Política 16/07/2021

Un plan de choque de 1.500 millones de euros: la primera propuesta del gobierno alternativo de Illa

Los socialistas enviarán el documento a la Generalitat y presentarán una moción en el pleno con las medidas

3 min
Miembros del PSC, entre ellos su líder , Salvador Illa, en la primera reunión del gobierno alternativo

BarcelonaUn mes después de su puesta en escena –con el nombramiento del president y los consellers a la sombra– el gobierno alternativo del PSC ha presentado este jueves su primera propuesta: un plan de choque de 1.500 millones de euros para hacer frente a la crisis social generada por el covid-19. Un documento de 28 páginas detalla las diversas medidas indicando el dinero que se tendría que invertir y las personas que saldrían beneficiadas, así como los diferentes fondos de donde se tiene que sacar el dinero. Todo como si se tratara de un plan de choque anunciado por Pere Aragonès, con la diferencia que el recorrido es más limitado: se presentará en forma de moción en el Parlamento, se trasladará su contenido al ejecutivo catalán y, como mucho, alguna de las medidas acabará convertida también en propuesta de ley por parte de los socialistas.

Una de las propuestas que desde el PSC aseguran que acabará siendo una proposición de ley es el nuevo sistema de cuidados residenciales. Dentro de este de ámbito, los socialistas apuestan por ampliar la atención sanitaria a los territorios más desfavorecidos, con una inversión de 67 millones de euros. También sitúan como prioritario revertir la privatización de las residencias y construir nuevos centros de gente mayor –concretan que empezarían por 10 residencias públicas y 500 plazas más de centros de día.

El gobierno alternativo presenta seis ejes que agrupan 26 acciones, con medidas que afectan a la infancia, la vivienda o las rentas y que están proyectadas a un año, precisamente para poner las bases de la recuperación post-covid. Desde ampliar la cobertura de la renta garantizada a la ciudadanía –con una inversión de 57 millones– hasta la implementación de tarjetas monedero para que las familias vulnerables puedan ir a comprar comer a los supermercados, un hecho que en Barcelona ya se hace, y que el PSC bautiza como Alimentación 365 días al año. Una medida que calculan que beneficiará a 60.000 familias. Las ayudas para comida también las trasladan a la educación: proponen que la secundaria recupere el comedor.

En el ámbito de la educación, también apuestan por invertir 67 millones de euros para combatir la brecha digital. Los jóvenes, de hecho, son una de las franjas de edad a las que los socialistas ponen más atención, puesto que también proponen crear un programa de formación, asesoramiento y experiencia (FAE) tanto para ayudarlos a buscar trabajo como para formarlos, y quieren poner en marcha ayudas retornables dirigidos para pagar la entrada de un piso. En cuanto a la vivienda, apuestan por hacer una convocatoria de ayudas permanente –ahora se abren por periodos–. Al documento se suman medidas como equiparar las prestaciones sociales de las familias monoparentales y numerosas –ahora las primeras son más bajas– y actualizar la cartera de servicios sociales.

Tres fondos para pagar el plan de choque

Con todo, ¿de dónde provienen estos más de 1.500 millones de euros? 900 millones vendrán de los fondos covid que la Moncloa enviará a Catalunya este 2021, casi 500 millones de euros provendrán de las propias arcas públicas de la Generalitat y 250 más de los fondos del Estado. El gobierno a la sombra de Illa aprobará el viernes el documento y después lo presentará al tercer sector para contrastarlo.

stats