COP26
Misc 09/11/2021

Nada de optimismo en Glasgow: el mundo se dirige hacia los 2,4 °C en 2100

Climate Action Tracker denuncia que los planes de reducción de emisiones van "a paso de tortuga"

5 min
El objetivo del Acuerdo de París es evitar un calentamiento global superior el 1,5ºC.

Glasgow (Enviado Especial)No hay razones ni para el optimismo ni para la complacencia. El mundo se sigue dirigiendo hacia la catástrofe climática y los compromisos adquiridos hasta ahora en la COP26 no garantizan ningún cambio de rumbo drástico. Según la nueva evaluación del consorcio científico Climate Action Tracker (CAT), que se ha hecho pública este martes, todavía hay una diferencia de casi un grado entre los compromisos para 2030 presentados en Glasgow, que nos llevan a los 2,4 ºC a finales de siglo, y lo que habría que conseguir para mantener vivo el Acuerdo de París, que es no subir de 1,5 ºC. Y siempre partiendo de la premisa, dudosa, de que los anuncios hechos sobre el papel, muchos de los cuales no tienen detrás ninguna legislación que los avale, se hicieran realidad.

Así, si se cumplen todos los compromisos oficializados ante la ONU los últimos días, que incluyen el de China de llegar al cero neto de emisiones en 2060 y el de los Estados Unidos en 2050, el calentamiento global a finales de siglo sería de 2,1 ºC, algo mejor de lo que se preveía hasta ahora pero todavía por encima de los objetivos de París.

El problema, según el consorcio CAT, es "la brecha de credibilidad", que pone muy en entredicho el cumplimiento de todos los objetivos en 2050 (el 90% de las emisiones globales actuales están cubiertas hoy por un compromiso de llegar al cero neto en 2050, pero las políticas en marcha y los planes estatales todavía no están orientados a ello).

Un problema que fuentes de la negociación en Glasgow consultadas por el ARA consideran clave para valorar el resultado final de la COP26, que, en principio, pone el punto final el viernes. "¿Hasta dónde son creíbles las propuestas de reducción de emisiones a largo plazo si no se consigue explicar cómo se harán?", dicen estas fuentes. El detalle, la letra pequeña, pues, será fundamental.

Las promesas a largo plazo son muy fáciles de hacer pero difíciles de cumplir, sobre todo si los planes de reducción en 2030 no se alinean. La situación se agrava todavía más cuando los analistas creen que tanto los límites de emisiones como las acciones definidas para el 2030 "siguen siendo del todo inadecuados". Por eso, el consorcio científico distingue por primera vez entre la subida de temperatura que supondría el cumplimiento total de las promesas hechas en Glasgow, que sería de 2,1 ºC, y la subida que supondría el cumplimiento solo de los objetivos de 2030, que nos lleva a 2,4 ºC.

Climate Action Tracker considera que, si bien las perspectivas de calentamiento han mejorado desde la cumbre del 2015, la razón de la deriva climática del planeta es la diferencia entre compromiso y acción real.

Desde este punto de vista, la "implementación de las políticas sobre el terreno avanza a paso de tortuga", denuncia. El mantenimiento del uso del carbón, el gas natural, la deforestación y las emisiones de metano son los factores determinantes, a pesar de que resultan incompatibles con los Acuerdos de París, del progreso y del modelo económico y, a la vez, favorecen el calentamiento del planeta.

En la práctica, los compromisos adquiridos en Glasgow para el final de la década empujan a la humanidad a emitir en 2030 el doble de las emisiones que serían consistentes con el mantenimiento del objetivo de París vivo (1,5 °C). Así, el consorcio Climate Action Tracker pide que los gobiernos reconsideren sus planes y tomen acciones más contundentes para frenar el calentamiento global, porque los próximos nuevo años son vistos como especialmente claves para enderezar la situación.

Las conclusiones del consorcio llegan después de que se hayan analizado las contribuciones determinadas a escala nacional (NDC), es decir, los planes de descarbonización que los estados han presentado en la cumbre de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, que entra ya en la recta final sin ninguna garantía de éxito. Más bien todo lo contrario.

La publicación del informe del CAT marcaría un punto de inflexión en la COP26 y podría ser un elemento de presión de los grupos y colectivos más concienciados sobre el cambio climático para intentar conseguir una declaración final que permita marcharse de Glasgow con una mínima esperanza y no con las manos vacías.

De momento no hay ningún buen augurio. Al contrario. Porque un primer borrador que se ha filtrado este lunes a última hora –solo una lista de frases agrupadas por temas, en total 850 palabras– no incluye ningún compromiso firme para eliminar gradualmente los combustibles fósiles.

Tanto las ONG climáticas como los expertos que siguen las negociaciones han advertido de que es un texto "demasiado débil". "Los activistas estamos muy preocupados porque, normalmente, el primer borrador de un texto de la COP es relativamente ambicioso y se va debilitando a lo largo de la segunda semana. Que el primer borrador sea tan débil no presagia nada bueno", dijo Greenpeace en un comunicado. 

Menos complacencia

De acuerdo con lo que afirmó la semana pasada el director ejecutivo de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), Fatih Birol, el CAT también ha evaluado los anuncios de emisiones cero hechos durante la cumbre. En este caso, con el llamado "escenario optimista" se podrían conseguir los 1,8 °C en 2100 o un "calentamiento máximo de 1,9 °C".

Los 1,8 °C es la temperatura que los modelos del AIE indicaban y 1,9 °C la que sugerían oficiales de la Unión Europea y dos investigadores de la Universidad de Melbourne. Pero el consorcio CAT está muy lejos de compartir el optimismo que mostró Birol el pasado jueves. Selwin Hart, asesor especial de la ONU y secretario general adjunto para el cambio climático, le respondió: "La lucha para limitar el calentamiento global está lejos de acabarse –dijo–. De acuerdo con los NDC que se han presentado, el mundo se dirige a los 2,7 grados, un camino catastrófico, y, por lo tanto, muy lejos de mantener vivo el objetivo de los 1,5 grados del Acuerdo de París".

Además, el análisis del CAT evalúa como muy improbable que los compromisos a largo plazo se cumplan. Se puede leer, de hecho: "Nuestro análisis, que cubre 40 países, muestra que solo el 6% de las emisiones globales" están cubiertas por planes de reducción de emisiones que merecen la calificación de "aceptable". Y ninguno de los países analizados tiene las políticas a corto plazo suficientes para poner realmente en marcha el objetivo de emisiones cero.

Cuando ya se ha superado el ecuador de la cumbre, Climate Action Tracker –un consorcio internacional mantenido por las instituciones científicas New Climate Institute, Climate Analytics e Instituto Potsdam para la Investigación sobre el Impacto del Cambio Climático– cree "evidente que hay una enorme falta de credibilidad entre la acción y los compromisos [adquiridos], cosa que genera una larga y oscura sombra de duda sobre los objetivos propuestos de emisiones cero por más de 140 países, y que cubren el 90%" de las que se generan en todo el mundo.

La valoración que este lunes ha hecho el ex presidente de los Estados Unidos Barack Obama a los delegados ha sido poco más o menos la misma que se desprende del estudio del CAT: "Todavía no estamos cerca de donde tendríamos que estar".

stats