Internacional 08/11/2021

Javier Milei, el Bolsonaro argentino

Histriónico y provocador, su discurso "contra la casta" seduce a buena parte del electorado más joven

3 min
Javier Milei, en una imagen reciente.

Santiago de Chile“He venido para despertar leones y los leones se están despertando”. Así celebraba el candidato Javier Milei el triunfo en las primarias legislativas de Argentina hace unas semanas. “Este es solo el primer paso para buscar la reconstrucción nacional, volver a una Argentina potencia”, dijo. Milei, de 50 años, fue la gran sorpresa al convertir la coalición La Libertad Avanza en la tercera fuerza más votada en la ciudad de Buenos Aires, con un 13,6% de los votos. Unos resultados que le han permitido abrir una opción política radical por detrás del oficialismo y la oposición de cara a las elecciones legislativas del 14 de noviembre.

Milei ha sacudido la política argentina con un discurso ultraliberal y contra el estado: “En mi mundo ideal, no existe”, ha dicho. Los últimos meses se ha mostrado contrario a las cuarentenas, al aborto y a las políticas contra el cambio climático, y favorable a traer armas, legalizar las drogas y eliminar la moneda argentina. Todo ello, a través de un discurso antiestablishment y “contra la casta” que propaga a través de las redes sociales, donde acumula miles de seguidores, y en teatros y salas de conferencias que llena hasta el tope.

Minarquista y anarcocapitalista”

Economista de formación, se considera un “minarquista estático y un anarcocapitalista dinámico”, es decir, apuesta por una sociedad con la mínima presencia del estado en la cual la soberanía para las personas se base en el libre mercado y la propiedad privada. “Si yo tuviera que escoger entre el estado y la mafia, me quedaría con la mafia, porque tiene códigos, cumple, no miente y, por encima de todo, la mafia compite”, ha llegado a decir. Entre sus referentes ideológicos están los economistas Milton Friedman y Murray Rothbard, hasta el punto en el que les puso a sus perros estos nombres. Como referentes políticos se fija en figuras como el presidente de Brasil, Jair Bolsonaro; el expresidente de los Estados Unidos Donald Trump, y el líder de Vox, Santiago Abascal: “Hay cosas de Vox que me parecen muy interesantes”, ha afirmado en más de una ocasión.

En los últimos cinco años Milei se ha convertido en un habitual en los medios de comunicación. Siempre despeinado, se enfrenta con periodistas y políticos de derecha y de izquierda con un estilo histriónico y provocador que ha seducido a buena parte del electorado más joven. “Su pensamiento económico es realmente muy antiguo, ofrece una especie de visión utópica del futuro. En un momento muy duro para los jóvenes, Milei describe una nueva sociedad”, explica al ARA María Esperanza Casullo, politóloga y profesora de la Universidad de Río Negro.

El politólogo de la Universidad Nacional del Litoral Sergio Morresi comenta que lo que atrae del fenómeno Milei “tiene que ver con su discurso del me ne frega (tanto me da) y un claro posicionamiento contra el statu quo”. Las clases populares, descontentas y frustradas se suman, dice, a la crítica a “la manera en como el estado promueve la igualdad, que consideran injusta, porque creen que su esfuerzo no es lo suficientemente recompensado en comparación con las personas que reciben ayudas”.

Más a la derecha

Morresi también apunta al votante de la derecha tradicional desencantado como impulsor del candidato ultraliberal, así como “partidarios del peronismo de centro que votaron por el Frente de Todos [coalición de gobierno], pero que se han desilusionado con el resultado de la gestión de Alberto Fernández”. Para Casullo, el efecto más importante de Milei es que ha obligado a “todo el sistema político a anclarse mucho más a la derecha”, empezando por la derecha tradicional del partido Propuesta Republicana (Pro).

Desde la victoria en las primarias, Milei ha reforzado la propaganda en las redes sociales y, a diferencia de los demás partidos, está apostando por las formas de campaña más tradicionales: sale a la calle, en los barrios y en las plazas. “Estimados leones, os pido que continuéis bramando, cada vez más fuerte”, pidió a sus votantes de cara a las elecciones de noviembre.

stats