NOVEDAD EDITORIAL
Política 21/11/2021

Las facturas de Álvarez de Toledo

La ex portavoz del PP carga contra la dirección del partido por su destitución en un libro polémico

4 min
Las facturas de Álvarez de Toledo

MadridA Cayetana Álvarez de Toledo le encantan los retos. Mayúsculos, si puede ser, y que no tengan un recorrido fácil. Por eso, cuando su entorno más próximo le recomendaba que se decantara por ser la número dos por Madrid el 28-A, ella decidió que no, que aceptaba la primera oferta que le había hecho el líder del PP, Pablo Casado, un 11 de marzo de 2019 en un pequeño café cerca de la Puerta de Alcalá de Madrid: ser la candidata de los populares por Barcelona. “Lo tenía todo para una persona de mis ideales y mi arrogancia. Era coherente con años de combate político y cívico contra el separatismo. Era volver al PP por la puerta grande de la misma causa por la que me había ido”, resume la actual diputada en su libro Políticamente indeseable (Ediciones B). 500 páginas donde se cobra todas las facturas pendientes después de que la etapa como portavoz del grupo popular no le durara ni un año.

Ella misma lo admite en el libro: su fuerte no es el trabajo en equipo. De hecho, en uno de sus últimos actos en Catalunya, por la campaña del 14-F, ya se describía como una persona “un poco indisciplinada”. Entonces ya hacía seis meses que había sido apartada de su cargo de portavoz y, según relata, la dirección también la había vetado para estar en la campaña de Alejandro Fernández. Y es que lo que había empezado como un auténtico idilio entre ella y Pablo Casado fue deteriorándose con el paso de los meses. “La mía fue una destitución a cámara lenta, un proceso en el cual se combinaron los groseros empujones de Teodoro con los suaves empujones de Pablo”, describe, en referencia al secretario general de los populares, Teodoro García Egea, y al líder del partido, Pablo Casado.

El PP había presentado como un revulsivo su candidatura para las elecciones del 28 de abril de 2019. Para Casado, aquellos comicios eran su primera prueba de fuego desde que había sido elegido presidente del partido, en verano de 2018. Y eligió como mano derecha a Álvarez de Toledo, que, a pesar de ser candidata por Barcelona, actuaba de facto como la número dos a escala estatal. El ex portavoz se diseñó una campaña a medida que empezó encarándose con los manifestantes que llenaban la entrada de uno de los edificios de la UAB donde tenía que hacer su primer acto electoral y que continuó haciendo entrar en campaña a su mentor político, el expresidente José María Aznar. Pero de lo que está más orgullosa es de haber decidido lucir un jersey amarillo en el debate de Tv3: sufría por si no entendería el catalán, pero después salió satisfecha del papel que había hecho. De hecho, en el libro ridiculiza a algunos de sus rivales. Llega a calificar de “Disney xenófobo” el independentismo que predica la que entonces era candidata de Junts, Laura Borràs. De la actual presidenta del Parlament, además, describe una conversación en el aeropuerto de Palma cuando se encuentran por casualidad y acaban discutiendo sobre el 1-O.

La ex portavoz aprovecha el libro para volver a diseccionar el origen y los culpables del movimiento independentista, se revuelve otra vez contra el gobierno PSOE - Unidas Podemos y sus pactos con los partidos independentistas vascos y catalanes e, incluso, se atribuye el “copyright ” del concepto de autoindulto que usó el Tribunal Supremo para rechazar la medida de gracia para los presos. Pero, pese a jactarse de haber analizado del derecho y del revés el movimiento independentista, también patina cuando en el libro sitúa al actual secretario general de Junts, Jordi Sànchez, al frente de la lista de ERC el 28-A.

