Política 05/04/2021

JxCat fulmina a Cuevillas de la mesa del Parlament y propondrá a Aurora Madaula para sustituirle

El abogado afirmó viernes que no es partidario de tramitar resoluciones simbólicas que comporten inhabilitaciones: "La inmolación se tiene que hacer si tiene eficacia"

5 min
Jaume Alonso-Cuevillas y Laura Borràs

JxCat ha fulminado a Jaume Alonso-Cuevillas de la mesa del Parlament y propondrá a Aurora Madaula como nueva secretaria segunda en sustitución del abogado. Cuevillas puso su cargo a disposición de la presidenta de la cámara, Laura Borràs, ayer noche y finalmente la propuesta ha sido valorada por el secretario general de JxCat, Jordi Sànchez, el presidente del partido, Carles Puigdemont, y la misma Borràs. También se ha decidido quién quieren que ocupe el cargo de Cuevillas: Aurora Madaula, diputada de Junts, una apuesta de Borràs, según fuentes de la formación. Estas decisiones, sin embargo, todavía tienen que ser aprobadas por la ejecutiva del partido y Madaula tendrá que someterse a una votación en la cámara para ser escogida, y para su elección serán clave los votos de ERC.

El cese de Cuevillas es una consecuencia directa de las declaraciones que el abogado hizo viernes en una entrevista en VilaWeb. Afirmó que no es partidario de tramitar propuestas de resolución simbólicas como las que el Parlament aprobó sobre el rey y la autodeterminación y que han comportado que los miembros independentistas de la mesa liderada por Roger Torrent ahora estén en manos del Tribunal Superior de Justicia de Catalunya (TSJC). Cuevillas, jurista de profesión, afirmó que tramitarlas ante el riesgo de ser inhabilitados no es una "confrontación inteligente", sino todo el contrario: "Es intentar resistir de una manera testosterónica, como un legionario que ve que disparan pero que va con el pecho descubierto". "¿Qué es más eficaz para desgastar al estado español? ¿Denunciar esto o dejar que nos inhabiliten sin pena ni gloria por una barbaridad?", planteó.

Según apuntan fuentes de Junts, ha sido el mismo Cuevillas quien después de ver la polémica que habían creado sus afirmaciones puso el cargo a disposición del partido. La cúpula de JxCat, que ya estaba molesta por las declaraciones, ha decidido apartarlo de la mesa porque, según afirman voces del partido, ellos defienden la soberanía del Parlament por encima de todo y no pueden contradecir sus intenciones o tener personas que ponen en entredicho sus planteamientos. La aspiración de Junts, y así lo verbalizó Borràs el día que fue nombrada presidenta, es frenar todas "las injerencias externas" y aceptar las proposiciones, aunque haya un riesgo de inhabilitación detrás si así se preserva la soberanía de la cámara y la libertad de expresión de los diputados.

Cuevillas ha sido apartado a pesar de que en la misma carta donde ponía el cargo a disposición, y que ha publicado en su cuenta de Twitter, se ha retractado en parte de sus palabras asegurando que fue "imprudente" usar la palabra "barbaridades". En este sentido, ha reiterado que él no ha renunciado ni lo hará "nunca" a defender "los derechos fundamentales de la ciudadanía ni los principios democráticos". Precisa, sin embargo, que "como abogado con mentalidad estratégica" es partidario "de afrontar estratégicamente cada batalla" y que a veces "puede ser más conveniente desobedecer, y asumir las consecuencias, o evitar el choque suicida e intentar sacar provecho de la actitud antidemocrática y demofóbica de los órganos del Estado". "Ante cada embate, actuar de la forma que más favorezca nuestro objetivo final", ha añadido. Cuevillas defiende, por ejemplo, que el riesgo de inhabilitación venga después de una decisión que ha comportado "algún beneficio político", como "investir un presidente a pesar de la prohibición del TC" –un hecho que no hizo Roger Torrent con la investidura de Carles Puigdemont–. Al final de la carta, el abogado pone su cargo a disposición de Borràs. Cuevillas no habrá estado ni un mes en la mesa del Parlament.

