Política 23/05/2021

Jordi Sànchez: "El fichaje de Giró sitúa a Junts en el epicentro del mundo económico"

7 min
Jordi Sanchez en una imagen de archivo

Sant Joan de VilatorradaJordi Sànchez (Barcelona, 1964) recibe al ARA en el locutorio de la prisión de Lledoners con cara de satisfacción. En una semana se ha desbloqueado el acuerdo de legislatura de Junts con ERC y ya hay nuevo president

¿Cómo se desbloqueó el acuerdo cuando todo parecía roto?

— No hay un momento. No es el fin de semana tampoco, porque lo que hicimos fue acabar de cerrar aspectos menores de los documentos que ya estaban muy avanzados. Lo que hicimos fue, digámoslo así, un acto de autoridad en el que cerramos las discusiones que ya había. Y también hablamos y rehicimos la confianza, porque todos hemos cometido errores. La negociación no ha sido un teatro, los dos queríamos maximizar los beneficios, yo quería lo mejor para mi partido. Son tensiones que forman parte de la normalidad democrática.

¿Qué tiene que esperar la ciudadanía del pacto y del nuevo Govern?

— Es cierto que no se han generado grandes expectativas y que el hecho de que los mensajes sean más ajustados a la realidad siempre es positivo. No hay palabras grandilocuentes. Y la gente tiene que saber que el pacto tiene que servir para cuatro años.

Para ustedes, ¿la mesa de diálogo es táctica o estratégica?

— Para nosotros es táctica. Esto no quiere decir que no creamos en el referéndum pactado, yo siempre lo he defendido y así lo dije en una entrevista en el ARA que creó un cierto escándalo. Para nosotros el diálogo es estratégico, pero tenemos el convencimiento de que la mesa, si no hay un giro de 180 grados, no dará resultados sin confrontación.

Per, ¿Cómo se puede dialogar y confrontar a la vez? ¿No es contradictorio?

— No, porque lo que tenemos que hacer es forzar al Estado a una negociación real, porque la amnistía y la autodeterminación no nos las regalarán. Y ahora mismo no se dan las condiciones objetivas para negociar. El Estado no se la toma seriamente, la mesa, porque tendría que haber un método, un trabajo fuera de los focos... No podemos engañar a la gente sobre esto. Y también tenemos que decir que la confrontación por sí sola no llevará a la República.

¿Y cómo se fuerza al Estado a negociar?

— Es lo que llamamos confrontación inteligente, y esto incluye actos de desobediencia, asumir la tensión con el Estado y también la represión. Y el Estado tiene que saber que nosotros, que hemos renunciado explícitamente a la violencia, somos los de la negociación y el diálogo. Pero el Estado no está ni se le espera.

En todo caso, todavía no hay una estrategia independentista consensuada.

— No, pero ya tenemos un espacio compartido para discutirla. Lo que no podíamos pretender era que en el marco de un acuerdo de legislatura se resolviera un debate, el de la estrategia, que hace tres años que está bloqueado. No era mi objetivo. Tenemos un acuerdo de legislatura, no sobre la estrategia.

¿El nuevo Govern supondrá también un relevo en los liderazgos? 

— Esto es indiscutible. El descabezamiento de los liderazgos de 2017 explica una parte de las dificultades que hemos tenido que afrontar. Y ahora tienen que aparecer nuevos liderazgos para un nuevo momento político, empezando por Junts.

Jordi Sànchez en una imagen de archivo

Hay quien se ha apartado voluntariamente, como Elsa Artadi... 

— Supongo que se puede ver así, pero bien es verdad que en ningún momento dimos ningún nombre.

¿Pero admite que la manera en la que se supo perjudicó a Junts?

— Sí, seguramente cometimos el error de no cortar las especulaciones de raíz. El caso es que el debate con Elsa lo tenemos desde hace tiempo, porque queremos gobernar Barcelona, y ya le dije en su día que si iba era para persistir.

Pero si ella hubiera querido ser la vicepresidenta, ¿lo habría sido, no?

— Sí, sin duda. Y le hacía mucha ilusión ser vicepresidenta. Pero dice: “Me la juego por Barcelona”.

Por lo tanto, ¿no ve ninguna señal de oposición interna al acuerdo?

— No. Sé que en Junts hay gente a quien no le gusta el acuerdo, pero el apoyo ha sido incontestable, del 83%. Por suerte, no somos una Iglesia dogmática donde el 100% piensa lo mismo. Por cierto, ya me gustaría saber qué apoyo habría tenido el acuerdo entre las bases de ERC...

Pero sí que hay gente significativa que se ha posicionado en contra, como Clara Ponsatí y Quim Torra.

— Ni Clara Ponsatí ni Quim Torra son afiliados de Junts. Por lo tanto Junts no se expresa a través de personas que no es que no estén en la dirección, sino que ni siquiera son militantes. Se les atribuye una influencia que no tienen.

Volvamos a los nombres del Govern. ¿Qué características tienen que tener?

— Tiene que ser un equipo que conozca el acuerdo, que se lo crea y que aporte solvencia en cada área. Sé que habrá gente que se sentirá maltratada.

De momento ha hecho un fichaje de impacto, el de Jaume Giró para Economia . ¿Qué aportará al ejecutivo?

— En primer lugar, solvencia en la gestión. Es un hombre acostumbrado a dirigir equipos bajo presión y a generar visión estratégica. En segundo lugar, demuestra compromiso con el país. Fue el único directivo de la Fundació La Caixa que se opuso al traslado de la sede, una decisión que le acabó costando un trabajo muy bien pagado. Y, en tercer lugar, es una persona con sensibilidad social, que desde la Fundació actuó no con una lógica caritativa, sino empoderando al tercer sector y al tejido asociativo.

