Política 15/03/2021

Iglesias deja el gobierno de Sánchez para presentarse a las elecciones en Madrid contra Ayuso

Designa a Yolanda Díaz como sucesora y pide a Errejón una candidatura única de la izquierda para el 4 de Mayo

4 min

Nueva sacudida en el tablero político español. El líder de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, ha anunciado en un vídeo que deja el gobierno de Pedro Sánchez para presentarse a las elecciones en Madrid contra la actual presidenta en funciones y candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso. Cede así la tutela del partido dentro del ejecutivo de coalición a la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz, que cree que tiene que ser el nuevo liderazgo fuerte de Unidas Podemos y asumir la vicepresidencia segunda del gobierno español, mientras que apuesta por la secretaria de Estado de Agenda 2030, Ione Belarra, como ministra de Derechos Sociales.

Iglesias también hace un llamamiento al partido de Íñigo Errejón, Más Madrid, a presentar una candidatura de unidad de la "izquierda transformadora" para las próximas elecciones del 4 de mayo en la capital española, en una intervención sin ninguna referencia explícita al rol que tendrían que asumir los socialistas, que han apostado por la candidatura de continuidad de Ángel Gabilondo.

La decisión, asegura, surge después de días "de reflexión" y de hablar con detenimiento con Isa Serra, la portavoz del partido y quien tenía que ser la candidata el 4-M, a pesar de que había dudas sobre si la justicia lo acabaría inhabilitando primero. "El 4 de mayo se decide si la ultraderecha consuma el asalto a Madrid o si los paramos: hay que impedir que estos delincuentes, estos criminales, que reivindican la dictadura, hacen apología del terrorismo de estado, promueven la violencia contra migrantes, homosexuales y feministas, que cuando unos militares hablan de fusilar a 26 millones de rojos dicen que son su gente y pueden tener todo el poder en el país", ha señalado Iglesias poniendo sobre la mesa ya los objetivos de campaña.

Una transición en Unidas Podemos

El golpe de timón de Iglesias, después de una semana política de infarto con un terremoto en el centro derecha español incluido, añade incertidumbre al futuro de la legislatura española. Por un lado, se puede interpretar como una retirada de la primera línea política, cediendo la tutela de un partido que no para de caer en las encuestas a nivel estatal a Yolanda Díaz -como pedían cada vez más voces críticas-, así como también abona la posibilidad de que haya elecciones anticipadas a nivel estatal a finales de año, a pesar de que Pedro Sánchez ha reiterado por activa y por pasiva que quería alargar la legislatura hasta el 2023. De ser así, Iglesias daría cierto margen a Díaz para poder tomar las riendas del partido.

Según fuentes de Podemos, Iglesias ha informado hoy mismo de la decisión a Sánchez, que se encuentra de visita oficial en Francia en una cumbre bilateral. El traspaso de carteras, que todavía tendría que avalar el presidente español se haría efectivo el 20 de abril para que Iglesias pueda empezar la campaña una vez haya recibido el aval de la militancia. Las mismas fuentes detallan que el movimiento anticipa una transición en el partido para que Díaz, miembro del Partido Comunista Español (PCE), lo acabe liderando.

Ante el anuncio, tanto Ayuso como Pablo Casado han reaccionado a coro por Twitter asegurando que lo que se dirimirá el 4 de mayo no es entre "socialismo y libertad" -el eslogan que usan desde el jueves-, sino entre "comunismo y libertad". La precampaña se anticipa ya así muy polarizada, después de que justamente este lunes el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, defendiera el perfil "moderado" y de persona "de paz" que encarna Gabilondo. En rueda de prensa después de la ejecutiva del partido, el también ministro de Transportes ha asegurado que es el mejor perfil para "rebajar el tono de la tensión en Madrid". Ahora bien, también ha admitido que no tenían demasiada alternativa puesto que quedan pocas semanas para la cita electoral.

Justamente ayer domingo el Tribunal Superior de Justicia de Madrid rechazó las medidas cautelarísimas que había pedido la mesa de la Asamblea de Madrid para paralizar la convocatoria electoral, dando la razón de momento a Ayuso. Pero todos los partidos ya no esperan ni a la sentencia y ponen la directa de cara a las elecciones. El anuncio de Iglesias sitúa a Más Madrid en una posición difícil: el partido de Errejón descartaba una candidatura de unidad de la izquierda porque, a su parecer, en 2016 ya se demostró que no sumaba cuando IU y Podemos se presentaron por primera vez en coalición.

Ahora, sin embargo, de tener mucho efecto Iglesias, correrían el riesgo de no llegar al 5% de los votos para entrar en la Asamblea, lo mismo que también le puede pasar a Ciudadanos. La que tenía que ser la candidata de Más Madrid, Mónica Escudero, ha explicado que Iglesias ya la ha llamado y que están dispuestos a hablar, también con Gabilondo. "Todo el mundo tiene que respetar el resto de espacios políticos", ha dicho a la Sexta.

El movimiento de Iglesias lo que intenta es acabar con las malas expectativas de la izquierda madrileña en las elecciones del 4 de mayo, en las que se daba ya por seguro que Ayuso seguiría gobernando solo con la duda de si Vox entraría en el gobierno y si Ciudadanos, en plena crisis interna, conseguiría romper la barrera del 5% de los votos y convertirse de nuevo en una pieza clave de la gobernabilidad a pesar de la destitución fulminante por parte del PP de todos los cargos naranjas.

stats