COP26
Internacional 12/11/2021

El nuevo borrador de la COP26 mejora un poco en materia de financiación

El texto mantiene la petición a los estados para que presenten nuevos planes de reducción de emisiones en 2022, pero todavía no pide eliminar el gas y el petróleo

3 min
Protesta a la puerta del centro de Glasgow donde se celebra la GOLPE26.

Glasgow (Enviado Especial)Publicado a primera hora de este viernes, un nuevo borrador de la resolución final de la COP26 que tiene lugar en Glasgow mantiene la demanda a los estados para que presenten planes más ambiciosos para reducir sus emisiones de CO2 a finales de 2022, y a la vez mejora tímidamente el apartado de financiación para los países pobres. El nuevo documento añade el compromiso de duplicar el dinero para países pobres a partir de 2025, un adelanto importante pero que se ve ensombrecido por la falta de credibilidad de las promesas financieras hasta ahora.

En cuanto a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero, el nuevo documento presentado por la presidencia británica mantiene la petición a los estados para que presenten "nuevos o actualizados" compromisos de recorte de emisiones (las NDC o contribuciones determinadas nacionalmente) antes de la cumbre de Egipto del año que viene, la COP27, y también les "pide" que en estos planes que presenten en Egipto "reformulen y fortalezcan sus objetivos para 2030 para alinearse con los objetivos de París". Según los expertos, en este último punto el lenguaje es algo más contundente porque les "pide" fortalecer los objetivos para 2030 en lugar de "urgirles" a hacerlo como el texto anterior. Filigranas diplomáticas.

A la vez, este mismo capítulo incluye una cuestión "muy relevante", en palabras de la profesora Olga Alcaraz, que está en Glasgow como colíder del Grupo de Gobernanza sobre Cambio Climático de la UPC. "Es muy importante que se reconozca que para conseguir los objetivos de temperatura del Acuerdo de París es necesario que las emisiones de carbono en 2030 se reduzcan un 45% en relación a los niveles de 2010. Hasta ahora nunca había sido descrito el nivel de reducción de emisiones que hay que hacer globalmente".

"Eliminación progresiva del carbón" pero no del gas y el petróleo

Al mismo tiempo, en otro de los puntos claves, sobre los combustibles fósiles, "exhorta a las partes a acelerar el desarrollo, despliegue y difusión de tecnologías y la adopción de políticas para la transición hacia sistemas de energía de bajas emisiones, incluso aumentando rápidamente la generación de energía limpia y acelerando la eliminación progresiva de la energía del carbón y de los subsidios ineficientes para los combustibles fósiles". Es decir, que no piden la eliminación progresiva de todos los combustibles fósiles: petróleo y gas todavía se salvan todo y la petición de eliminar los subsidios que reciben todavía.

Otro de los aspectos relevantes de la nueva redacción del borrador es, de acuerdo con Alcaraz, el hecho de que se haya incorporado el concepto de "equidad" a la hora de hacer la mitigación (artículo 29 del borrador), una demanda que fue expuesta en la jornada del jueves por el negociador de Bolivia, Diego Pacheco, hablando en nombre del grupo LMDC, de veintidós países, que incluye a China e India. El colectivo LMDC no cree que los países pobres tengan que tener los mismos plazos y ambiciones en materia de emisiones que las naciones ricas. "La mitigación se tiene que hacer en función del mejor conocimiento científico disponible y también en base a la equidad, que tiene que ser reflejo de las responsabilidades comunes y diferenciadas [en cuanto a la responsabilidad de la contaminación] y las capacidades respectivas, a la luz de las diferentes circunstancias nacionales, también en un contexto de desarrollo sostenible siguiendo con los esfuerzos para poder erradicar la pobreza".

De hecho, el nuevo redactado incluye ahora la frase "teniendo en cuenta las diferentes circunstancias nacionales", y Alcaraz cree que esta coda facilitará el consenso. La experta destaca también el hecho de que el borrador "incluya por primera vez el concepto de presupuesto de carbono", que es el máximo total de CO2 que el mundo puede emitir para evitar subir de la 1,5ºC. Este límite son más de 400 Gt de CO2, "que estamos agotando al ritmo de unas 42 Gt anuales" en la actualidad, apunta Alcaraz. A lo largo de la jornada, que en principio es la de conclusión, los tira y afloja en materia de finanzas pueden ser claves para que la cumbre, en términos generales, no pueda ser considerada un fracaso.

stats