento de cohetes y torres de vigilancia– y ha eliminado el número dos de la YIP, Tayser Jabari, y una quincena de terroristas. También ha detenido a 19 presuntos miembros del grupo en Cisjordania.

Durante los ataques, han muerto al menos dos menores palestinos: una niña de cinco años el viernes y un niño de once este sábado. El enviado de la ONU para Oriente Medio, Tor Wennesland, ha condenado la ofensiva israelí y el lanzamiento de cohetes de la YIP, y ha afirmado que "no puede haber ninguna justificación para ningún ataque contra civiles". "La continuada escalada es muy peligrosa. El lanzamiento de cohetes tiene que cesar inmediatamente y pido a todas las partes que eviten una escalada todavía mayor", ha añadido.

Hamás evita involucrarse

A pesar de que todo apunta que el conflicto se alargará todavía unos días más, la extensión de la escalada estará marcada por la participación (o no) de Hamás a las represalias contra Israel. De momento, el grupo ha evitado involucrarse en las hostilidades y el ejército israelí ha eludido, estratégicamente, atacar sus bases e infraestructuras en Gaza. 

En este sentido, el jefe del Estado mayor israelí definía el viernes la ofensiva como una "campaña dirigida contra la Yihad Islámica Palestina" y este viernes el general Ghassan Alian pedía a Hamás, en un mensaje en árabe, que se abstuviera de intervenir: "La responsabilidad está en manos de Hamás. ¿De quién se preocupa más? ¿De los residentes de Gaza o de organizaciones terroristas?"

A pesar de que los objetivos finales de Hamás y la YIP están alineados, sus intereses a corto plazo no siempre van de la mano. Los primeros gobiernan en la Franja, donde tienen responsabilidades civiles y más a perder militarmente si Israel los ataca directamente; mientras que los segundos, más pequeños y menos potentes, se deben a sus bases y a los intereses de Irán, su principal patrocinador.

En un mensaje dirigido implícitamente a Hamás, el líder de la YIP, Ziad al-Nakhalah, que está en Teherán, ha dicho que la ofensiva israelí es "una prueba para todas las partes de la resistencia". Por su parte, Hamás se ha limitado a condenar los bombardeos y ha sido más ambiguo en su comunicado: “La resistencia, con todas sus armas y facciones militares, está unida en esta campaña y tendrá la última palabra”.

stats