El tándem Casado-Egea

De la ilusión por el proyecto de Casado, Álvarez de Toledo ha pasado a la decepción. Por las formas, sobre todo, de García Egea, y por la pasividad del líder popular, a quien califica de “bienqueda ”. Para la ex portavoz conservadora, el secretario general del PP es el principal instigador de su destitución. “Al final un número dos es el que decide un número uno”, afirma. Y Cayetana Álvarez de Toledo denuncia “bullying ” en los cuadros del partido utilizando una “sonrisa Profident” y un “puñal” a la vez, porque manda de una manera “despótica, teocrática, teodocrática ”. Lo responsabiliza de filtrar información en contra suyo a la prensa -también de algunos barones, que califica de “blandos”-, y tilda de “palmeros ” a los diputados que lo aplauden en los grupos de WhatsApp . El declive en la relación con la cúpula del partido empieza cuando García Egea le corta las alas para organizar el grupo parlamentario. El punto de inflexión en el que dice que empieza su “destitución a cámara lenta” es cuando la apartan de la comisión sobre la reconstrucción del Congreso, en la que participaban todos los portavoces de los grupos. El serial acaba en agosto de 2020, cuando Casado le interrumpe sus vacaciones en Mallorca para pedirle una reunión y anunciarle su destitución.

Álvarez de Toledo acaba el libro avisando que, a pesar de todo, no abandonará el escaño. Quiere continuar entregando la “batalla cultural” como hace años que intenta. Por el camino, aparte del PP, ha ido probando de tejer otras alianzas. Con Cs, por ejemplo. Revela que en 2014 Albert Rivera le ofreció ser candidata de los naranjas por la Comunidad de Madrid. Lo rechazó. A ella, en cambio, no le aceptó su propuesta para hacer tándem el 10-N el ex concejal de Barcelona pel Canvi Manuel Valls.

Pasa cuentas con los populares
  • El asunto Ayuso "¿Cómo puede no presidir Ayuso el Partido Popular de Madrid? ¿Por qué tiene que ser precisamente ella la excepción entre los barones territoriales? Pero esto es de sentido común. Y ya he explicado que los líderes , más que asesores, a veces necesitan psicólogos [...]. Me sonaba todo tanto. Génova, ahora contra Ayuso por celos, miedo y afán de control." El “camaleón” Casado "Había algo de Casado que no me acababa de convencer. Me parecía, sí, un hombre de empatías variables. Un camaleón sentimental. Lo que castizamente se llama un bienqueda o un veleta. Así se lo expliqué a Pilar y también a su sustituto en la FAES, Miguel Ángel Quintanilla [...]. Un día, cuando todavía no había primarias a la vista, me citó [...]. Quería que me sumara a la campaña todavía sepultada para convertir Casado en el próximo líder del PP. Le dije que siempre había trabajado para gente más inteligente y más valiente que yo, y no me sumé." Victorias “póstumas” "La ruptura del pacto judicial fue una consecuencia inmediata de mi destitución. Una de estas batallas que se ganan al estilo Cid Campeador, después de muerto. Con la inútil arrogancia de ultratumba diré que no es la única que he ganado. También celebré la decisión del Tribunal Constitucional de anular el cierre del Congreso como una victoria póstuma." El encuentro con Borràs "[...] Nunca habíamos conversado fuera de cámara y, en lugar de matar el tiempo hablando de los hijos y la playa, nos pusimos a discutir sobre el 1-O. - Cayetana, de verdad, te lo tengo que decir: no sabes cómo fueron los golpes de la policía: ¡horribles! - A ver, Laura. Por lo que hicisteis, os salió barato. Un solo ojo os costó la operación. Y la democracia no consiste simplemente en votar cuando y como te da la gana. Hay una cosa llamada ley. Estado de derecho. Democracia. - Nada, nada. ¡Horribles, horribles! Por eso decidí dedicarme a la política. Por los horribles golpes de la policía." El “peloteo” de Egea "Porque García Egea es un arquetipo. Perfiles como el suyo proliferan en los partidos. Son políticos de los que no se recuerda ninguna idea original o realmente valiosa pero que acaban imponiéndose por la pura fuerza de su ambición. Ansían el poder. Buscan el poder. Y muy a menudo acaban ejerciendo el poder. Y de una manera despótica. Teocrática. Teodocrática. [...] Sus formas de hacer política son las pelotas y el peloteo."
stats