Política 06/06/2021

Illa presenta su ejecutivo en la sombra: "Una buena oposición ayuda a hacer un buen gobierno"

El líder del PSC nombra un gobierno en la sombra con 15 'conselleries' y Alícia Romero de número dos

5 min
Pla general de la primera reunión del gobierno a la sombra liderado por la cabeza de la oposición, Salvador Illa, a Palau Requesens este domingo

El Barrio Gótico de Barcelona ha vivido este domingo una especie de déjà-vu. Once días después de que los miembros del Govern de Aragonès tomaran posesión del cargo, un president y quince consellers y conselleres (uno más que en la Generalitat) han oficializado su presentación como alter ego del equipo con sede en la plaza Sant Jaume. Lo han hecho también en un palacio, el de Requesens, a tan solo 160 metros de la sede oficial del ejecutivo, y en lugar de perfiles elegidos por Esquerra y Junts son diputados y diputadas del grupo socialista en el Parlament. Toda una puesta en escena para dar el pistoletazo de salida al gobierno alternativo que ha configurado Salvador Illa como jefe de la oposición, y que cuenta con Alícia Romero como número dos. Reflejado en el shadow cabinet británico y, sobre todo, en el ejecutivo en la sombra que Pasqual Maragall comandó entre los años 2000 y 2003, la propuesta del PSC tiene por objetivo fiscalizar la acción del Govern, generar propuestas de actuación y de políticas públicas y, en definitiva, construir una "alternativa real a la coalición independentista vigente". En otras palabras: ganar visibilidad y tejer complicidades para intentar dar el salto a la Generalitat en la próxima legislatura.

Illa ha asegurado que "una buena oposición ayuda a hacer un buen gobierno" y que su ejecutivo alternativo priorizará "las preocupaciones de la ciudadanía" poniendo el foco en "la lucha contra el coronavirus, la reactivación de la economía y la igualdad social para que nadie quede atrás". Illa ha dejado claro que desde la oposición trabajarán por "una Catalunya mejor desde una mirada crítica y exigente, pero también desde el diálogo y la mano extendida para llegar a grandes acuerdos". En este sentido, ha resaltado que no se pueden "repetir los errores del pasado" y que hay que "huir de proyectos excluyentes con un Govern que mantenga los pies en la tierra" y que también apueste por los servicios públicos evitando nuevos recortes en el sector público.

Además de las 15 consejerías alternativas de Illa, que no corresponden exactamente a las que lidera Aragonés [vean el listado completo al final de la pieza] y que tendrán como finalidad, como ha avisado Illa, "fiscalizar a un Govern que repite una fórmula fracasada", el ejecutivo alternativo contará con dos comisionados y una secretaría de gobierno con tareas de coordinación y apoyo que ocupará la politóloga Mireya Fuente, directora de gabinete adjunta de Illa en el ministerio de Sanidad durante la pandemia y nuevo fichaje técnico del grupo parlamentario. Ella es la única miembro del equipo creado por el PSC que no es diputada, puesto que -como en el experimento de Maragall- el resto de parlamentarios del grupo (15) ejercerán de secretarios generales alternativos en un consejo técnico que presidirá Raúl Moreno, portavoz adjunto en la cámara catalana y, a partir de ahora, conseller en la sombra de Asuntos Sociales e Infancia. La figura de más peso además de Illa, sin embargo, será la de Romero, que suma a la tarea de portavoz parlamentaria la del ejecutivo del PSC, así como la conselleria de Economía, Hacienda y Sociedad y Conocimiento. Fuentes socialistas explican que, a pesar de no ejercer formalmente de vicepresidenta o consellera primera -un cargo que en 2000 ocupaba Joaquim Nadal-, será la segunda autoridad alternativa por detrás de Illa y la cara visible del ejecutivo alternativo. Ha sido ella, de hecho, quien en las últimas semanas ha trabajado con el líder socialista la configuración del equipo.

El jefe de filas del PSC, Salvador Illa, mirando al presidente Aragonès en el pleno del Parlament

En la lista final han quedado sin conselleria Eva Granados y Ferran Pedret, los miembros socialistas de la mesa del Parlament. Como figuras institucionales en la cámara, Illa les ha reservado las dos plazas de "comisionados de presidencia", y serán los encargados de temas transversales como la Catalunya del 2050 y el desarrollo sostenible y la lucha contra la desigualdad (Granados) y el impulso federal, el memorial democrático y la ley electoral (Pedret). En cuanto al resto de cargos en la sombra, principalmente diputados veteranos, destacan Assumpta Escarp (Salud); el líder de Units per Avançar, Ramon Espadaler (Seguridad y Convivencia); Òscar Ordeig (Industria, Empresa, Comercio, Turismo y Agenda Digital); Jordi Terrades (Infraestructuras, Territorio y Vivienda); Esther Niubó (Educación y Formación Profesional) o Pol Gibert (Trabajo). También tienen cartera dos de los fichajes independientes de las elecciones del 14-F: la escritora, activista feminista y ex diputada de los comuns Gemma Lienas (Igualdad) y el ex portavoz de Cs en el Ayuntamiento de Tarragona, el abogado Rubén Viñuales (Justicia).

