ENTREVISTA
Política 29/12/2021

Marta Vilalta: "El acuerdo con la CUP está vigente pero la cuestión de confianza ha perdido sentido"

4 min
Entrevista a Marta Vilalta

BarcelonaMarta Vilalta (Torregrossa, 1984) es la secretaria general adjunta de ERC y una de las principales negociadoras del partido, ya sea con el Estado o en cuestiones de estricta política catalana. 

Los presupuestos se han aprobado sin la CUP. ¿Todavía ven a la CUP como un socio o la ven como oposición?

— En el país hay una mayoría surgida de las elecciones del 14-F que no se ha esfumado. No nos hemos encontrado con la votación de los presupuestos, pero seguro que nos tendremos que seguir encontrando. 

Tenían un acuerdo de investidura. ¿Se sienten traicionados?

— La CUP toma sus decisiones, que respetamos, y nosotros seguiremos trabajando para que para los presupuestos del año próximo [2023] pueda estar la CUP votando a favor.

Por lo tanto, ¿el acuerdo de investidura está vigente? ¿También que el president Aragonès se someta a una cuestión de confianza en 2023?

— El acuerdo con la CUP está vigente porque es un pacto de legislatura que marca los principales objetivos que hay que afrontar. Por lo tanto, por mucho que no haya habido una votación conjunta en los presupuestos, la mayor parte de medidas que incluimos en aquel acuerdo se irán cumpliendo. Dicho esto, también es evidente que lo tendremos que ir evaluando, revisando y viendo cuál es la evolución.

¿Pero podemos esperar esta cuestión de confianza que tendría que ser a principios del 2023?

— A nosotros nos gustaría poder ir haciendo esta evaluación del acuerdo conjuntamente con la CUP. Es evidente que esta cuestión de confianza, después de la aritmética por la aprobación de los presupuestos, pierde sentido. A nosotros nos gustaría que ERC y la CUP nos fuéramos encontrando y evaluando en el transcurso de la legislatura.

¿Los comuns son el socio prioritario del Govern después de la aprobación de los presupuestos?

— Con los comuns hemos contado siempre. Al inicio de la legislatura también se habló con ellos y la voluntad de Esquerra, tal como decimos desde hace tiempo, es la vía amplia de tener un gobierno fuerte y estable. 

En el día a día del Govern han tenido muchas fricciones entre ERC y JxCat. ¿En 2022 continuará así?

— No queremos dedicar ningún esfuerzo a hacer aflorar las discrepancias. Seguiremos trabajando para garantizar que el Govern haga su trabajo. Es aquí donde tenemos que dedicar los esfuerzos y no a tenernos que hacer reproches, que es agotador.

¿Pero le sorprende a usted una entrevista con un vicepresident [Puigneró] criticando al otro socio del Govern?  

— Por eso reitero: ERC se ha visto que es el socio más fiable del Govern y reclamamos esta responsabilidad a todo el mundo con coherencia.

¿La relación del Govern es mejor de lo que se transmite de cara al público?

— A veces hay mucho más ruido amplificado por intereses concretos que en la realidad. 

¿Puede ser que las voces críticas de JxCat no estén dentro del Govern sino en el grupo parlamentario?

— Muchas veces hemos visto cómo las discrepancias no están dentro del mismo Govrn, sino dentro de JxCat. 

Mesa de diálogo: ¿tendremos reunión en el mes de enero?

— Está previsto que sea a principios de año. Nos consta que se trabaja para que pueda haber pasos tangibles en el proceso de resolución del conflicto. Se está trabajando con la máxima discreción para que en la próxima reunión pueda haber pasos que evidencien que se está avanzando. 

Pero usted tiene experiencia negociadora con el PSOE. ¿Cómo lo ve?

— Del PSOE ya hemos aprendido que se le tiene que obligar a hacer, si no él no hace.

¿La sexta oleada podría retrasar la mesa de diálogo?

— El estado de la pandemia lo afecta todo. Si algo sabemos es que no podemos hacer muchas previsiones.

Entrevista a Marta Vilalta.

¿Qué tendría que pasar para que el gobierno de Sánchez perdiera la confianza de ERC?

— ERC no apoya al gobierno del PSOE y Podemos porque sí. Se entiende nuestra posición porque, además de ser útiles en el día a día, en lo que es más tangible tenemos abierto un proceso de negociación por el cual vale la pena seguir haciendo este esfuerzo, aunque desgaste políticamente.

El president Aragonès habló de buscar “alternativas” si no hay adelantos en el diálogo. ¿Qué ejemplo tendríamos: un referéndum?

— Nosotros apostamos por la vía negociada y consideramos que es la mejor que tenemos ahora, pero no renunciaremos a ninguna vía democrática para hacer posible la República Catalana. Si la vía de negociación no nos lleva adonde queremos llegar, lo seguiremos intentando. 

¿Han definido cómo tiene que ser el "nuevo embate democrático" que pactaron con la CUP?

— Son las cuestiones que se tienen que poder consensuar y que tienen que ir en paralelo con la vía negociada. Esto forma parte del consenso estratégico. 

¿Pero en qué punto estamos del consenso estratégico?

— Hay quien ha tenido tendencia a intentar dividir las diferentes propuestas más estratégicas. Tenemos una apuesta por la vía negociada ampliamente reclamada por la sociedad catalana, pues trabajamos para que funcione al máximo. 

Esto no está pasando. Solo ERC apuesta por la negociación...

— Hay un consenso en la sociedad de gente que querría votar sobre nuestro futuro. Y esto tenemos un lugar donde poder defenderlo que es la mesa de negociación. Aprovechémoslo. Y hemos echado de menos este compromiso de JxCat con el proceso de negociación. 

De cara a la próxima reunión de la mesa, ¿Junts se sumará?

— Es una cuestión que Junts tiene que poder decidir. A nosotros nos gustaría que representantes del gobierno de JxCat se pudieran sumar.

Han pactado con el PSC la renovación de órganos que estaban encallados. ¿Se abre un nuevo tiempo?

— Hemos tenido que hacerlo con el PSC porque era imprescindible por la aritmética parlamentaria, pero hasta que no vuelva a defender grandes consensos de país, como el derecho a decidir o la inmersión, difícilmente podrá ser un partido de gobierno.

¿La solución para la defensa de la escuela catalana es hacer una nueva ley?

— No hay única solución, pero seguro que no pasa porque los tribunales digan cómo se tiene que enseñar en nuestro país. La LEC dice claramente cuál es el modelo y no pasa por cuotas [de castellano]. Una de las vías puede ser una ofensiva normativa en este sentido.

stats