Eureka

¿De dónde salieron los Playmobil? La metalúrgica que se atrevió con los 'clicks' de plástico

Playmobil tiene 5.000 referencias y ha fabricado 3.000 millones de muñequitos que aportan 650 M€ de facturación anual

3 min
Playmobil

En las grandes jugueterías, siempre hay un pasillo de color azul. El aura celeste que desprende nace de las cajas de Playmobil que se agolpan en las baldas. Los hay de todos los tamaños. Dentro, duermen los míticos muñequitos de plástico articulados de siete centímetros y medio de altura y las piezas necesarias para construir el mundo en el que vivirán: desde granjas y barcos de piratas hasta castillos de princesas y naves espaciales. Cada segundo se fabrican tres clicks, gestados en las cinco fábricas que Playmobil tiene repartidas por toda Europa. Una de ellas, muy cerca de Cataluña: en el municipio de Onil, en la Comunidad Valenciana. Pero los primeros muñequitos aparecieron más lejos. Fue en Alemania en 1974 y nacieron tres de golpe: un obrero, un indio y un caballero. En la Feria Internacional del Juguete de Nuremberg gustaron a un mayorista neerlandés y salieron al mercado, con gran éxito. Lo más sorprendente fue que la empresa que los había creado tenía su origen en una antigua metalúrgica especializada en cerraduras, piezas de hierro para cofres, cajas registradoras y teléfonos. ¿Cómo lo había hecho?

"La década de 1970 eran años de desarrollo y de nuevas ideas", contextualiza de entrada Josep Maria Espinet, profesor del área de comercialización de la Universidad de Girona. La crisis del petróleo y el aumento generalizado de los costes de producción había hecho que muchos directivos empresariales giraran la mirada hacia sus equipos creativos, pidiéndoles un producto estrella que pudiera sacarles del pozo. Es lo que hicieron los propietarios del grupo alemán Brandstätter. Era una compañía familiar que tenía la maquinaria en marcha desde 1876, pero que se había ido reinventando. Al principio, se había hecho fuerte forjando cerraduras de hierro. En 1921 ya se había diversificado hacia el mundo de las huchas, balanzas, cajas registradoras y teléfonos. Tímidamente, también había probado suerte con los juguetes de metal. En 1954 la nueva generación que tomó las riendas del grupo apostó con fuerza por el plástico y acertó. Cuando en 1958 lanzaron al mercado el hula-hoop, supieron que el mercado de los juguetes de plástico era una mina de oro para explotar.

En 1970, con los costes de fabricación del plástico cada vez más disparados, la familia Brandstätter llamó a la puerta del despacho de Hans Beck, su ingeniero jefe. Sabían que llevaba meses ideando una nueva línea de juguetes sencillos de fabricar, fáciles de replicar y con poca cantidad de plástico. Era el momento de sacarla del cajón. Cuando en 1973 estalló definitivamente la crisis del petróleo, la compañía tenía ya preparada su carta salvadora: los Playmobil. Durante el primer año en el mercado, aportaron 6 millones de marcos alemanes a la caja de la empresa. En 1976 sus clicks ya conquistaban el mundo entero.

En 1981 se habían consolidado como un juguete de éxito. "La compañía había logrado crear unos muñequitos simpáticos, articulados, pequeños y fácilmente manipulables a través de los cuales los niños podían hacer realidad sus fantasías", apunta Espinet. La idea de dotar a los clicks con todo tipo de accesorios y escenarios acabó de redondear el negocio. Así, en 1978 apareció en el mercado una de sus referencias estrella: el barco pirata. Desde entonces, se han vendido más de 16 millones de unidades y la cifra sigue aumentando después de cada campaña navideña. En la década de 1980, la gama se amplió con nuevos formatos de click: nacieron los niños y niñas, de 5,5 centímetros, y los bebés, de 3,5 centímetros de altura.

En aquellos años, mientras en toda Europa los niños jugaban con los Playmobil, los catalanes jugaban con los Famobil. En Cataluña, los clicks del momento se fabricaban en Alicante, de la mano de la compañía de juguetes Famosa. Pero eran iguales a los alemanes: sus muñequitos se fabricaban gracias a la licencia que consiguieron en 1976 para fabricar y distribuir los Playmobil en España y Portugal. La explotaron hasta 1983, cuando la marca madre fundó Playmobil Ibérica, para controlar por sí misma todos los procedimientos. Hoy, con casi 5.000 referencias y 3.000 millones de clicks fabricados, Playmobil factura cerca de 650 millones de euros cada año, unos sesenta salen de la filial española.

Fechas clave
  • 1876

    Andreas Brandstätter funda una metalúrgica especializada en cerraduras y candados.

  • 1921

    El negocio se ha transformado: empieza a hacer juguetes metálicos.

  • 1954

    La empresa cambia su material insignia: pasa del metal a plástico.

  • 1958

    Comercializan un anillo grueso de plástico, el hula-hoop , que será un éxito rotundo.

  • 1974

    Nacen los clics Playmobil y se popularizan rápidamente.

  • 1976

    Las figuritas llegan a Cataluña, bajo el nombre de Famobil.

  • 1983

    Se funda Playmobil Ibérica, la filial de la marca alemana en España y Portugal.

  • 2023

    La compañía factura alrededor de 650 millones de euros vendiendo sus juguetes.


stats