La misma Laura Borràs ha anunciado la sustitución en la mesa en un mensaje en su cuenta de Twitter. En este, ha afirmado que continuarán "trabajando, juntos, para preservar el Parlament y el derecho a la participación política de la ciudadanía", unas intenciones que son precisamente con las que Cuevillas fue crítico. Aún así, el abogado ha respondido a la publicación de Borràs deseando "suerte y aciertos" tanto a la presidenta como a la candidata a ocupar su cargo, Aurora Madaula.

Las declaraciones de Cuevillas chocaban frontalmente con las aspiraciones de Borràs. La presidenta de la cámara vio así como su máximo aliado en la mesa –fue la persona de Junts que ella escogió para acompañarla en la mesa– tiraba un cubo de agua fría encima de lo que ella había prometido. Borràs, sin embargo, no reaccionó a estas declaraciones. En cambio, sí que fueron criticadas por el ex vicepresidente primero de la mesa, Josep Costa, miembro también de JxCat. En una publicación en su cuenta de Twitter, Costa apuntó que defender la soberanía de la cámara no "es ninguna barbaridad". "Si alguien no puede o no quiere asumir este riesgo, no tendría que estar en la mesa", afirmó en referencia a Cuevillas.

Abstención en el voto de Lluís Puig

Aparte de las declaraciones, Cuevillas ya se desmarcó de la posición del partido unos días antes. Ante la primera decisión importante que tenía que tomar el órgano rector del Parlament, permitir o no que el diputado exiliado de JxCat Lluís Puig delegara su voto, Cuevillas se abstuvo. Lo argumentó por el hecho de ser abogado de Puig, lo que podía provocar que los tribunales impugnaran la votación. Unos argumentos que reiteró en la entrevista en VilaWeb, afirmando que "uno de los letrados del Parlament" le advirtió que formar parte de la defensa del ex conseller podría ser un elemento de contaminación "del voto" y, por lo tanto, "un elemento adicional de impugnación de la decisión". "No es que me abstuviera, es que no participé en la votación. Es una abstención en el sentido técnico jurídico y administrativo", afirmó entonces. Las justificaciones, sin embargo, no le ahorraron las críticas de otras fuerzas independentistas. El secretario cuarto de la mesa y miembro de ERC, Ruben Wagensberg, le reprochó entonces que "para volver a tejer confianzas y acuerdos" se tenía que compartir con los otros cargos independentistas de la mesa el sentido del voto.

Finalmente, la mayoría independentista en la mesa fue suficiente para admitir el voto de Puig, pero la historia todavía no ha terminado aquí: varias formaciones, como Cs y Vox, llevarán al Constitucional esta decisión. Y Cuevillas también fue polémico en este sentido. Aseguró que si el TC invalida su voto, el ex conseller no podrá votar aunque la mesa mantenga su decisión. "Si los tribunales dicen que el voto del conseller Puig no vale, no tendremos capacidad para hacer nada. Y en la próxima votación el voto de Lluís Puig no se podrá contar", afirmó.

Nueva votación en la mesa

La apuesta para sustituir a Cuevillas es Aurora Madaula, diputada de Junts y miembro de la dirección del Consell per la República. Según apuntan fuentes del partido, ha sido una apuesta personal de Borràs. Madaula, al formar parte de la cúpula del ente con sede en Waterloo, también es próxima a Puigdemont. Madaula, sin embargo, todavía no tiene asegurado un lugar en la mesa puesto que se tendrá que volver a votar por la segunda secretaría. Cada partido, pues, podrá proponer un candidato y acabará siendo escogido aquel que reúna más apoyos. ERC, pues, tiene un papel clave, puesto que sin el apoyo de los republicanos Junts no tiene asegurada la victoria en la votación: si el PSC presenta un candidato, sus votos ya superan los de Junts. Se tendrá que ver cómo se posiciona ERC después de dos investiduras falladas de Pere Aragonès por la abstención de Junts.

stats