Política 12/03/2021

Arrimadas desata otra crisis interna en Cs

La polémica por la ruptura con el PP llega después del fracaso de las elecciones en Catalunya

3 min
La líder  de Cs, Inés Arrimadas, 
 Y el del PP, Pablo Casado, ayer al acto de homenaje 
 A las víctimas de la 11-M.

BarcelonaLa decisión de Inés Arrimadas de impulsar una moción de censura en Murcia se anunció en el chat de la ejecutiva la misma mañana del miércoles, poco antes de que los medios publicaran la noticia. A pesar de que en Madrid algunos lo sabían desde la noche anterior, recuerda una voz conocedora de los hechos, las negociaciones se llevaron con “extrema discreción”, y los titulares también cogieron por sorpresa a muchos dirigentes de la formación en la capital española. Como en el País Valenciano, donde muchos diputados se enteraron de la ruptura del gobierno madrileño en medio de un pleno, según una fuente. Ni la manera de comunicar la decisión ni el hecho de que se tomara sin debate han sido bien recibidos internamente. Se suma a ello el error de cálculo de no haber previsto la maniobra del PP en la Comunidad de Madrid, que convocó elecciones anticipadas como reacción a la ruptura de Murcia. La ya frágil cohesión interna del partido vuelve a sufrir convulsiones.

De puertas adentro, el miércoles se repitió una secuencia similar a la que siguió al batacazo del 14-F. Algunos cargos autonómicos expresaron públicamente descontento. El líder de Cs en el País Valenciano, Toni Cantó, pidió una “convocatoria urgente” de la ejecutiva. Como después de las catalanas, una de las figuras cuestionadas es Carlos Cuadrado, que en los últimos meses ha liderado la estrategia del partido. “Ha faltado estrategia, comunicación, diálogo”, lamenta una voz del Ayuntamiento de Madrid, que considera que se podrían haber explicado mejor los motivos de la moción en Murcia para evitar un efecto dominó. Precisamente la vicealcaldesa, Begoña Villacís, compareció con José Luis Martínez-Almeida para asegurar la continuidad del gobierno municipal. Una buena relación que teme ver tensionada ahora que la presidenta de la comunidad, Isabel Díaz Ayuso, ha cesado a los consejeros de Cs -el ya ex vicepresidente, Ignacio Aguado, le deseó que “lo pague en las urnas”-. “Si gobiernan el PSOE y Podemos en la Comunidad, nos habéis jodido”, soltó ayer Villacís al líder del PP, Pablo Casado, en un acto de recuerdo a las víctimas del 11-M.

Arrimadas dice que avisó al PP

Arrimadas acusó este jueves a Ayuso de “irresponsable”. Según dijo en Antena 3, ella había trasladado a Casado que la moción en Murcia no implicaría cambios en Madrid. “Entendía que ellos también cumplirían su parte”, lamentó.

El PP ha declarado la guerra a Cs. El secretario general de los populares, Teodoro García Egea -murciano-, abrió la puerta el miércoles a “todos los militantes y dirigentes de Cs defraudados con Arrimadas”, y el jueves Ayuso dijo en esRadio que intentará “contar” con gente de Cs en la lista. Fuentes del PP y de Cs explican que hay contactos y que se podrían dar los saltos de un partido al otro.

Justamente, el PSOE presentó una moción de censura contra el gobierno del PP y Cs en Castilla y León sabiendo que necesita el voto de cuatro diputados naranjas. Aunque Arrimadas y el vicepresidente Francisco Igea han descartado apoyarla, fuentes de Cs en la comunidad son conscientes de que podría haber sorpresas. “Estoy hasta los cojones de todos nosotros”, lamentó el jueves el diputado de Cs en Andalucía Fran Carrillo, citando al primer presidente de la Primera República, Estanislau Figueras. “En medio de una pandemia estamos hablando de cambiar gobiernos, mociones de censura y adelantos electorales”, criticó. El líder regional, Juan Marín, cerró filas con Arrimadas, pero es evidente que el golpe de efecto en Murcia ha hecho sangrar heridas que no estaban cerradas.

stats