Media 28/05/2022

Elena Gadel: “Soy la persona más repelente del mundo con el catalán”

Cantante y actriz

9 min
Elena Gadel en Barcelona la semana pasada

BarcelonaJusto hace 20 años, Elena Gadel (Barcelona, 1982) concursaba en la segunda edición de Operación Triunfo y debutaba en el mundo de la música con el single Es por ti. Ahora se encuentra al otro lado, como jurado del talent show de TV3 Eufòria. Entre medio, Gadel se ha construido una extensa carrera en el mundo del teatro musical -ha formado parte de Mar i cel, El petit príncep, Grease y Cabaret, entre muchos otros-, en la música -ha publicado tres discos en solitario y tiene el cuarto a punto de salir del horno- y también en televisión, donde desde hace más de cuatro años interpreta a Noe en la serie de sobremesa de TV3, Com si fos ahir.

¿Cómo acabaste en Eufòria?

— El equipo del programa es el mismo que en Oh happy day. Me llamaron y me preguntaron si me haría gracia estar allí. Tengo dos niños pequeños, de tres y cinco años, estoy haciendo Como si fos ahir, conciertos los fines de semana y a punto de lanzar un nuevo disco. De entrada pensé que tenía demasiadas cosas y que Eufòria no cabría. Me dijeron que me tenían que hacer una pequeña prueba y les respondí: "Si me la hacéis hoy, quizás sí". Me la hicieron y cuatro días después me llamaron diciendo que me cogían.

¿Cómo te sientes en el papel de juez?

— Desde el principio tenía claro que si lo hacía era para pasármelo bien. La posición de jurado no es fácil ni agradecida. Con perspectiva todo el mundo tiene una opinión e incluso yo misma hoy puedo tener una opinión diferente de la que tuve el pasado viernes. Pero en aquel momento estás allí y tienes que decidir. Me lo estoy pasando muy bien y esto compensa al máximo.

Elena Gadel en la última gala de 'Eufòria'

Hace 20 años estabas en el otro lado, como concursante de Operación Triunfo. ¿Te ha costado cambiar de lado?

— La parte más agria la pasé con Oh happy day. Me costaba mucho colocarme en el lugar de jurado. En estos años he cogido mucha fuerza como artista y esto es muy importante a la hora de juzgar. Es como cuando eres maestra, tienes que enseñar cosas que tú también puedas defender. Ahora siento que aquello que veo en el escenario yo lo podría hacer, quizás no con todos los estilos, pero siento que tengo un criterio para valorar una actuación que puede convencer al concursante y puede empatizar con el público. Si no, no estaría sentada en aquella silla de una manera tan serena y alegre. Empieza el programa y me digo: "Elena, a jugar".

Cada vez hay menos concursantes. ¿Os está resultando difícil nominar?

— Competir con el arte es curioso y surrealista. ¿Por qué una persona que canta hip hop lo hace mejor que una persona que canta pop? Tenemos que excluir a personas que lo hacen muy bien, pero yo tengo mi ejemplo. Marché en la gala 9 de OT y todo el mundo me decía que estaba muy bien, pero en el programa estuve solo un mes. ¿Esto quiere decir que lo hacía mejor o peor? No lo sé, pero ahora lo hago mucho mejor que antes. Y la vida es para aquellos que quien pasa el mes de enero, pasa el año entero. Hoy te echan, pero en dos años quizás sacas un disco, después otro y al cuarto disco tu directo es mucho más potente. Es un concurso y pasado mañana lo harás mucho mejor que hoy, seguro.

En las redes sociales reivindicas los cuerpos sin filtros. ¿Cómo convives con la presión estética de la televisión y los escenarios?

— Es un pez que se muerde la cola. Cuando tengo un complejo de algo yo lo tapo. Pero, si no empieza nadie a enseñarlos, no cambia nada. A veces antes de un concierto pienso: "Ahora me pondré una camisa y, si se me ve mi complejo, que se me vea". Es un esfuerzo que tengo que hacer conmigo misma. Tampoco me pongo filtros en las redes. Entre todas nos tenemos que solidarizar y no juzgarnos. Todavía estoy aprendiendo.

¿La presión te la pones tú o viene más de fuera?

