27/06/2021

Preparando la gran bofetada estrasburguesa

2 min

Marchena's Band tiene nuevo single, una balada lenta titulada Corasón partío en Estrasburgo. El Mundo promociona este nuevo tema, con la siguiente declaración: “Nuestra sentencia del 1-O está muerta en Europa. La batalla está perdida”. Ahora bien, no identifica cuál de los miembros del combo regala esta perla. El subtítulo es muy elocuente: “Magistrados del Supremo dan por hecho la derrota en Estrasburgo por los reveses de las euroórdenes, los votos particulares del Constitucional, el anuncio de reforma del delito de sedición y los indultos”. Es decir, la culpa es del Reino Unido, de Bruselas, de Alemania, de los jueces progres del TC, de Pedro Sánchez, del ministro Juan Carlos Campo y, básicamente, de todo el mundo menos de ellos mismos por haber redactado una sentencia con denominación de origen Emmental, de tantos agujeros que tiene.

La portada de 'El Mundo'

La prensa de estado prepara estos días la probable colleja del Tribunal de Estrasburgo. La consigna es evidente: el profe me tiene manía. No se intuye ninguna admisión de la chapuza jurídica, del error político de haber externalizado el asunto en el Supremo, de la obsolescencia del concepto de sedición en la Europa actual. 

Este mismo domingo, La Razón también promociona un single, en este caso de clara influencia retro y revival. Entrevistan a José Luis Rodríguez Zapatero y le sacan esta declaración: “Hay alternativas creativas para recuperar partes del Estatut que anuló el TC”. Que La Razón pida más competencias para Catalunya, ni que sea por vía interpuesta, supone una nueva conformación del viraje editorial del diario hacia posiciones menos crispantes. Hay un cierto consenso que la sentencia del Estatut supuso para muchos el inicio del divorcio emocional con España. Volver a la casilla de salida supone, con la boca muy pequeña, reconocer aquel pecado original. Pero la admisión llega, probablemente, demasiado tarde. 

stats