Política 19/04/2021

Borràs empieza el casting para elegir al nuevo jefe de los letrados

Busca sustituto a Muro pero, por ahora, dejará vacante el cargo de Ridao

3 min
La presidenta del Parlamento , Laura Borràs, con el secretario general, Xavier Muro.

BarcelonaCuando asumió la presidencia del Parlament, Laura Borràs dejó claras cuáles eran sus intenciones respecto al secretario general de la cámara, Xavier Muro. “Empezamos una nueva etapa y tomaré decisiones en este sentido, de abrir un nuevo tiempo y hacer otras propuestas [...]. Llevaremos a cabo un cambio para la nueva legislatura”, aseguró el 22 de marzo, en una entrevista a TV3. A lo largo de estas semanas, según varias fuentes consultadas por el ARA, ha iniciado una ronda de contactos con todos los letrados del Parlament -el secretario general tiene que ser escogido entre los miembros de los servicios jurídicos- para explorar la alternativa a Muro, que ostenta actualmente el cargo. Borràs, pues, no ha decidido cuál será el perfil que propondrá a la mesa -que tiene la potestad de elegirlo- para que pilote todos los servicios de la cámara.

Este cargo, que de acuerdo con el reglamento es el jefe superior de todo el personal y servicios, además de asesorar jurídicamente, se ha convertido en mucho más que esto desde el inicio del Procés: el Tribunal Constitucional lo ha situado en el punto de mira a través de los requerimientos tanto a él como al letrado mayor del Parlament para que advirtieran de las consecuencias penales de tramitar resoluciones relacionadas con la autodeterminación o la monarquía. Las advertencias de Muro para evitar consecuencias penales, así como la decisión de no publicar una moción de reprobación de la monarquía suspendida por el TC -tampoco lo asumió políticamente la mesa- o la retirada del escaño al president de la Generalitat Quim Torra por decisión del Tribunal Supremo -el presidente de la cámara, Roger Torrent, se escudó en una resolución de Muro-, enrarecieron la relación entre Junts y el secretario general del Parlament. Torrá pidió incluso su cese.

Con la nueva legislatura, Borràs tiene voluntad de relevarlo del cargo, pero primero tendrá que encontrar a un sustituto -su entorno admite que todavía no está decidido- y tiene que conseguir el apoyo, al menos, de Esquerra, puesto que el cargo de la secretaría general es elegido por mayoría en la mesa de la cámara. ¿Cuáles son los candidatos? De entrada todos los miembros del cuerpo de letrados -funcionarios que han entrado por oposiciones-, que no son muchos. Aparte de Muro, están el ex letrado mayor del Parlament Antoni Bayona, Esther Andreu, Mercè Arderiu, Anna Casas, Ferran Domínguez, Clara Marsan, Mario Nuñez y Miquel Palomares. Si Borràs releva a Muro, tiene que escoger entre estos candidatos. Dentro de la misma casa del Parlament hay voces que sitúan con opciones a Palomares, Arderiu, Andreu y Marsan. Ahora bien, la decisión no está tomada y Borràs está reuniéndose con todos los miembros de los servicios jurídicos para palpar cuál es su disponibilidad e intención. Incluso fuentes próximas a ella rebajan que haya un cambio inmediato si no hay una alternativa clara.

Por deferencia, Muro puso su cargo a disposición cuando Borràs tomó posesión, pero desde entonces ha despachado con la presidenta de la cámara cuando ha hecho falta: esta semana pasada, por ejemplo, para intentar cuadrar un pleno antes de la investidura en el que se puedan ratificar la creación de las comisiones no legislativas, votar la designación de senadores autonómicos, el relevo a la mesa después del cese de Jaume Alonso Cuevillas (JxCat) y la comparecencia del vicepresidente, Pere Aragonès, para rendir cuentas de la gestión del coronavirus.

Una segunda decisión

Más allá de si Borràs encuentra o no una alternativa a Muro, la mesa sí tendrá que abordar si escoge entre los letrados el cargo de letrado mayor -que coordina los servicios jurídicos y asume funciones que le delega el secretario general-. Joan Ridao ha ostentado la posición hasta marzo, pero ha decidido coger una excedencia para dar clases en la universidad. Fuentes parlamentarias explican que la opción más probable es que su lugar quede vacante y que la asistencia a la mesa la asuman de manera intermitente diferentes letrados de la casa.

stats