Andalucía
Política 14/06/2021

El candidato de Pedro Sánchez se impone a Susana Díaz en las primarias andaluzas

El alcalde de Sevilla, Juan Espadas, gana por más del 50% de los votos

3 min
El alcalde de Sevilla y preferido de Pedro Sánchez a las primarias andaluzas, Juan Espadas

BarcelonaLas primarias de Andalucía era la última prueba de fuego de Pedro Sánchez para tomar el control total del PSOE, y la ha superado con nota. Su candidato, Juan Espadas, alcalde de Sevilla, se ha impuesto a su eterna rival dentro del partido socialista: Susana Díaz. Espadas ha superado el umbral del 50% de los votos necesarios para proclamarse candidato a las próximas elecciones autonómicas, de forma que no hará falta segunda vuelta y Díaz queda destronada como candidata andaluza. A raíz de la derrota, la expresidenta de la Junta ya ha anunciado que no volverá a optar a la reelección del PSOE andaluz: Espadas ha obtenido el 55% de los votos con el 75% de participación de la militancia, mientras que Díaz un apoyo del 38,43% y Luis Ángel Hierro, un profesor universitario que ya se presentó a las primarias estatales del 2011 contra Alfredo Pérez Rubalcaba, un 5,5% de los votos.

"Hoy cerramos una página y abrimos otra" en la federación andaluza del PSOE, ha dicho Espadas cuando ha ido a votar a la Agrupación Centro de Sevilla. El nuevo candidato tiene el reto de renovar el partido a raíz de la pérdida de la presidencia de la Junta en diciembre de 2018, después de décadas de poder indiscutible de las filas socialistas en Andalucía. Una vez sabido el resultado, Hierro, el tercer candidato en las primarias, ha pedido a Susana Díaz que "tome nota" de su derrota y ha remarcado que "toca hacer que la candidatura en las autonómicas sea cuanto más potente mejor". Espadas, a través de Twitter, ya ha hecho una declaración de intenciones: "El único que tendría que estar preocupado es Moreno Bonilla", en alusión al líder del PP en esta comunidad.

Después de conseguir poco a poco todo el poder territorial, la federación andaluza del PSOE era el último bastión que a Pedro Sánchez le quedaba para conquistar. Lo hace justo antes de remodelar el partido en el congreso previsto para octubre en Valencia, donde definitivamente pretende acabar de hacerse a medida la formación. De hecho, el presidente español ya había forzado la máquina desde Ferraz para avanzar las primarias del PSOE andaluz con el argumento de que Juanma Moreno (PP), presidente de la Junta, podía avanzar elecciones siguiendo el ejemplo de Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid. De este modo se ha asegurado acudir al cónclave estatal con la federación andaluza controlada.

Susana Díaz, secretaria general del PSOE, en la votación de las primarias

La cita socialista coincidía este domingo con la manifestación de Colón contra los indultos a los líderes independentistas. A pesar de que Susana Díaz ha sido la principal opositora a Pedro Sánchez desde que es presidenciable del PSOE –se enfrentaron en las primarias del 2017 por la secretaría general–, no ha utilizado la medida de gracia a los presos para hacer campaña contra el candidato Juan Espadas. El peligro era evidente: quedar alineada con la protesta de la triple derecha en Madrid y ser prácticamente el único barón territorial que se posiciona contra los indultos una vez el expresidente español Felipe González y el exministro José Bono han cerrado filas con el gobierno del PSOE y Unidas Podemos.

En lugar de esto, Susana Díaz ha optado por la estrategia de presentarse como el único candidato fiel a la militancia en Andalucía frente a otro aspirante, Espadas, que, según ella, tiene la voluntad de convertir la federación en una sucursal de Madrid. Este relato, sin embargo, no le ha funcionado. El candidato de Sánchez ha negado la mayor –ha garantizado la autonomía del socialismo andaluz– y ha prometido una regeneración de la formación para volver a ser determinantes en las políticas en España y recuperar el gobierno de la Junta.

Con la incógnita de las primarias andaluzas resuelta y la manifestación de Colón superada con una participación modesta –dos de las cuestiones que preocupaban en la Moncloa–, Pedro Sánchez ya tiene vía libre para la concesión de los indultos a los presos políticos.

stats