Epic fails
Misc 31/03/2021

Mirinda, el mítico refresco de naranja que Pepsi dejó de exprimir

La marca desapareció hace años de los estantes españoles. La multinacional la sacrificó en favor de Kas, pero sigue explotándola en el extranjero

2 min
Mirinda
Disponible en:

En los años 70, una superheroïna vestida con mallas arrapadas, minifalda y una pequeña capa de color naranja conquistó los televisores de toda España. Era conocida como la Chica Mirinda. Ante una gran botella de refresco, la protagonista cantaba y danzaba al ritmo de una melodía extremadamente pegajosa. La letra elogiaba las virtudes de Mirinda, el refresco de naranja del momento. El spot televisivo hizo furor y consolidó todavía más una bebida que ya se había convertido en imprescindible en las fiestas de cumpleaños de todo el Estado. De origen español y distribuida por la todopoderosa PepsiCo, fue el refresco de toda una generación. Hoy en día, sin embargo, ya es cosa de nostálgicos: mientras productos como Fanta dominan, Mirinda hace veinte años que desapareció de los supermercados del país. “Era un producto de buena calidad, muy aceptado por el mercado y que estaba alineado con la tendencia de las bebidas de fruta”, dice Carolina Luis-Bassa, directora del departamento de empresa de la UPF-Barcelona School of Management. 

El caso es paradójico. Mirinda sigue triunfando, pero no lo hace en España, a pesar de ser el país que la vio nacer. Actualmente, PepsiCo la distribuye en una cuarentena de países y es una de las marcas de más renombre del grupo en Europa oriental, al Sudeste Asiático, Oriente Medio y, sobre todo, América Latina. La hacen de todos los gustos: en China, de mandarina y de manzana verde; en Colombia, de uva; en los Estados Unidos, de fresa; en Ucrania, de piña; en Irán, de naranja... En España, en cambio, se ha convertido en una bebida de cuando éramos pequeños: desde el 1992 tan solo se comercializa en las islas Canarias. “Pero es un emblema de PepsiCo en todo el mundo”, sintetiza Susana Domingo, directora de la EMBA de la UPF-Barcelona School of Management. 

Entonces, ¿por qué desapareció? “Dejó de venderse simplemente por estrategia empresarial”, apunta Luis-Bassa. En 1956 PepsiCo registró la marca. Primero la comercializó con sabor a naranja y limón y, después de un año, lanzó la tónica. Con su gran capacidad de distribución y de inversión en marketing, PepsiCo consiguió convertir a Mirinda en un producto de éxito en España. La marca patrocinó acontecimientos deportivos, estampó su logotipo en camisetas promocionales y regaló discos que recopilaban las canciones más famosas del año. 

En España, Mirinda competía con Fanta –la bebida de Coca-Cola Company, su eterna rival–, pero también mantenía un duelo encarnizado con Kas, la marca nacida en 1956 en Vitoria, en el País Vasco. En 1992 PepsiCo compró la marca vasca. “De repente, PepsiCo tenía en la cartera dos refrescos prácticamente calcados, con una presencia en el mercado, una aceptación y una facturación similares”, explica Luis-Bassa. Kas era un producto muy fuerte en España. “Tenía una buena distribución, unas fábricas altamente eficientes y un gran arraigo entre los jóvenes”, apunta Domingo. En cambio, Mirinda tenía una ventaja que no tenía Kas: “Una extraordinaria presencia internacional”. La decisión fue clara: conservar Kas en España e impulsar Mirinda solo en el exterior. “Quisieron evitar la canibalización en el mercado estatal optando por Kas, una bebida mejor posicionada y con una imagen más moderna”, concluye Domingo.

stats