Internacional 23/08/2021

Masud dice que si hace falta combatirá a los talibanes

El líder del valle del Panjshir, hijo de un criminal de guerra, promete luchar si no forman un gobierno inclusivo

ARA
2 min
Talibans haciendo controles a vehículos a la entrada de la zona verde de Kabul, donde se encuentran la mayoría de las embajadas

BarcelonaAhmad Masud, hijo de un prominente señor de la guerra en Afganistán, ha dicho este domingo que espera mantener negociaciones pacíficas con el movimiento islamista que tomó el poder en Kabul hace una semana, pero que sus fuerzas estaban preparadas para combatir. "Queremos que los talibanes se den cuenta de que la única manera de avanzar es la negociación", dijo a Reuters por teléfono desde su fortaleza del valle del Panjshir, al noroeste de Kabul, donde ha reunido a fuerzas formadas por restos de unidades del ejército regular y fuerzas especiales, así como combatientes de la milicia local. "No queremos que estalle una guerra".

Masud, hijo de Ahmad Shah Masud –uno de los principales líderes de la resistencia antisoviética de Afganistán en los 80 y que en los 90 cometió crímenes de guerra–, dijo que sus partidarios estaban dispuestos a luchar si las fuerzas talibanas intentaban invadir el valle. "Quieren defender, quieren luchar, quieren resistir contra cualquier régimen totalitario".

Los talibanes han asegurado que han lanzado una ofensiva en la zona, pero la facción de Masud lo niega. En los únicos combates confirmados desde la caída de Kabul el domingo, las fuerzas antitalibanes recuperaron tres distritos de la provincia de Baghlan, al norte, con la frontera con el Panjshir la semana pasada. Sin embargo, Masud dijo que no había organizado la operación, que según él habían llevado a cabo grupos de milicias locales que reaccionaban a la "brutalidad".

Masud reclama a los talibanes un gobierno inclusivo que represente a todos los grupos étnicos de Afganistán y dice que la comunidad internacional no tendría que reconocer un "régimen totalitario". Los restos de vehículos blindados soviéticos que todavía se pueden encontrar en el valle muestran la dificultad para controlar la zona. Pero muchos observadores externos han cuestionado si las fuerzas de Masud podrán resistir durante mucho tiempo sin el apoyo externo. Dijo que sus fuerzas, que un ayudante dijo que eran más de 6.000, necesitarían apoyo internacional si se trata de combatir. Masud asegura que está reuniendo fuerzas más allá del Panjshir, una región de etnia tadjika de habla persa que se ha opuesto siempre al movimiento talibán. "Hay otras muchas personas de otras muchas provincias que buscan refugio en el valle del Panjshir que están con nosotros y que no quieren aceptar otra identidad para Afganistán".

stats