Política 24/02/2021

La composición de la mesa del Parlament amenaza con ser el primer obstáculo para la investidura

ERC abre la puerta a que sea para la CUP mientras que JxCat mantiene que lo más "normal" es que le corresponda

4 min
Eva Granados (PSC) y Pere Aragonès (ERC) este miércoles en el Parlamento .
Disponible en:

BarcelonaLa composición de la futura mesa del Parlament amenaza con convertirse en el primer obstáculo de la negociación para la investidura, al menos en el debate público entre las formaciones políticas. ¿Y cuál es el problema? Pues quién tiene que ocupar la presidencia. La CUP ha abierto un debate interno para decidir si aspira a esta plaza y ERC vería con buenos ojos que fuera para los cuperos. Ahora bien, esto solo sería posible si JxCat lo apoyara, un tema que fuentes del partido aseguran que los republicanos no les han planteado en las reuniones internas -"no hablamos de sillas en las reuniones, hablamos de estrategia", aseguran- y, además, creen que no es lo que corresponde de acuerdo con el resultado electoral del 14-F. Recuerdan que, desde el 2015, es el segundo partido del independentismo quien asume la presidencia del Parlament y que ahora ellos tienen esta posición. La cuenta atrás para llegar a un acuerdo tiene fecha límite: el 12 de marzo, el último día que se puede constituir el pleno.

Desde la irrupción del Procés, la mesa del Parlament se ha convertido en un órgano clave porque regula el funcionamiento de los plenos y tiene potestad para promover o frenar iniciativas. Sin una mesa con mayoría independentista algunas de las leyes principales no hubieran llegado nunca a debatirse. Ahora, la mayoría independentista no está en riesgo, pero sí se empieza a visualizar una cierta discrepancia sobre quién tiene que ser el futuro presidente de la institución. Es lo que se ha respirado este miércoles por los pasillos del Parlament mientras dentro del hemiciclo se celebraba la Diputación Permanente.

El primero en abrir fuego ha sido el líder de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, que una entrevista a Ser Catalunya ha abierto la puerta a que el futuro líder de la cámara sea cupero. "Estamos dispuestos a hablar de todo y con todo el mundo. A ser transparentes y llegar a los máximos consensos posibles. Si lo plantean, estamos dispuestos a hablar de todo, siempre", ha afirmado. Los republicanos consideran que, para evitar los defectos de la pasada legislatura, no se puede repetir el esquema de entonces en el que ERC y JxCat se repartían a partes iguales los principales cargos institucionales del país. Así, quieren abrir el juego con la entrada de la CUP y, si puede ser, con la de los comunes en cargos de peso. Querrían que fuera con su entrada en el Govern, pero como saben que esto es muy complicado, ya les parecería bien que fuera en la mesa del Parlament. La CUP ya ha dado muestras de querer jugar esta partida, y en el consejo político de este sábado, una de las cuestiones que debatirá es si aspiran a tener la presidencia de la institución. Además, a los cuperos les ha salido un aliado si deciden dar el paso: la ANC. Su presidenta, Elisenda Paluzie, ha dicho este miércoles en una entrevista con Ràdio 4 y La 2 que sería "importante" que la CUP pudiera llegar a presidir el Parlament, sobre todo porque es un partido político que se ha mostrado dispuesto a "desobedecer".

Pero para que la operación cuaje, JxCat tendría que estar dispuesto a aceptarlo y, por ahora, no ha dado muestras de querer hacerlo. Insiste en que no quiere entrar en este debate porque consideran que lo "más normal" es que les corresponda a ellos la presidencia como segundo partido del independentismo e insisten en que la primera estación de las negociaciones es concretar una estrategia de los partidos favorables a la república catalana. La portavoz de JxCat, Elsa Artadi, en una entrevista al Planta Baixa, ha asegurado que su prioridad es evitar que vuelva a haber desavenencias entre los socios de Govern en esta legislatura y ha destacado que buena parte de las discrepancias del último mandato han sido en el Parlament.

En este sentido, desde Junts ponen sobre la mesa que se "blinde" la soberanía de la cámara catalana de ahora en adelante y consideran que este punto tiene que ser parte del "consenso estratégico" -lo que se puede hacer en el Parlament- que se tiene que acordar con Esquerra y la CUP. Este miércoles por la mañana, precisamente, se ha producido la segunda reunión entre las comisiones negociadoras de los cuperos y Junts en la cámara catalana, con el objetivo de avanzar en esta dirección.

El papel de los comunes

Los comunes también pueden tener un papel relevante en la configuración de la próxima mesa. En la actual, dirigida por Roger Torrent, hay 4 miembros independentistas -2 de JxCat y 2 de ERC- y tres que no lo son -2 de Cs y uno del PSC-. En la próxima mesa, si los comunes accedieran a un pacto a cuatro bandas con JxCat, ERC, la CUP, podrían hacer variar esta composición y dejar el bando constitucionalista con solo dos representantes. Así, podría quedar con 4 miembros independentistas, uno de los comunes -no independentista pero partidario del referéndum- y dos del PSC.

La líder de los comunes en el Parlament, Jéssica Albiach.

Aragonès descarta la repetición electoral

Mientras, este miércoles también ha hablado de la cuestión el más que probable candidato a la investidura, el republicano Pere Aragonès. No ha entrado en el detalle de las negociaciones, pero sí se ha mostrado confiado en que habrá acuerdo. En este sentido, ha asegurado que en ningún caso entra en sus planes tener que volver a las urnas. "No me planteo ningún escenario de repetición electoral", ha afirmado después de comprometerse a luchar para lograr consensos con el resto de fuerzas políticas, informa Gemma Garrido Granger.

stats