Política 12/03/2021

Cs se rompe en Murcia y la mitad de los diputados pactan con el PP para tumbar la moción de censura

López Miras y la actual vicepresidenta de la región, de los naranjas, reeditan el acuerdo de investidura a escondidas de Arrimadas

4 min
El portavoz parlamentario de Cs en Murcia, Juan José Molina, y los diputados socialistas Francisco Lucas y María de Carmen Fernández registrando la moción de censura contra el PP al parlamento de Murcia.

MadridNuevo golpe en la estrategia de Inés Arrimadas, que constata como su partido está haciendo aguas, con deserciones en toda regla. Después del giro del miércoles, cuando hizo saltar por los aires el tablero político español presentando una moción de censura en Murcia de la mano del PSOE, que de paso llevó a Isabel Díaz Ayuso a romper con Cs en Madrid y convocar elecciones anticipadas, el PP ha llegado a un pacto con diputados del partido naranja en Murcia para que fracase la moción. Fuentes del PP niegan que sea un caso de transfuguismo sino que se mantendrá el acuerdo con los naranjas más allá de la moción de censura. Ahora bien, el acuerdo supone en la práctica que Ciudadanos no conseguirá la presidencia autonómica.

El secretario general del PP, el murciano Teodoro García Egea, ha sido el encargado de llevar las negociaciones. Según ha confirmado al diario La Verdad de Murcia, tres son los diputados de Ciudadanos que no romperán el pacto de gobernabilidad: Isabel Franco, Francisco Álvarez y Valle Miguélez. La decisión del presidente de la región, el popular Fernando López Miras, de mantener a dos de los consejeros de Ciudadanos -una de ellas Franco, que es vicepresidenta de la Comunidad, a pesar de haber firmado la moción de censura- y cesar al resto, ya apuntaba a la posibilidad de que acabara habiendo un pacto de última hora para intentar que no prosperara la moción de censura. Ahora López Miras tiene previsto firmar un decreto de reorganización del gobierno para que entren estos tres diputados. Si la moción de censura no se acaba retirando, se votará la semana que viene y tendría que contar con el voto en contra de estos tres diputados de Ciudadanos.

López Miras ha escenificado el pacto con una rueda de prensa desde la sede de la presidencia con la actual vicepresidenta, Isabel Franco, que ha explicado que firmó la moción de censura por "lealtad y disciplina a su partido" pero que al cabo de unas horas empezó a cambiar de parecer cuando vio que mientras ella gestionaba el gobierno "otros miembros del partido estaban repartiéndose los asientos del futuro gobierno muy lejos de Murcia, en Madrid". Franco ha asegurado que los murcianos no la escogieron para "entregar el gobierno de Murcia a Pedro Sánchez y menos para traicionar a los murcianos por ambiciones personales".

Un gobierno en minoría

El actual presidente murciano ha descartado, eso sí, una convocatoria de elecciones anticipadas, como reclama Vox –Santiago Abascal hizo un mitin ayer en la capital de la región en el que acusó al PP de "irresponsable" por no haber actuado del mismo modo que Ayuso–. "Exijo al PSOE y a Ana Martínez Vidal [la que tenía que ser la presidenta de Ciudadanos] que retiren la moción de censura", ha dicho López Miras, que ha asegurado que seguirán gobernando con el pacto firmado entre los dos partidos en 2019.

La rueda de prensa ha llegado después de que el portavoz parlamentario de los naranjas en la región, Juan José Molino, negara la información que el PP ha trasladado a media mañana. "El que diga que tiene un acuerdo que lo enseñe, yo confío en mis diputados", ha asegurado. Para el PP, el acuerdo entre López Miras y Franco supone un "enorme fracaso del PSOE y Ciudadanos", y puntualizan en todo momento que no se trata de un caso de transfuguismo. Hay que tener en cuenta que todos los partidos tienen subscrito un pacto antitransfuguismo, pero el caso recuerda el tamayazo, en el que dos diputados del Partido Socialista de la Comunidad de Madrid, a cambio de su voto, impidieron en 2003 que los socialistas quitasen a Esperanza Aguirre del poder.

La aspirante de Ciudadanos en convertirse en la nueva presidenta de Murcia después de la moción de censura, Ana Martínez Vidal, ha asegurado en Twitter que la comunidad asiste a un "ataque e intento de compra y corrupción de un PP más viejo que nunca". "El grupo parlamentario de Ciudadanos decidió unánimemente presentar la moción de censura para hacer frente a la corrupción del PP. Ánimo y confianza en nuestro equipo", añade en el mensaje la coordinadora del partido naranja en Murcia.

La Moncloa evita valorar el pacto

El acuerdo entre el PP y los tres diputados de Ciudadanos ha pillado a la ministra portavoz, María Jesús Montero, en rueda de prensa después de la reunión del consejo de ministros extraordinario para aprobar el plan de ayudas directas a pymes y autónomos de 7.000 millones de euros. Montero ha señalado que no podía confirmar ni desmentir lo que había pasado ni si se mantendría la moción. Ha puntualizado que no ha sido objeto de debate en la reunión del gobierno español y que la situación en Murcia es "singular respecto al resto de comunidades en diferentes materias". En este sentido, ha subrayado que lo único que quiere la Moncloa es que todas las comunidades y ayuntamiento tengan "gobiernos cohesionados y estables que permita afrontar los retos económicos y sanitarios", informa Ot Serra.

De confirmarse que no prosperará la moción de censura, significará que Ayuso habrá convocado elecciones sin que acabe prosperando ninguna de las mociones registradas por el PSOE. De hecho, los naranjas también ha descartado acabar con la presidencia del popular Alfonso Fernández Mañueco en Castilla y León, que gobierna en coalición con Ciudadanos, a pesar de la presentación de una moción por parte de los socialistas que solo prosperaría en caso de que pasara el caso contrario del precedente murciano: que el PSOE seduzca a suficientes diputados de los naranjas como para que salga adelante.

stats