Media 30/03/2022

Claudia Riera: "Prefiero volver a trabajar de camarera a aceptar cosas en las que no creo"

8 min
Claudia Riera

BarcelonaAcompañada de una maleta casi tan grande como ella –"llevo mi vida, aquí"– hablamos un buen rato con Claudia Riera, una destacada actriz emergente gracias a sus papeles en series como Las del hockey, Vis a vis: El Oasis o El internado: Las Cumbres, que estrena este viernes en Amazon Prime la segunda temporada, con el sello de The MediaPro Studio. Haciendo tiempo para un tren que la tiene que llevar a Madrid, esta intérprete introvertida –según propia admisión– acaba mostrando todas las capas de la cebolla: las hondas raíces clavadas en Andorra, el amor por el cine y las dificultades de ser actriz en la era de Instagram y la sobreexposición.

Inés de El internado sufre una grave amnesia. ¿Cómo se trabaja un personaje a quien se le ha robado el pasado y, por lo tanto, no tiene background?

— Fue muy complicado, porque yo sabía que la historia estaba pensada para más de una temporada y que ellos ya conocían la respuesta a los secretos de este personaje. Pero al principio yo no tenía nada donde aferrarme, porque no me dieron las claves hasta el final del rodaje de la primera temporada. Y yo les decía: me lo tenéis que decir, porque el cuerpo tiene memoria. Por mucho que yo no lo recuerde, hay una posición física y una postura que lo refleja. ¡Pero nada! Al final me basé mucho en los dos flashbacks que había y en el hecho que era concertista de piano. Cuando me explicaron mi historia entera, dije: ¡guau!. Ahora tengo todas las respuestas, que se van dando en esta segunda temporada... y son muy chulas.

En Alba, estrenada en el TNC, ya interpretaste a un androide de compañía. Era otro personaje opaco. Ser actriz es saber llenarse otras vidas, ¿pero también vaciarse del todo?

— Hay personajes que están llenos de cosas, como la chica muy jovencita y espitosa que he estado rodando para una película de Caye Casas. O Gina, de Las del hockey. O Triana de Vis a vis. Pero sí, también hay el vacío, la desmemoria , el robot que no tiene conciencia. Somos lo que hemos vivido, pero tienes que saber desprenderte de todo esto. Yo soy activa, expresiva y tuve que reducirlo todo a los ultramínimos, hasta ser consciente de cada pequeño movimiento.

Inés está al margen del resto de alumnos de El internado. Y repasando tus otros dos personajes televisivos, este patrón se repite. Gina de Las del hockey era claramente una outsider moviéndose por la órbita exterior, como también lo era la hacker Triana. ¿Crees que esto emana de tu propia personalidad?

— Siempre he estado en la órbita exterior. En mi vida personal nunca he acabado de formar parte de los grupos más populares. O a nivel musical, por ejemplo. No me gusta el reggaeton, no lo soporto. Soy más de rock, metal y cosas alternativas. Vivo en la montaña, al margen de todo. Me gusta la naturaleza, andar sola por el bosque.

¿Consideras que tu casa todavía es Andorra?

— He estado viajando y fluctuando mucho entre lugares. En Madrid, en Barcelona, unos cuantos meses en San Sebastián... Pero mi sede quiero que esté en Andorra, que es donde tengo a mi familia y a mi pareja. Es un lugar que me arraiga y me da calma, dentro de esta profesión que es preciosa y caótica al mismo tiempo.

Y para trabajar... ¿Barcelona o Madrid?

— Cada lugar tiene su contexto, ¿no? En Catalunya tenemos toda esta historia de lucha y de defender derechos. Esto nos da mucha fuerza. Tenemos poco miedo a hablar de las cosas en voz alta. En Madrid también puedes encontrar proyectos magníficos y gente maravillosa, pero al ser el epicentro de la industria, tiene también el punto más superficial. Sin negar que hay proyectos artísticos y preciosos, le veo más pomposidad, más carcasa, mientras que aquí hay oficio, entraña y necesidad. Siendo conscientes que son generalizaciones, ¿de acuerdo?

¿Madrid es el que-no-pare-la-fiesta de Ayuso?

— Ajá... (Sonríe).

No hace falta que entremos en política.

— Entraría, ¿eh? Pero no me la juego.

