Política 30/01/2021

Laura Borràs se compromete a "activar" la proclamación de la república si el independentismo supera el 50% de los votos

Si el Estado se niega a negociar, JxCat asegura que tomará "decisiones unilaterales"

4 min
Laura Borràs con los presos políticos de JxCat en Arc de Triomf

El mismo día que los presos políticos de JxCat aparecían por primera vez juntos en la campaña electoral, el partido de Carles Puigdemont y Laura Borràs ha adoptado una serie de compromisos de caras a la próxima legislatura que pasan por "activar" la proclamación de la república si el independentismo supera el 50% de los votos en las elecciones y tomar "decisiones unilaterales" si el Estado se niega a negociar. Así lo ha explicitado Borràs, que ha puesto sobre el papel toda esta serie de acciones que ha asegurado que llevará a cabo después de los comicios "si hay una mayoría suficiente comprometida con el mandato del 1-O".

El primer paso que ha puesto sobre la mesa Borràs ha sido hacer una resolución en el Parlament en la primera sesión constitutiva de la nueva legislatura en la que se "ratifique" la declaración de soberanía de 2013, la resolución de ruptura de 2015 y la declaración de independencia aprobada el 27 de octubre de 2017. Este resolución, según ha dicho la candidata, también tendrá que "reconocer" el Consell per la República como "autoridad nacional", al ser "depositario del mandato del 1 de Octubre".

Borràs ha añadido que quiere un "gobierno fuerte" que "no dependa de los partidos favorables al 155" y que haga todos los "preparativos" en esta "misma legislatura" para hacer "efectiva la independencia". En todo caso, este ejecutivo, según la hoja de ruta de JxCat, también solicitará la intervención de los organismos europeos para hacer un referéndum "acordado y vinculante". Si el Estado mantiene "inmovilismo", el documento presentado por JxCat asegura que el movimiento independentista "debe seguir avanzando". "Si se confirma la negativa a negociar, el futuro gobierno debe estar plenamente dispuesto a tomar, en respuesta, las decisiones unilaterales que corresponda", dijo Borràs.

En este sentido, tras una legislatura de conflicto entre JxCat y ERC por los riesgos judiciales que tomaba la mesa del Parlament, Junts asegura que "no aceptará injerencias políticas, ni jurídicas, ni administrativas contra la soberanía" de la cámara catalana. "Este compromiso debe suponer la asunción de riesgos y consecuencias de esta actitud de firmeza en un contexto de represión", ha aseverado la candidata, que ahora quiere que Esquerra y la CUP, a los que dijo que llamará si gana las elecciones para formar gobierno, se pronuncien sobre su rumbo.

Asimismo, Borràs ha prometido ahora "blindar" el ejercicio del derecho de expresión y manifestación, después de que durante la última legislatura la Generalitat se haya personado a través de Interior (en manos de JxCat) en varias causas contra manifestantes independentistas.

El expresidente Carles Puigdemont, que también ha participado en el acto, ha apelado al 1-O para asegurar que el independentismo puede "volver a ganar" al Estado. A su juicio, "no se puede construir nada" desde la "moral de la derrota y la rendición". Ha puesto de ejemplo varios hitos del exilio, como su toma de posesión como eurodiputado o las victorias judiciales en Alemania y Bélgica, y ha vuelto a apelar a los "indecisos" para que opten por la estrategia de Junts en lugar de la de Esquerra. "Desconfiad de los que dicen que ahora el 1-O ya no cuenta o ya no vale", ha remarcado.

Primera vez de los cuatro presos políticos juntos

Josep Rull, Joaquim Forn, Jordi Turull y Jordi Sánchez han aparecido por primera vez en campaña tras salir ayer de Lledoners y justo al día siguiente también de que el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya confirmara la fecha de las elecciones. Lo han hecho en el Arc de Triomf de Barcelona. "Hoy cuando me he levantado les he echado de menos", confesó Forn, ya que -como explicó Rull- suelen hacer cada mañana su "paseo carcelario" comentando la actualidad y lo que oyen en la televisión o en la radio por la mañana. Los ex consellers y Sánchez se encuentran en un régimen de semilibertad, pero no saben cuándo volverán a entrar en prisión: si la Fiscalía interpone un recurso, el juez de vigilancia penitenciario puede decretar de manera inmediata su cierre (en verano no duraron ni quince días en tercer grado).

Los presos políticos de JxCat en Arc de Triomf

"Necesitamos volver a la movilización del 1-O, necesitamos esto para volver a revalidar la mayoría", ha comenzado Forn -ha sido la primera vez que podía participar en un mitin presencialmente desde que entró en la cárcel-, mientras que Turull ha hecho una defensa de la "confrontación" con el Estado. "¿Alguien se piensa que los cambios llegan esperando a ser el 80%?", Ha protestado, lanzando un dardo a los republicanos de Oriol Junqueras y Pere Aragonès.

A su vez, Rull ha puesto énfasis en las políticas que a lo largo de los años se han implementado desde la Generalitat y que, como la ley de cambio climático, han acabado impugnadas por parte del Estado en el Tribunal Constitucional. "Tenemos un proyecto", ha reivindicado, además de reclamar las "herramientas" para llevarlo a la práctica. Desde el punto de vista de Jordi Sànchez, secretario general del partido y que, como Forn, tampoco había estado en campaña fuera de la prisión, una república catalana debe servir, entre otras cosas, para defender el catalán. "Tenemos que ser militantes insobornables [de la lengua catalana]", dijo, para dejar de "lado los complejos". Y es que este es uno de los ejes que Junts también quiere desplegar en campaña: volver a hacer bandera del uso de la lengua catalana.

stats