¿Le costó convencerlo?

— No fue una improvisación. Lo conozco de hace tiempo y había visto en él voluntad de servir al país. Por eso, cuando se lo propuse no le vino de nuevo y maduró la decisión en 24/48 horas. Quiero poner en valor que no hay perfiles así que quieran ir a la política. Viene a complicarse la vida y a perder dinero. Merece mucho respeto.

¿Y qué aporta a Junts?

— Nos sitúa en el epicentro del mundo económico, que es un mundo que en los últimos años no habíamos cuidado lo suficiente.

Jaume Giró en una imagen de archivo.

¿Prevé dificultades con la CUP?

— No más que con otros nombres que se habían dicho. Si alguien tiene que estar nervioso no es la CUP, es el Íbex-35, que pensaba que el independentismo no tenía penetración en este mundo.

¿Cómo valora la negativa de Josep Rius a formar parte del Govern?

— Jueves hablamos Puigdemont, Rius y yo mismo y decidimos que se quedaría donde está, de diputado, en el partido y haciendo tareas de acompañamiento del presidente. No hay ninguna crisis, la vicepresidencia nunca estuvo en manos de Josep. Ya se lo digo a Puigdemont, que parece que todo el mundo quiere que nos peleemos...

¿El presidente Aragonès podrá destituir a un conseller de Junts?

— Legalmente lo puede hacer, pero si no es pactado entonces habría una crisis en la coalición. Pero el liderazgo de Aragonès no tiene que ir en detrimento de que un 50% del Govern esté en manos de otro partido. También les digo que no intervendré en el Govern. Mi función se acaba aquí.

¿Con quién pacta usted los nombres? ¿Con el president Puigdemont?

— Puigdemont no participa en el día a día porque necesita sentirse liberado de estas funciones. Él es el presidente del 1-O en el exilio, es el líder indiscutible del movimiento independentista, va más allá de Junts.

¿Cuenta con el 100% de la confianza de Puigdemont?

— Absolutamente. Sin Puigdemont no se explica el éxito de Junts, que ahora está transitando de movimiento a un partido político del siglo XXI, alejado de los dogmas ideológicos. Es imprescindible tener un espacio racionalizado. Déjeme decir que ya está bien de decir que Junts es un olla de grillos. Empieza a ser el momento de que se nos respete como partido político. Junts tiene miradas plurales y sensibilidades diferentes. Caben desde Joan Canadell hasta yo mismo, pero no es un caos. Es un partido serio de Govern. Y lo demostraremos.

¿Qué hará usted si el gobierno español aprueba el indulto a los presos?

— La primera cosa que haré será coger un avión para ir a ver a Puigdemont a Waterloo. El Estado tiene que saber que los indultos no normalizarían la relación política porque todavía harían más grande la injusticia del exilio. Porque la prisión es dura, pero el exilio todavía es más duro porque no hay expectativa judicial. Me preocupa humanamente cómo conseguimos llenar el exilio, y el sacrificio personal que comporta, de sentido político. Por eso decimos que la única salida es la amnistía. El indulto solo es una solución para los que estamos aquí dentro.

¿Por eso ustedes han insistido tanto en el Consell per la República?

— No es por un tema de liderazgos. Es que yo defendí que si creábamos un espacio de coordinación al margen del Consell, en un año tendríamos miradas muy diferentes. La cuestión era resolver cómo nos damos una oportunidad los actores que hicieron posible el 1-O, partidos y entidades, para poder volver a sentarnos y tener objetivos compartidos. Y el acuerdo lo refleja.

Pues la negociación estuvo a punto de embarrancar por este punto.

— Si me lo dejáis decir, creo que uno de los problemas de la negociación ha sido un exceso de testosterona por los dos lados, ¿eh? Pensad que la gente lleva una mochila muy cargada, de estos tres años e incluso de antes, porque en el 9-N también hubo muchas desconfianzas mutuas, muchos reproches. 

¿Por qué cree que ERC un día optó por el gobierno en solitario?

— La rotura fue estrategia negociadora, es la última presión para marcar territorio, porque el 90% del documento ya estaba cerrado. Lo que no he entendido todo este tiempo es esta voluntad de la vía amplia, que estaba condenada al fracaso porque los comuns no la querían. ¿Por qué se juega a poner en valor a otras formaciones? Es estrategia negociadora. Pero al final hemos hecho lo que teníamos que hacer.

ERC les acusaba de querer ejercer una tutela sobre el presidente.

— Esto hizo daño porque era falso, irritó. Puigdemont, como president, es el primero que tiene un máximo respeto institucional por los presidentes. No había ningún intento de tutela, era una crítica que no respondía a la realidad. Y la prueba es que hemos pactado un espacio de consenso, que quiere decir que todo el mundo tiene derecho de veto y, por lo tanto, ya no aceptas ninguna tutela. Pero en fin, fue un error que tuvo consecuencias, pero que hemos sabido solucionar.

La última pregunta es sobre los fondos europeos. ¿Pueden estar tranquilos los emprendedores y las pymes catalanas?

— El problema principal es que el gobierno español no quiere dar juego a la Generalitat. La sensación es que quieren imponer un esquema que irá de la Moncloa directamente a Vallirana o a cualquier municipio, sin pasar por la Generalitat. Pero ya le digo que lucharemos para tener, como mínimo, lo que nos corresponde por el peso del PIB, y después tendremos una mirada estratégica sobre los proyectos.

stats