Reuniones quincenales y red en el territorio

El gabinete a la sombra se reunirá un viernes de cada 15 días, mientras que el consejo técnico lo hará alternativamente las semanas que no se reúna el gobierno alternativo. Los llamados secretarios técnicos trabajarán los proyectos que posteriormente se elevarán al consejo ejecutivo de Illa. Los compromisos que se adquieran se presentarán públicamente, empezando por cuatro grandes propuestas de inicio: un pacto por la pandemia, un pacto sobre los fondos europeos, un acuerdo para la renovación de los altos cargos designados por el Parlament y un acuerdo por el "pluralismo" que incluya una reformulación de los medios públicos catalanes -el PSC ya presentó recientemente un plan en este sentido- y una ley electoral para Catalunya, la única comunidad autónoma que todavía no tiene una propia. Sobre este último punto, fuentes socialistas explican que hay dos opciones sobre la mesa para intentar consensuar con el resto de grupos: la redacción de una norma desde cero -un objetivo que no ha sido posible en cuarenta años- o apostar por fórmulas legales imaginativas que, como mínimo, eliminen la diferencia en el peso del voto en función de los municipios donde se vote.

Illa también ha anunciado este domingo dos iniciativas parlamentarias que piensan presentar en el próximo pleno: un posicionamiento "nítido" a favor de la ampliación del aeropuerto y la convocatoria "lo antes posible" de la mesa de diálogo entre las fuerzas catalanas "para profundizar en el reencuentro y la concordia para llegar a amplios consensos". "Vivimos juntos y decidimos juntos, y las diferencias en las ideas no nos tienen que impedir trabajar en las coincidencias", ha añadido.

Es precisamente en el territorio donde los consellers en la sombra -asistidos por colaboradores técnicos que tendrán que seleccionar- están llamados a tejer una importante red de contactos, como también en el seno de entidades sociales, empresas, sindicatos y patronales. La necesaria búsqueda de consensos que implicarán los proyectos presentados -que, por otro lado, beberán del programa del 14-F y ayudarán a configurar el de las próximas elecciones- también se buscará con la política de mano extendida al Govern ya practicada en las últimas semanas por Illa en el Parlament , que irá en paralelo a la nueva etapa de diálogo con el Estado. El marcaje individual de cada conseller, pues, no será incompatible con implicarse tanto como sea posible en la gobernabilidad del país, un hecho en el que los socialistas ven la oportunidad de romper con la política de bloques -y la unidad de la mayoría independentista-, superar el Procés y favorecer un mandato de gestión que consideran que les beneficia.

Falta ver si Illa iguala los 86 proyectos aprobados por el gobierno alternativo de Maragall, pero sobre todo el éxito de la estrategia para conseguir gobernar. Maragall perdió 150.000 votos después de ejercer como jefe de la oposición y presidente en la sombra, pero el pacto con ERC e ICV le dio la clave de la Generalitat. Con los comuns dispuestos a reeditar el tripartito, la principal misión de Illa es seducir a Aragonès. Aunque se erija como su alternativa.

El gobierno en la sombra del PSC
  • Salvador Illa President
  • Alícia Romero Portavoz y 'consellera' de Economía, Hacienda y Sociedad y Conocimiento
  • Raúl Moreno Presidente del Consejo Técnico y 'conseller' de Asuntos Sociales e Infancia
  • Jordi Terrades 'Conseller' de Infraestructuras, Territorio y Vivienda
  • Òscar Ordeig 'Conseller' de Industria, Empresa, Comercio, Turismo y Agenda Digital
  • Pol Gibert 'Conseller' de Trabajo
  • Gemma Lienas 'Consellera' de Igualdad
  • Esther Niubó 'Consellera' de Educación y Formación Profesional
  • Rosa Maria Ibarra 'Consellera' de Mundo Agrario, Pesca, Alimentación y Reto Demográfico
  • Sílvia Paneque 'Consellera' de Transición Ecológica
  • Assumpta Escarp 'Consellera' de Salud
  • Ramon Espadaler 'Conseller' de Seguridad y Convivencia
  • Rocío García 'Consellera' de Cultura
  • Rubén Viñuales 'Conseller' de Justicia
  • Marta Moreta 'Consellera' de Mundo Local, Función Pública y Deportes
  • David Pérez 'Conseller' de Transparencia, Gobierno Abierto y Medios Audiovisuals
  • Eva Granados Comisionada de Presidencia para Catalunya 2050, el desarrollo sostenible y la lucha contra la desigualdad
  • Ferran Pedret Comisionado de Presidencia por el impulso federal, el memorial democrático y la ley electoral
  • Mireya Fuenta Secretaria del Govern
stats