Media 06/02/2021

'Vitals', la pandemia más allá de las cifras

HBO estrena su primera producción en catalán, una serie documental que muestra la cara humana de la crisis sanitaria

3 min
Una escena de 'Vitales'

Desde que empezó la pandemia de covid, los medios de comunicación han recogido el alud de cifras de infectados y muertos. La magnitud de los datos ha hecho que muchos ciudadanos hayan acabado normalizándolas y restando importancia a la situación. Para revertir esto, Fèlix Colomer ha rodado Vitals, una mirada íntima a las historias personales que se esconden detrás la crisis sanitaria y que es la primera producción de la HBO en la que se oirá el catalán (los protagonistas hablan tanto en esta lengua como en castellano). La serie documental de tres episodios, protagonizada por pacientes y sanitarios del Hospital Parc Taulí de Sabadell, se estrena este domingo en la plataforma y se podrá ver en toda Europa.

Colomer, vecino de Sabadell, reconoce que se siente un privilegiado por haber tenido acceso al hospital, especialmente teniendo en cuenta que muchos profesionales del mundo de la información, como por ejemplo fotógrafos o cámaras de televisión, se han encontrado con dificultades para dejar constancia de lo que pasaba dentro de los centros o las residencias de gente mayor. "Es una apuesta muy bestia. El Parc Taulí tiene 4.000 trabajadores y se le tenía que explicar a todo el mundo que se haría un documental cuando la gente estaba saturada y viviendo el momento más complicado. Fueron valientes y transparentes como casi nadie lo ha sido en la pandemia", remarca el director, que rodó el documental entre marzo y abril de 2020.

Entrar en el hospital y acompañar a sanitarios y pacientes ha permitido a Colomer humanizar la crisis del covid. El documental invita a los espectadores a conocer, entre otros, a Alfredo y Matilde, una pareja que llevan cincuenta años casados y que ingresan juntos en el hospital, o Vanessa, una enfermera que tiene que asumir su nuevo rol de enferma. Vitals también muestra el peaje emocional y profesional que han pagado los sanitarios, como por ejemplo Sandra y Noemí, dos auxiliares de enfermería.

Además de enseñar la realidad del hospital, el documental también se adentra en la intimidad de los protagonistas entrando en su casa y siendo testigo de los encuentros con la familia. Es en estos momentos, sobre todo en el caso de los sanitarios, cuando se hace evidente la frustración que comporta ver que, a pesar de sus esfuerzos, parte de la sociedad continúa sin entender la gravedad de la situación.

Un testigo para el futuro

Vitals huye del amarillismo y se mueve en el realismo, explicando la historia siempre en presente. Colomer explica que su manera de trabajar es grabar simplemente lo que está pasando, sin manipular o intentar interferir. Reconoce que en el proceso de Vitals se le plantearon algunos dilemas éticos, como por ejemplo la necesidad o no de incluir la muerte de algunos de los protagonistas. "La duda dura poquísimo. La muerte es una de las claves de pandemia: el covid mata y esto se tiene que ver", explica Colomer, que remarca que lo que cuenta es cómo se explican los momentos más delicados.

"El objetivo era huir de las cifras, la curva, la actualidad, y ver las personas. A veces nos pasa que no nos creemos las cosas hasta que afectan a alguien muy cercano", remarca el director. Colomer recuerda como al principio de la pandemia, cuando en Europa solo había afectado a Italia, el covid se veía como un problema muy lejano. El director asegura que los tres capítulos permiten ver la evolución de cómo los protagonistas viven la pandemia, sus subidas y bajadas, y esto hace que el espectador se sienta identificado con ellos. "Estás tú en el sofá viendo este paciente que te mira a los ojos y es imposible no creer que está enfermo", explica Colomer, que recomienda su trabajo a los posibles negacionistas del covid que todavía quedan. A pesar de la dureza de la situación que muestra, Vitals también tiene espacio para el optimismo y para resaltar aspectos positivos de la pandemia, como la solidaridad entre sanitarios y pacientes o una esperanza muy entendida que se aleja del "Todo irá bien" de los inicios de la pandemia. "Creo que estamos saturados de las cifras del covid, pero no de las historias humanas", argumenta Colomer.

Con el documental, Colomer se convirtió en uno más del hospital y esto le permitió ver de primera mano el descontento del personal sanitario, que a pesar de los apoyos de los primeros meses, se sienten poco reconocidos. "No quieren que se les compare con héroes o soldados, simplemente quieren que se les valore", explica el director. Para Colomer un elemento distintivo de estos profesionales es su bondad y dedicación, que muchas veces se extiende más allá de las puertas del hospital. "Estaría muy bien que cuidáramos los cuidadores", concluye.

stats