— Alguna vez me han dicho que haga algo con mis arrugas. No me interesa. No sé qué haré en un tiempo y no quiero condicionarme a mí misma ni a la gente que lo hace, que cada uno haga el que quiera. Con la presión que tenemos que sufrir todas, que encima una mujer critique a otra porque se ha hecho un retoque, ¡faltaría más! Ahora, a mí, a estas alturas, no me interesa este camino. Quiero trabajarme el otro camino: "Tengo una arruga, ¿y qué pasa?". Hace diez años lo tenía todo más arriba y ahora ya no tanto. La vida es así. La presión estética encima del escenario es muy bestia. En algún concierto de los inicios me olvidé el maquillaje en casa y sentí una inseguridad que normalmente no tengo. Pero el arte está dentro, sale y brilla porque sí.

Tienes dos hijos, Nil y Maria. ¿La maternidad ha frenado tu carrera?

— Esta idea me pasó por la cabeza antes de ser madre, pero mi pareja tenía muchas ganas de tener hijos. Y suerte que lo hicimos. Recuerdo que al cuarto día de parir a Maria hice un concierto con Beth. No sé cómo canté, no sé dónde tenía el diafragma. Y con Nil enseguida empecé a colaborar Esta idea se me ocurrió antes de ser madre, pero mi pareja tenía muchas ganas de tener hijos. Y suerte que lo hicimos. Recuerdo que al cuarto día de parir a Maria hice un concierto con Beth. No sé cómo canté, no sé dónde tenía el diafragma. Y con Nil enseguida empecé a colaborar en el Divendres comentando Oh happy day. Me encanta tener hijos, los quiero y los adoro, pero también me encanta mi trabajo. Se debe poder compatibilizar.

¿Siempre has llevado este ritmo?

— Siempre no. Al principio recuerdo hacer Mar i cel, y otros musicales con una disciplina muy dura. No tenía vida social. Hubo una época que combiné que Nilo era un bebé de meses con el musical Cabaret, uno de los más duros que he hecho nunca, y Como si fos ahir por las mañanas. Y además volví a quedarme embarazada. En un momento en el que no se nos veía encima del escenario, un compañero me preguntó: "¿Cómo estás?" Y me cayó una lágrima. No podía más, fue muy duro. Ahora puedo trampear, pero noto que tengo que empezar a decir que no. Veo los mensajes de WhatsApp y no sé cuándo los responderé, llego a casa por las tardes y tengo que recoger a los niños, bañarlos, darles la cena y que se duerman. Mi pareja también es artista. Nuestros horarios cada semana son diferentes. Menos mal que tenemos a sus padres y los míos, y una canguro a la que cada vez llamamos más.

¿Cuál es el mayor sacrificio que has hecho por el trabajo?

— Una de las cosas más duras del trabajo es saber que tengo que tener bien la voz cada día. Supone una incertidumbre muy grande. Me genera mucha presión tener que dormir ocho horas cada noche, porque el placer se convierte en obligación. Si sé que tengo que cantar al día siguiente, yo misma me boicoteo y ya no duermo. Es una lucha. La serie [Como si fos ahir] es lo que menos estrés me provoca, ha sido un descubrimiento en la vida. Levantarme a las cinco y media para ir a trabajar es un regalazo. 

También te da una estabilidad insólita para muchos actores.

— Económica, sí, pero sobre todo también porque el trabajo no implica la disciplina del teatro musical. Aquello es muy duro. Cuando se me presenta un proyecto de teatro musical, me lo tengo que pensar mucho. Sé que tendré que salir al escenario, cantar, bailar y estar al 100%. Ahora hago muchas cosas, pero todo lo que hago son regalos.

Com si fos ahir es tu primer trabajo de interpretación en una serie de televisión.

— Siempre había tenido mucha manía conmigo misma y el teatro de texto. Empecé con Mar i cel, que es un musical cantado, y me escondía bajo la música y todo colaba. Ahora, en el momento de quitar la música, quedaba la frase seca y pensaba: "Hija, lo haces muy mal". Después de Mar i cel hice Grease, El petit príncep, Cabaret y todas tenían trozos de texto. Entonces, de repente, Pep Armengol me convoca al casting de Com si fos ahir para un personaje de texto. Hice la prueba y pensé que quizás me cogerían para algún secundario, pero me dijeron que me daban un primer papel.

Elena Gadel con Eduard Farelo en 'Com si fos ahir'

¿Te ves después?

