Caso Borràs

¿Y ahora qué? Vergés, presidenta interina

La republicana asume temporalmente el cargo pero ERC tiene prisa para pasárselo a Junts

3 min
Las dos vicepresidentas del Parlamento , Alba Vergés (ERC) y Assumpta Escarp (PSC), este jueves al Parlamento .

BarcelonaSe debatió, habló y escribió mucho sobre si el artículo del reglamento que se le tenía que aplicar a Laura Borràs tenía que ser el 25.1, el 25.2 o el 25.4, todos ellos modalidades diferentes para suspender a un diputado. El número ganador ha sido el 25.4 . Pero en el acuerdo de la mesa de este miércoles que ha certificado el adiós (al menos temporalmente) de Borràs como presidenta del Parlament se menciona también otro artículo que es el que traerá de cabeza a partir de ahora a los diputados y a los letrados: el número 40. Este establece qué pasa ahora que la cámara se ha quedado sin presidenta y no anticipa buenos augurios en las delicadas relaciones entre ERC y Junts.

Según este artículo, en caso de "vacante, ausencia o impedimento del presidente del Parlament", los vicepresidentes por "orden consecutivo" lo tienen que sustituir con "los mismos derechos, deberes y atribuciones". En definitiva, que la presidencia interina recae desde hoy en la vicepresidenta primera, Alba Vergés (ERC). La ex consellera de Salud que se encontró con una pandemia que nadie esperaba ahora tendrá que gestionar este escenario inédito en la cámara. Todo ello aliñado con el hecho de que se encuentra en pleno proceso de dar el salto a la política municipal –que no sería compatible con ser diputada–, puesto que será la candidata de ERC en Igualada.

La situación es incómoda por el hecho de que el pacto de gobierno entre Esquerra y Junts establece que los primeros ostentan la presidencia de la Generalitat y los segundos la del Parlament. Y con la suspensión de Borràs ahora mismo se está incumpliendo el acuerdo. Es por este motivo que este mismo jueves la secretaria general adjunta de ERC, Marta Vilalta, se ha apresurado a ofrecer a Junts hacer los cambios necesarios en la mesa para que esta presidencia interina recaiga en alguien de este partido, por ejemplo, en la secretaria segunda, Aurora Madaula. "Queremos ser fieles al acuerdo de gobierno", ha dicho Vilalta. Pero no está claro que Junts lo acepte con facilidad, puesto que ve en la presidencia sobrevenida de Vergés la oportunidad de que se visualice en cada pleno que Borràs ha sido relevada a regañadientes. De hecho, el secretario general de Junts, Jordi Turull, ha cerrado filas con la presidenta de Junts: "No se puede desjudicializar la política catalana suspendiendo a la presidenta antes de que sea enjuiciada. Compartimos su decisión de no dimitir y, por lo tanto, no propondremos ningún sustituto".

"Que hable con Pere"

Lo único que juega a favor de la situación es el tiempo. Ahora el Parlament cierra por vacaciones, no hay un pleno convocado hasta el 28 de septiembre y, si es por ERC, Vergés no lo presidirá. Sea como fuere, lo primero que se ha hecho es pedir a los servicios de la cámara que, organizativamente, digan con precisión como da todo ello. Por ejemplo, estando suspensa Borràs, ¿puede continuar ocupando su despacho? ¿El personal de confianza que depende de ella tiene que continuar en el mismo lugar? Partidos como los comuns o Cs ya han planteado una opción más tajante: que Borràs renuncie al cargo definitivamente y se vote una nueva presidenta de pleno derecho, pero esto ella misma se ha encargado de descartarlo. Si Vergés tiene dudas "que hable con Pere", decía un diputado este jueves haciendo broma. Y es que la situación recuerda en cierto modo a cuando Quim Torra fue inhabilitado y el hoy president Aragonès tuvo que hacer durante un tiempo de vicepresidente en funciones de presidente. Aquella interinidad duró ocho meses.

stats