Media 12/07/2021

El CAC vuelve a presionar para que la nueva ley audiovisual española obligue a las plataformas a proteger el catalán

El Estado ha cerrado hoy el nuevo periodo de alegaciones después de una revisión del texto que sigue siendo lingüísticamente uniformizadora

3 min
Loppacher

BarcelonaLa nueva ley audiovisual española avanza sin que las pretensiones catalanas de introducir medidas de protección para el catalán encuentren ningún agujero. Este lunes se ha cerrado el segundo periodo de alegaciones al anteproyecto de ley que prepara el Estado y el Consell de l'Audiovisual de Catalunya (CAC) ha hecho públicas la nueva batería de observaciones que pretende romper la tendencia uniformizadora en favor del castellano que promueve esta transposición de la directiva europea en materia audiovisual.

En el texto provisional se obliga a las plataformas en streaming que quieran trabajar en España a tener un mínimo del 30% del catálogo formado por obras europeas. Y, dentro de este porcentaje, la mitad tienen que ser en alguna de las lenguas del Estado. Pero desde el CAC se reclama que se fije un mínimo del 50% para las lenguas cooficiales porque el texto actual permite que estos servicios cumplan con la norma incluyendo tan solo obras en castellano. Esto ya se reclamó en la primera tanda de alegaciones, pero el texto resultante no ha aplicado ninguna medida a favor del catalán, a pesar de que uno de los preceptos de la directiva europea es, precisamente, la protección cultural y lingüística.

El presidente del CAC, Roger Loppacher, ha lamentado que el nuevo texto no haya tomado en consideración las alegaciones presentadas por el organismo. “El nuevo texto es una nueva oportunidad perdida para cumplir el mandato constitucional de promover decididamente la diversidad cultural y lingüística del Estado", ha explicado. "La presencia de la lengua castellana está garantizada, pero no incorpora ningún porcentaje específico para las lenguas oficiales de las comunidades autónomas". El organismo insiste, además, en la necesidad de crear mecanismos para que las versiones existentes de películas o series dobladas o subtituladas en catalán no se queden en un cajón y aparezcan con normalidad en las plataformas.

“Hace falta que el nuevo texto prevea medidas concretas y efectivas para garantizar que los ciudadanos tengan acceso a una oferta de contenidos en la lengua propia que sea equivalente a la realidad lingüística de Catalunya", ha recordado Loppacher. Según un informe del CAC, solo el 0,5% de los contenidos de Netflix son en lengua catalana. La HBO tiene solo el 0,1% de su catálogo en catalán, Disney+ el 0,8% y Amazon Prime Video el 1,3%. Filmin ofrece el 18,9% del catálogo en catalán y es el único que tiene la interfaz en catalán.

Financiar la CCMA

El Consell también pedía que se aumentara la financiación de obra europea del 5% previsto hasta el 10%, cosa que no se ha recogido. Ahora vuelve a presentar la alegación y recuerda que los franceses, en su transposición de la directiva, han fijado un porcentaje de entre el 20% y el 25%. Y que en el caso de Italia se mueve entre el 12,5% y el 20%.

Otra de las reclamaciones tiene que ver con la obligación que se establece a los gigantes del streaming para que contribuyan a la financiación de RTVE, con un 1,5% de sus ingresos. Es un punto que se añadió después de la primera ronda de consultas. El Consell considera que el servicio público en España no se presta únicamente desde la cadena estatal y por eso reclama que este dinero se reparta también de manera proporcional entre las corporaciones autonómicas, incluyendo por lo tanto TV3 y Catalunya Ràdio.

Finalmente, el CAC sigue reclamando que las funciones de supervisión y control de las plataformas de intercambio de vídeos, como por ejemplo YouTube, no recaigan exclusivamente en la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, sino que se ejerzan en régimen de colaboración con las autoridades audiovisuales independientes, como la catalana. El acuerdo ha recibido el apoyo de dos de los tres consejeros del CAC, mientras que Daniel Sirera, a propuesta del PP, ha elevado un voto contrario particular.

stats