— Si coincide que lo dan y estamos en casa, todo el mundo callado que lo veo. Pero tampoco me voy a buscar, porque creo que no me hace bien. Me gusta mirarme de vez en cuando, porque veo qué puedo cambiar, pero por ejemplo con Eufòria solo me he visto una vez. Me ha condicionado hacia buscar los aspectos más técnicos y pienso que gano en naturalidad cuando soy yo misma.

¿Qué nos puedes decir del disco que está a punto de salir?

— Lo han producido Marc Parrot y Kim Fanlo, de Nena Daconte. Es un EP con cinco canciones. Las compuse durante la pandemia. Hace medio año que ya está todo acabado, pero tengo la inercia de ir apartando mi disco para hacer otras cosas, por si después no hay trabajo. Y el disco, que es tan mío, está allí guardado. O sea que tengo que grabar el videoclip y me gustaría que este año saliera una canción.

¿Te has planteado dejar de hacer musicales?

— En esta profesión nos falta tanto el trabajo que, cuando llega un proyecto, decir que no es muy complicado. Tengo la sensación que siempre tengo que aprovechar las oportunidades.

¿Te hace sufrir no tener trabajo?

— Mucho. Me ha preocupado siempre, soy ahorradora. Vigilo mucho con el dinero y tengo dos hijos. Ahora no sé cómo lo haría. Cuando me faltó el trabajo hace unos años, me puse a escribir y a hacer canciones.

Estudiaste magisterio. ¿Hacer de maestra sería un plan B si no te saliera trabajo?

— Sería un plan C, porque la voz sufre mucho. Y de hecho me queda un año. Soy técnico superior, podría ejercer como auxiliar. Empecé en la UB y entonces entré en OT. Soñaba que tenía exámenes y no me los sabía y vi que aquello era una señal. Me la seguí sacando a distancia, pero cuando tuve a Nil tuve que parar.

¿Qué piensas del catalán en la escuela?

— Veo en mis hijos que cuando juegan a muñecas hablan en castellano. Yo soy bilingüe y me encanta. Mi madre es de Granada, mi padre es extremeño, yo he nacido aquí y hablo catalán y castellano. Soy feliz con las dos lenguas. Pero me da la impresión de que los niños asocian el castellano con aquello que es guay y no me gusta, porque es igual de guay el catalán que el castellano. 

¿Qué idioma habláis en casa?

— Hablamos en catalán, pero con mis padres hablo en castellano. De hecho, durante muchos años solo he hablado en castellano. Fue a partir de los 17 o 18 años que empecé a hablar en catalán, cuando hacía el ciclo formativo de grado superior, porque antes en la escuela tenía muchas asignaturas en castellano. Ahora soy la persona más repelente del mundo con el catalán. Me gusta hablarlo bien, soy un poco obsesiva. El catalán lo tenemos que cuidar.

¿Cómo vives la fama?

— En Barcelona la gente va a lo suyo. Durante mi día a día algunos me reconocen y otros no, pero estoy tranquila. En Granada no me conoce nadie. Me preguntan: “¿Todavía cantas?”. Sí, señora. Y deseo mucho ir a Granada a cantar. Me estresa más mirar las redes sociales y que la gente opine e insulte de forma tan gratuita. ¿No saben que somos personas? Por muy conocida que sea, no tengo porque aceptarlo. 

¿Y la intrusión a tu intimidad?

— Cuando lo he visto me ha generado rechazo. Que se cuelguen fotos de Instagram mías como un contenido de un diario… ¿A alguien le interesa? Suerte que en Catalunya hay muy pocos diarios de este estilo, gracias a Dios. Muchas veces veo mi nombre en el titular y no hago ni clic. No me interesa nada. Yo no soy aquello que dicen. 

¿Qué piensas de Rosalía?

— Me encanta. La he escuchado y la he bailado. Me parece una artista muy valiente porque hace lo que quiere y lo hace muy bien. Me da igual no entender alguna letra suya. Ha seguido la estrella de Las Migas y Sílvia Pérez Cruz. Fueron unas precursoras y han creado una escuela de mujeres que cantamos inspiradas por ellas. A mí lo que me mueve más es el flamenco. Los conciertos que estoy haciendo con Marta Robles son muy de flamenco. Hay canciones en catalán y poesía, pero yo quiero ir a Madrid y a Galicia con esto. 

stats