Justícia europea
Política 13/12/2020

Junqueras, Sànchez y Turull llegan a Estrasburgo

Después de pasar por el TC, han interpuesto demandas en el TEDH, que todavía no se han admitido

Núria Orriols
5 min
Turull, Junqueras i Sànchez al judici de l’1-O.

BarcelonaEl independentismo ha puesto desde el principio de la causa del 1-O todas sus esperanzas en la justicia europea. Pues bien, tres años después de que se iniciara el proceso judicial en España, algunos casos relacionados con los derechos políticos de los líderes que impulsaron el referéndum llegan al Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Lo hacen habiendo agotado las vías internas en el Estado, uno de los requisitos para que el TEDH entre a estudiar a fondo el caso. ¿Qué presos están en esta situación? El presidente de ERC, Oriol Junqueras, el secretario general de Junts per Catalunya, Jordi Sànchez, y el ex conseller Jordi Turull. Según ha podido saber el ARA, los tres han interpuesto ya demandas en Estrasburgo, a pesar de que el tribunal todavía no ha decidido si las admite a trámite - el primer paso para aceptar estudiar a fondo el asunto.

El ex vicepresidente Oriol Junqueras dio el paso hace pocos meses por un tema muy concreto: la negativa del Tribunal Supremo a permitirle salir de la cárcel (entonces estaba en preventiva) para ejercer como diputado del Parlament de Catalunya en 2018.

En otras cuestiones, como la prisión preventiva o la suspensión como diputado, sobre las que también se ha pronunciado ya el Tribunal Constitucional, su abogado, Andreu Van den Eynde, ha decidido no ir a Europa. ¿Por qué? La explicación está en el hecho de que estos otros casos ya han sido objeto de deliberación por parte del grupo de detenciones arbitrarias de la ONU -que reclamó la liberación de los presos cuando estaban en prisión preventiva- y también del comité de derechos humanos de la ONU, que está analizando las suspensiones de los diputados del Parlament por parte del Supremo. En esta causa, en la que también están Josep Rull, Jordi Turull, Raül Romeva y Carles Puigdemont, la Abogacía del Estado presentó las alegaciones el 20 de noviembre para defender la decisión del alto tribunal español. De acuerdo con el derecho internacional, tanto el grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias como el comité de la ONU son jurisdicciones reconocidas y, por lo tanto, los casos que se han analizado en estos órganos no pueden ir a Estrasburgo, puesto que tienen una característica similar a cosa juzgada y el tribunal ya no puede volver a entrar. En 2019, por ejemplo, el TEDH inadmitió un caso de prisión preventiva en Turquía porque ya se había pronunciado el grupo de trabajo sobre las detenciones arbitrarias, con la idea de no multiplicar opiniones internacionales sobre los mismos casos.

Cambio de jurisdicción

Ahora bien, a pesar de esta doctrina, Jordi Sànchez sí que ha aprovechado que el comité de derechos humanos todavía no había tomado una decisión final sobre el veto a su investidura en el Parlament en 2018 por parte del Supremo -solo emitió unas medidas cautelares instando el Estado a garantizar sus derechos políticos - para cambiar de jurisdicción y llevar este caso a Estrasburgo. El abogado del ex líder del ANC, Jordi Pina, hizo en junio una demanda más amplia sobre los derechos políticos que considera vulnerados. Lo hace en referencia a tres situaciones: cuando Sànchez no pudo salir de la prisión para defender su candidatura a la presidencia de la Generalitat en 2018, cuando lo suspendieron como diputado en el Parlament al ser procesado por rebelión y, en definitiva, por el hecho de que no pudiera ejercer como parlamentario en Catalunya cuando todavía no estaba condenado.

El otro preso que también ha acudido a Estrasburgo después de pasar por el TC es Jordi Turull. El ex conseller de Presidencia, a quien también defiende Pina, ha recorrido su prisión preventiva, que avaló por unanimidad el TC en marzo de este año. En la demanda hace énfasis, sobre todo, en el contexto en el que se dictó esta medida cautelar: la segunda vez que entró en la cárcel fue por decisión del juez instructor Pablo Llarena entre el primero y el segundo debate de investidura de su candidatura a presidente de la Generalitat. A diferencia de los otros presos, Turull no tiene ningún pronunciamiento del grupo de trabajo sobre detenciones arbitrarias. Cuando los encausados decidieron presentar su caso, lo hicieron todos los presos políticos menos (estratégicamente) Turull y Carme Forcadell, precisamente para dejar la puerta abierta a acudir por esta cuestión al Tribunal Europeo de Derechos Humanos. Una forma de los abogados de abrir diferentes puertas a instancias internacionales.

Aún así, finalmente solo ha ido el ex conseller, porque los abogados de la expresidenta del Parlament consideraron que era mejor esperar a recorrer la sentencia entera del 1-O una vez se pronuncie el TC. De hecho, así lo decidieron después de un revés del TEDH, que al inicio del juicio en 2019 inadmitió una demanda de Forcadell contra su prisión preventiva porque en aquel momento el TC todavía no había dicho nada.

La diferencia de efectividad

Sobre papel, las decisiones de las instancias internacionales son vinculantes para el estado español, puesto que ha firmado el Convenio Europeo de Derechos Humanos, el Pacto Internacional de los Derechos Civiles y Políticos y forma parte de las Naciones Unidas. Ahora bien, no hay un procedimiento para ejecutar las resoluciones del comité de derechos humanos o del grupo de trabajo de detenciones arbitrarias al Estado, lo que explica que no se haya aplicado ninguna decisión hasta ahora. El caso del TEDH es diferente, puesto que ha estipulado, al menos, una vía para hacerlo desde el año 2015: que el afectado presente un recurso de revisión de la sentencia para que se ponga en práctica la doctrina europea.

LAS CLAVES

1. ¿Qué casos han llegado a Estrasburgo hasta ahora?

El TEDH solo se ha pronunciado sobre un caso relacionado con el 1-O y dio la razón al Estado: avaló la suspensión del pleno para aplicar los resultados del referéndum negando que el TC vulnerara los derechos de los diputados. También inadmitió una demanda de Forcadell contra la prisión preventiva porque no había agotado las instancias internas.

2. ¿Qué están analizando en otras instancias?

Los independentistas han acudido al grupo de trabajo sobre las detenciones arbitrarias, que ha reclamado la libertad inmediata de los presos, y también al comité de derechos humanos de la ONU, que está analizando las suspensiones de los diputados y el veto a la investidura de Carles Puigdemont. Jordi Sànchez también llevó la negativa del Supremo a poder ser investido -el comité instó al Estado a garantizar sus derechos políticos-, pero lo ha retirado antes de una decisión firme para poder llevarlo a Estrasburgo.

stats