Política 12/09/2021

El gobierno español llevará seis ministros a la reunión de la mesa de diálogo

Mantiene la incógnita de si Sánchez viajará a Barcelona

3 min
Sala de reuniones del consejo de ministros

BarcelonaUna de las muchas incógnitas que planean sobre la mesa de diálogo ha quedado parcialmente resuelta este domingo. El gobierno español ya sabe con qué alineación viajará a Barcelona: sus representantes serán el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños; la ministra de Política Territorial, Isabel Rodríguez; el de Cultura, Miquel Iceta; la de Transportes, Raquel Sánchez; la vicepresidenta segunda, Yolanda Díaz, y el ministro de Universidades, Manuel Castells. Lo ha explicado el mismo Bolaños en una entrevista en eldiario.es en que, a pesar de todo, ha mantenido la duda principal: no ha aclarado si el presidente del ejecutivo, Pedro Sánchez, estará en el encuentro.

La delegación española registra numerosos cambios respecto a la primera y única reunión que ha tenido la mesa de diálogo hasta ahora, que fue en febrero de 2020 en Madrid. Solo se mantiene Castells, y también lo haría Sánchez si finalmente va. Caen todo el resto. Pablo Iglesias –que de todos modos se perdió la primera cita por enfermedad–, Carmen Calvo, Salvador Illa y José Luis Ábalos porque ya no forman parte del gabinete. Tampoco estarán María Jesús Montero y Carolina Darias, a pesar de que todavía forman parte de él.

En la misma entrevista, Bolaños ha asegurado que el "reencuentro" con Catalunya continúa siendo una prioridad de su ejecutivo para hacer de este territorio "un lugar más habitable donde se recuperen los afectos". Un diagnóstico que seguro que no comparte el Govern, que considera que lo que hay es un conflicto político y no una fractura social. Sea como fuere, el ministro sí que ha compartido con la Generalitat que la mesa no es un lugar para abordar la polémica del aeropuerto, que se tiene que tratar en otros foros.

Algunas pistas

La alineación del gobierno español da algunas pistas sobre cómo podría ser la delegación catalana. Uno de los pactos entre los dos ejecutivos es que siempre haya los mismos miembros a un lado y al otro. Si el Estado lleva seis, a la espera que se pronuncie Sánchez, la Generalitat también tendría que llevar los mismos representantes, es decir, seis o siete. El Govern contaba hasta ahora que sería una delegación de seis, tres de ERC y tres de JxCat. Los republicanos, con toda probabilidad, irán con Aragonès, Laura Vilagrà y Roger Torrent. JxCat quiere esperar a conocer la decisión de Sánchez antes de tomar una decisión final. Si finalmente fuera Sánchez –el Govern cuenta con que finalmente irá–, tendrían que ganar una séptima persona, que descuadraría la paridad entre Esquerra y Junts.

Bolaños, uno de los miembros más próximos al presidente español, no ha querido dar pistas sobre la presencia o no de Sánchez con el argumento de que lo más importante "no es quien vaya", sino que se empiece a dar una salida al diálogo con Catalunya. Lo que sí que tiene claro el gobierno español es que la celebración de un referéndum no forma parte de su carpeta de ofertas. "El referéndum no es la solución", ha reiterado, a pesar de ser una de las demandas clave de la Generalitat junto con la amnistía.

Precisamente Iceta, en este caso en La Vanguardia, ha dicho que el Govern tiene "plena legitimidad" para plantear lo que considere conveniente, pero ha avisado que el Estado no está de acuerdo en estos dos puntos. El líder del PSC ha explicado que llevarán a la reunión "la agenda para el reencuentro" que ya hace tiempo que promueve Sánchez, que contiene menciones al conflicto político, pero también otros planteamientos económicos y sociales para Catalunya.

stats