El esoterismo tiene un papel prominente en El internado. ¿Dónde estás tú, en este tema? ¿Crees en algo más allá de lo que vemos?

— Creo que todo lo que nos rodea es energía. Que hay una energía superior que emanamos entre todos. Creo que hay cosas. Y si no están, me gusta creer que están, sean placebos o no. Me gusta creer que hay magia en la vida. Y quizás sí que vivo en mi mundo paralelo de purpurina y mariposas, pero esto me hace feliz y es suficiente para mí.

Claudia Riera

Has hecho series, teatro, danza, cine... ¿alguna preferencia?

— Todas te hacen sentir cosas diferentes y me gustaría no renunciar a ninguna de ellas. Pero sí que prefiero el cine a las series, por una cuestión artística, de autoría. Y pienso que se está perdiendo, el cine. Para mucha gente joven una película es demasiado larga. ¡Es todo tan inmediato...! Todo el día con el móvil y te dicen que, allí, incluso un vídeo de seis minutos ya es largo. Claro, entonces a mucha gente un largometraje que no sea plano se le hace denso. Y no deja de ser irónico que este arte magnífico se esté perdiendo en parte por las plataformas. Que por un lado son una cosa maravillosa, pero también hacemos muchos churros: como que hay mucha demanda y estamos sacando mucha cosa. Pero ¿hasta qué punto es artístico o solo consumo para obtener una remuneración económica?

Las series son de los guionistas. Las películas de los directores.

— En una serie, los personaje fluctúan más, sí. Necesitan más cambio. Antes, una escena de lucha era una coreografía e impresionaba más o menos dependiendo de cómo fueran de buenos los que la hacían. Pero ahora la acción no es tanto el movimiento de los actores como el ritmo en el que se encadenan planes: la gente necesita cambio, cambio... Necesitamos estar hiperestimulados y nos cuesta afirmarnos en el ahora.

¡Lo dice alguien a caballo de la generación Z y la milenial!

— ¡Pero si soy la cosa más analógica que te puedas encontrar! Mi pareja me decía el otro día: ¡eres lo más parecido a una abuela del siglo XIX, Claudia! Yo soy muy activa y adoro escalar, viajar, hacer montaña, salir a cenar para disfrutar de un buen momento, compartido. Pero soy cero de fiestas, cero multitudes. Me gusta la montaña, los animales, la calma... Siempre he ido con gente mayor que yo y te adaptas a formas de funcionar diferente. Nunca me ha tirado demasiado la energía de la gente de mi edad. Tengo 26 años y debo de haber entrado cinco veces a una discoteca, seis veces máximo.

Pero sí que tienes Instagram, y más de 120.000 seguidores. ¿Cómo llevas la exposición pública?

— Ser actor es un estilo de vida muy particular. Te vas de viaje, tienes un sueldo inestable, eres obsesivo del proyecto en curso y solo hablas de esto, pero entonces tienes tiempo de pausa y de llenarte de experiencias... De todo esto, en Instagram comparto lo que creo que tengo que compartir, y miro que sea positivo. Pero, claro, soy consciente de que acabo alimentando el sistema: ¡es horroroso, el mundo, ahora mismo! [Ríe]

¿Te da vértigo, la fama?

— Impresiona mucho ver un cartel tuyo que ocupa toda la fachada de un edificio. Te ves ahí... y tragas saliva, en choque. Y no entiendes nada. Por mucho que quieras ser actor desde niño. De hecho, uno de los motivos por los cuales vivo en Andorra es para estar alejada de todo el ruido. Y también para guardar un poco de distancia con los actores y actrices. Que los adoro, pero me gusta separarlo.

¿Por qué?

— ¡Porque los actores somos muy pesados y solo sabemos hablar de cine, de teatro...! Somos pesados y monotemáticos [ríe]. Y sientes más la presión, cuando estás con actores. La gente va a premiers, y te sientes mal porque tú no quieres ir. O no puedes. O bien salen castings y te dicen: "¡Díselo a tu repre!" Bueno, si no me han llamado es que no los intereso como perfil... Y no pasa nada.

¿Detectas competitividad?

