Política 06/04/2021

Borràs justifica la salida de Jaume Alonso-Cuevillas por su abstención en el voto delegado de Lluís Puig

La presidenta del Parlament explica que la decisión ya estaba pactada con él la semana pasada

3 min
Laura Borras y Jaume Alonso Cuevillas

La presidenta del Parlament, Laura Borràs, ha dicho hoy a Catalunya Ràdio que la destitución de Jaume Alonso-Cuevillas de la mesa ya estaba acordada antes de la controvertida entrevista a Vilaweb en la que dijo que no era partidario de aprobar resoluciones simbólicas y que fue fruto de su abstención en el voto delegado de Lluís Puig. "Su abstención evidenció que no era el mejor lugar donde podía estar porque podía afectar a la mayoría independentista de la mesa porque el Parlament está en el punto de mira", ha señalado la máxima representante de la cámara. En este sentido, Borràs ha insistido en que su salida ha sido consensuada con Alonso-Cuevillas. "Hemos tomado una decisión colegiada con él mismo que ya habíamos acordado la semana pasada, pero con la entrevista a Vilaweb se ha precipitado todo", ha remarcado.

Borràs ha defendido la soberanía del Parlament para justificar el cese del abogado de la mesa. "Se tiene que poder hablar de todo en el Parlament, como defiende JxCat, porque se puede hablar de la monarquía en todos los Parlamentos autonómicos si lo hacen bien, pero no si es al revés", ha denunciado después de dejar claro que no se siente cuestionada por sus afirmaciones. "El Parlament tiene que poder ser soberano y el único límite que no podemos sobrepasar es el respeto a los derechos humanos", ha añadido. Así ha recordado que en los 80 ya se hablaba de la autodeterminación en la cámara. "Es la casa de los electores y tendría que ser normal poder hablar de todo", ha reiterado antes de subrayar que no le da miedo que pueda ser inhabilitada. "No nos puede condicionar lo que nos puede pasar", ha asegurado.

También ha dejado claro que espera que ERC y la CUP no pongan pegas para que Aurora Madaula sea la nueva secretaria segunda de la mesa como ha propuesto. "Ya se han sustituido miembros de la mesa y nunca ha habido ningún problema y esperamos que ahora tampoco lo sea", ha manifestado. "En la votación entendemos que no tiene que haber sorpresas y apelamos a la responsabilidad y a los acuerdos tomados", ha dicho después de que los comunes hayan puesto encima de la mesa el nombre de Lucas Ferro para ocupar este cargo.

Borràs también ha anunciado que esta semana no iniciará la ronda de contactos con los partidos para abrir un nuevo debate de investidura. "Dejaremos pasar un días para abrir la ronda de contactos, para poder asegurar la investidura y esta semana seguro que no lo haremos", ha expuesto. "No quiero poner fechas, dependerá de la viabilidad de que el pleno llegue a buen puerto para que se pueda producir la investidura", ha proseguido. La presidenta de la cámara catalana ha exigido que hay que cerrar un acuerdo primero antes de volver a celebrar este debate. "Tenemos que lograr un buen acuerdo y no para tener un president que traduzca el resultado de las urnas y en que se garantice la unidad independentista", ha opinado después de recordar que el 15 de enero, el vicepresidente con funciones de presidente y ahora candidato de ERC, Pere Aragonès, quería hacer las elecciones el 30 de mayo. "Las prisas siempre son malas consejeras, hay que tejer un acuerdo de gobierno para tener uno un gobierno sólido e independentista", ha opinado.

En cualquier caso, ha hecho desvanecer las sombras de una repetición electoral. "El secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, ya ha dicho que la legitimidad para formar gobierno es de ERC y que contará con el apoyo de Junts y que no se especulará con unas nuevas elecciones, no se dará este escenario", ha advertido. Sea como sea, no ha escondido que hoy por hoy el acuerdo con ERC y la CUP está lejos. "Venimos de una segunda investidura fallida y ahora hay que trabajar para llegar a un acuerdo porque ahora estamos más lejos que cerca de entrar en el Govern como se reflejó en la votación de la semana pasada", ha afirmado. En este sentido, ha abierto la puerta a estar en la oposición. "Si no llegamos a un acuerdo, Junts hará oposición", ha avisado.

Después de defender que el Consell per la República es "el reducto del 1-O donde está la representación más plural", ha dicho que este órgano "no puede bloquear ningún acuerdo", pero que hay que garantizar "la unidad en el día a día con una dirección estratégica que nos haga ir a una en el Parlament pero también en el Congreso".

stats