Política 14/03/2021

Laura Borràs: "Es evidente que durante la pasada legislatura no se preservó la inviolabilidad del Parlament"

7 min
Disponible en:

BarcelonaLaura Borràs (Barcelona, 1970) se convirtió viernes en la decimosexta persona a ostentar la presidencia del Parlament de Catalunya (la tercera mujer). Afronta su mandato reivindicando la tarea que hizo Carme Forcadell hasta 2017 y cuestionando la que en la legislatura pasada desarrolló Roger Torrent: dice que quiere volver a hacer del Parlament una cámara “inviolable” ante las injerencias de los poderes ejecutivo y judicial. Atiende al ARA unas horas después de haber sido elegida.

¿Por qué se ha decidido por la presidencia del Parlament? 

— Me presentaba a las elecciones con la ambición legítima de poder gobernar la Generalitat. El resultado ha sido una situación prácticamente de empate técnico entre los dos partidos [Junts y ERC]. A partir de este momento yo podía haber optado para ser vicepresidenta del Govern o bien presidenta del Parlament. Y, haciendo una reflexión pausada, profunda, rigurosa y creo que honesta del resultado, también con coordinación con JxCat, he elegido la opción del Parlament para poder hacer un trabajo más en primera persona, puesto que el trabajo de un gobierno es más colegiado. Quiero recuperar la importancia política que tiene el Parlament, que acontezca la sede de la soberanía popular sin injerencias de otros poderes. 

¿No se veía dentro de un gobierno con Pere Aragonès de presidente? 

— No se trata que no me viera ahí. Es que no siempre todo el mundo tiene la oportunidad de poder hacer una elección y yo he optado por la presidencia del Parlament.

¿Cuál es su objetivo principal como presidenta del Parlament? 

— Mantenir la inviolabilidad de este Parlament, su independencia, garantizar que es la sede de la soberanía del pueblo. Por otro lado, estamos en 2021 pero no tenemos un Parlament del siglo XXI, y la pandemia nos ha mostrado que hay que hacer uso de todas las herramientas digitales. También hablé de digitalización, de modernización, de transparencia, de austeridad y de integridad para que no hay injerencias externas.

¿Esta inviolabilidad de la que habla no se ha garantizado en la ultima legislatura? 

— Creo que he sido muy explícita haciendo una mención de la presidenta Forcadell, de la mesa de la undécima legislatura, y trabando unos vínculos con esta mesa. El Parlament tiene que poder garantizar ser el espacio donde los representantes de los ciudadanos pueden llevar a cabo el trabajo que tienen encomendado sin injerencias externas, y esto no ha pasado esta última legislatura. 

¿El president Torrent no ha permitido hablar de todo? 

— Es muy evidente que si miramos como empezó y como acabó esta legislatura, el Parlament no preservó su inviolabilidad, no fue respetado. Empezamos no invistiendo al president Puigdemont y acabamos perdiendo el acta de diputado del president Torra. Se trata justamente de aprender de lo que ha pasado e intentar que no se repita.

¿Qué hará cuando tengan peticiones judiciales que usted considera que no se tienen que aceptar? 

— Mantenir la inviolabilidad del Parlament, respetar el reglamento, que son los principios democráticos esenciales de la separación de poderes. Por eso he hablado de no permitir estas injerencias externas, y he hablado de las injerencias posibles del ejecutivo o de las del judicial. 

¿Asume que puede acabar inhabilitada por su paso en la mesa? 

— Yo ya llego querellada de serie.

Por lo tanto, ¿asume que en algún momento puede ser inhabilitada? 

— Yo asumo que vengo como presidenta del Parlament a mantener la inviolabilidad y, por lo tanto, a permitir que se pueda hablar sobre todo aquello que crean oportuno los diputados. 

La CUP no la ha votado por las sospechas de irregularidades en la Institució de les Lletres Catalanes.

— Es un no voto, y esto lo tendrá que preguntar a quien decide no votar. Nosotros sí que hemos cedido votos a la CUP para que pueda estar en la mesa. 

Hay varios diputados con procedimientos abiertos en la justicia. ¿Cómo se tiene que afrontar desde la mesa? 

— Es uno de estos puntos de negociación. Vivimos en un contexto de lawfare, en un contexto de persecución política y, por lo tanto, hay que encontrar un punto de unión entre los independentistas para protegernos de esta judicialización de la política.

Por lo tanto, si se abren juicios orales contra algunos de los diputados o contra usted misma, ¿no serán suspendidos de sus cargos?

— Nosotros hemos planteado un acuerdo para proteger los derechos y las libertades de los diputados. Y esto en la justicia tiene un destino que es una sentencia firme. Pues bien, se trata de acordar que sea en caso de sentencia firme. Protegernos quiere decir esto.

Hasta que no haya sentencia firme, por lo tanto, ¿no se suspenderán los diputados ni usted se considerará suspendida de sus funciones? 

— La negociación continúa abierta.

¿Qué hará si en algún momento se abre un juicio oral y, por lo tanto, se encuentra que en teoría, por el artículo 25.4, tuviera que ser suspendida? 

— También estamos negociando una reforma del reglamento en varios aspectos, y la presunción de inocencia es un derecho fundamental.

Hay otros diputados que, por el 1-O, están procesados por delitos de malversación, desobediencia y revelación de secretos. ¿Han pactado con ERC qué hacer?

— Cuando hablamos de este pacto antirepresivo queremos decir esto, que todos somos conscientes que estamos en este contexto de lawfare, y que lo que tenemos que hacer es protegernos.

¿Prevé alguna reforma, por lo tanto, del reglamento? 

— Sí, la prevemos. El reglamento necesita ser adaptado a múltiples cuestiones. Es un Parlament que, desgraciadamente, ha quedado obsoleto.