— Yo no lo he vivido así. En un casting siempre quieres que te den el proyecto. Pero somos compañeras: si te lo dan a ti... ¡disfrútalo, gózatela! La codicia es muy tóxica. Cada cual tiene que tener su carrera y no se tiene que comparar tu camino con el de alguien otro. Y esto pasa mucho, y más todavía en redes sociales, que pueden llegar a ser muy tóxicas. Incluso la gente que cuelga cosas positivas, que si la naturaleza, que si los zumos... te pueden inspirar, pero también te pueden acomplejar. Yo prefiero vivirlo desde la amistad, desde la pasión. Somos una profesión que enviamos mensajes al mundo e intentamos abrir los ojos de la gente: darles un criterio, ofrecerles pensamientos nuevos... Si te lo planteas como un colectivo que hacemos esto juntos, cada uno con sus proyectos, pues es más saludable.

En Vis a vis asumiste el reto de defender como actriz una relación atípica y maravillosa, que se comía la serie, con Itziar Castro. ¿Cómo trabajasteis aquella química?

— Con Itziar conectamos desde el día uno. Cuando me cogieron, yo estaba en Australia. Y cuando ella supo que yo haría de Triana enseguida me mandó un mensaje. De repente, estaba en una serie con aquellas actrices tan potentes... ¡sentía que no pintaba nada! Por suerte, no hubimos ni de construir la química. Fue muy orgánico: nos dejábamos fluir y, sencillamente, pasaba. Nos cargamos la barrera de la edad, la barrera del físico, fue genial.

Has hecho a menudo "de joven". No solo porque lo seas, sino porque tus personajes ejercían de alguna manera de jóvenes. ¿Tienes ganas de asumir papeles más maduros?

— Sí, tengo ganas. No es por no hacer de joven, que hay personajes jóvenes que pueden ser interesantes y plantean retos. Pero tengo ganas de hacer cine y proyectos que tengan entraña, que expliquen cosas complejas. Que sean como una cebolla y que, cada vez que los veas, descubras detalles reveladores.

¿Te ves fuera de la profesión?

— No, me gusta mucho mi trabajo. A veces sí que te planteas otro tipo de vida. ¿Cómo seria si fuera profesora de yoga? ¿O camarera, que es un trabajo que he hecho? ¿Y si hubiera acabado derecho? Si me hubiera convertido en abogada, no sería nada feliz. Duré seis meses en Derecho, con esto ya te lo digo todo. Ser actriz lo escoges cada día y decides seguir con esto, aceptando que el trabajo puede fluctuar mucho. Puedes sanar empalmando proyectos... o pausas de años. Momentos en que te pararán por la calle y épocas en que nadie te recordará y después vuelves a resurgir... o no.

Los momentos de pausa, después de tanta actividad, deben de poner a prueba.

— Hace poco fui consciente de que llevaba tiempo sin hacer nada. Tenía una cosa cerrada, pero tenía tiempo y me dio por pensar mucho. Y pensaba: puede ser que un día acabe una serie y ya no me llamen nunca más. Puede pasar, esto. Es posible. Pasa. Y pensaba: qué extraño seria. Y hay gente que me dice: ¡si ya estás colocada! Uf: no tienes pero es que ni idea de cómo va esto. Siempre tienes que seguir empujando y mejorando. Yo quiero tener una carrera de la cual sentirme orgullosa. Pero prefiero volver a trabajar de camarera si no tengo dinero a aceptar cosas en que no creo, con las cuales no estoy de acuerdo a nivel ético o moral, o proyectos que no me apetecen. Con todo el respeto del mundo, porque cada cual tiene sus criterios, pero el mío es el mío. Y yo quiero conservar esta parte artística del cine, aunque se estén haciendo muchos churros. Poder pagarme el alquiler, pero conservando la vocación y la pasión.

Esta cinefilia... ¿tienes tentación de ponerte detrás de las cámaras?

— Sí... pero me falta mucho. Tengo mucho por aprender antes de poderme poner a ello y hacer algo de lo que pueda estar orgullosa. Tiene que ser muy difícil: ¡qué presión! Tienes que delegar, pero en alguien que tenga tu misma visión. Yo como actriz me desvivo y acabo agotada, en los rodajes, porque rodamos mucho en poco tiempo. Y pienso entonces en el director, que tiene todos los personajes, y sabe siempre de dónde viene una cosa y hacia dónde va, y dónde tienen que ir las luces, y mil cosas más. Quién sabe, el futuro... [suspira]. Me haría mucha ilusión tener una carrera bonita.

stats