¿Se incluiría en este cambio del reglamento la idea de permitir la investidura a distancia?

— El mundo telemático es un mundo que ha venido para quedarse, algunos ya lo sabíamos desde hacía mucho tiempo, otros han necesitado que llegara la pandemia para darse cuenta. Por lo tanto, un Parlament no puede quedar al margen de estas cuestiones y si se puede votar y se puede hacer un nombramiento y se puede coger un cargo, pues naturalmente también se puede investir.

En el programa electoral de JxCat decían que en la primera sesión parlamentaria se tendrían que ratificar las declaraciones de soberanía y la DUI de 2017. Después usted precisó que la DUI se votará en el momento en que sea sostenible. 

— Nosotros fuimos muy claros. Lo que decíamos es: hay que continuar el camino. ¿Cómo lo haremos? Transitando por todas las vías. Y decíamos: como no renunciamos a la independencia, tampoco renunciamos a ninguna vía para llegar a ella, y esto implicaba desde un referéndum acordado, pactado con el estado español, que sería la manera más rápida y más indolora para llegar a la independencia, hasta, naturalmente, la activación de la DUI, que es el punto donde se dejó el otoño de 2017. ¿Qué nos dice el resultado de las urnas? No hay una única estrategia independentista que haya quedado validada, porque hay un escaño de diferencia entre las dos principales fuerzas. Ahora estamos negociando e intentaremos encontrar esta unidad independentista que la gente nos pide.

¿Y cómo están estas negociaciones con ERC de las últimas semanas?

— Continuará habiendo negociaciones porque sabemos que tenemos un plazo, y yo tendré que iniciar las consultas para saber si se puede ir a una investidura. 

A la sesión parlamentaría de viernes asistió Meritxell Serret. ¿Se imagina que un día vuelve también el president Puigdemont? 

— Me lo imaginaría en un espacio que fuera de libertad y en un estado que fuera democrático. Trabajamos para que esto se produzca. Hemos celebrado, yo creo que todas las personas de bien y demócratas, que las personas que estaban en el exilio puedan volver como también las personas que están injustamente en la prisión puedan salir.

¿Y todavía no se dan las condiciones para que el president Puigdemont pueda volver? 

— Todos sabemos cuál ha sido el periplo que ha sufrido el president Puigdemont y el conseller Puig, la consellera Clara Ponsatí o el conseller Comín.

¿Qué prevé hacer ante discursos xenófobos o de odio al Parlament, ahora que hay diputados de ultraderecha?

— Este es un tema que nos preocupa, a las fuerzas democráticas. Hemos estado trabajando en una alianza que, aun así, ha durado 10 minutos. En la sesión de constitución ya ha habido un pacto con la ultraderecha [el PSC y Vox votaron en contra de la delegación de voto de Lluís Puig]. La actitud contra la extrema derecha no puede ser intermitente, tiene que ser permanente, tiene que ser por convicción, no tiene que ser por conveniencia.

Hace semanas que hablan de la estrategia independentista. ¿Han llegado a alguna conclusión sobre cómo afrontar la mesa de diálogo? 

— Es obvio que la mesa de diálogo no funciona y es evidente que no necesitamos dialogar con el estado español, necesitamos negociar. La política es negociación. Nosotros compartimos este principio básico. El problema es cuando no lo cumple quien tiene que formar parte de la mesa.

Por lo tanto, ¿tienen una estrategia común con ERC para esta mesa de negociación? 

— Estamos trabajando en esto y se ha avanzado en una estrategia común.

¿Y en qué consistirá esta estrategia común? 

— Es muy importante empezar a traducir en consecuencias políticas la mayoría de votos y escaños independentistas que conseguimos en las urnas. Hemos trabajado sobre cómo proceder respeto a la inviolabilidad del Parlament, pero también sobre la posible solución al conflicto y, por lo tanto, necesitamos todos los elementos que nos permitan verificar de manera objetiva qué adelantos se están produciendo. Esto implica una planificación de calendario, órdenes del día definidos y garantías de que [la mesa] no es solo una coartada para que el estado español pueda decir que tiene una vía abierta por la que en realidad no transita.

¿Entre estas garantías también tendría que estar la de una mediación externa? 

— Hay varios indicadores, pero lo que es importante es tomar conciencia de que lo que tenemos que conseguir es poder avanzar, no hacer de coartada de ninguna estrategia del estado español. Necesitamos traducir el resultado de las urnas e intentar resolver este conflicto político. Por lo tanto, hacerlo transitando por esta vía del diálogo, porque nosotros siempre estamos allí, en las negociaciones. Pero tenemos que esperar a ver cuáles son los frutos para poder analizar si están allí o no están, y decidir cómo se continúa avanzando.

Y si no están, ¿cuál es su vía para ejercer este derecho de autodeterminación? 

— La nuestra ya está allí y la presentamos. Empezaba con esta vía de la negociación con el Estado y después culminaba con la activación de la declaración de independencia. Por lo tanto, estamos aquí para ver cómo conseguiremos una posición unitaria para salir adelante todos juntos.

Entonces, ¿entendemos que si no funciona la negociación se tendría que llegar a una declaración unilateral de independencia? 

— Si no funciona la negociación se tiene que continuar avanzando y se tienen que encontrar otras vías. Nosotros tenemos propuestas, pero estamos negociando con ERC cómo se producirá esto, si es que llega el momento.

¿Cuál tiene que ser el papel del president Carles Puigdemont en esta legislatura? 

— El president Puigdemont es eurodiputado y ejerce de eurodiputado y, por lo tanto, internacionaliza la causa catalana desde el corazón de Europa y lo hace en cada sesión, en cada pleno del Parlamento Europeo.

stats