Judicialización
Política 09/03/2021

Puigdemont: "Un 42% de al Eurocámara ha dicho a España que esta no es la manera resolver las cosas"

Los eurodiputados de Junts recurrirán a la justicia europea y pedirán medidas cautelares para intentar que se suspenda la decisión

4 min
Los eurodiputados Toni Comín, Carles Puigdemont y Clara Ponsatí

BruselasUna derrota aritmética, pero una victoria política. Pocas horas después de que la Eurocámara haya retirado la inmunidad parlamentaria de Carles Puigdemont, Toni Comín y Clara Ponsatí, los tres europarlamentarios han comparecido en rueda de prensa para lamentar la decisión, pero también para interpretarla como una victoria política. "A pesar de la presión que han hecho las delegaciones españolas, que un 42% de este Parlamento no haya secundado el suplicatorio demuestra que si algo se ha enviado a España es un mensaje de que esta no es la manera de resolver las cosas", ha dicho el ex president de la Generalitat.

"Es evidente que ha pasado algo, se ha roto la solidez y confianza ciega, no lo bastante como para permitir que el Parlamento Europeo actúe al margen de intereses nacionales, pero es un aviso", ha asegurado el ex president.

Los de Junts han empezado dando las gracias a este 42% de la Eurocámara que ha rechazado retirarles la inmunidad. Cerca de 250 europarlamentarios han votado en contra, una cifra más alta de la esperada, según han admitido los tres eurodiputados, que han evitado valorar el apoyo recibido desde la ultraderecha, ya que partidos como el de Matteo Salvini o Marine Le Pen también han rechazado el suplicatori: "Es evidente que la ultraderecha más decisiva en este asunto es Vox", ha dicho Puigdemont, que ha recalcado que el apoyo mayoritario que han recibido ha venido de la izquierda de la cámara, con los Verdes y la Izquierda con los posicionamientos más claros en contra de dejarlos sin inmunidad.

Y, a pesar de la derrota en esta votación, los de Junts consideran que el independentismo ha "avanzado", según ha dicho el ex conseller Comín. Los exiliados han interpretado siempre esta votación en la Eurocámara como "un dilema" para Europa y, por eso, han asegurado que si bien ellos han perdido la inmunidad parlamentaria "la democracia europea también ha perdido". Comín ha rechazado que suponga un "fracaso" para el independentismo, porque se ha conseguido "poner el conflicto catalán en el centro del debate".

Hacia la justicia europea

El siguiente paso, que se espera que sea pronto, es que el equipo legal de los de Junts, que lidera Gonzalo Boye, presente un recurso al Tribunal General de la Unión Europa, pidiendo también medidas cautelares, como ha explicado el propio Puigdemont. La concesión de cautelares implicaría la suspensión del levantamiento de la inmunidad, pero ni el propio expresidente ha dado muchas opciones de éxito a las cautelares. Sí consideran que tienen fundamentos para tener éxito en el caso del recurso, que presentan denunciando irregularidades y politización del proceso en la Eurocámara.

En el nuevo episodio judicial que se abre también se está pendiente de las cuestiones prejudiciales pedidas por el juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena, que después del revés en la extradición del ex conseller Lluís Puig quiere concretar si la justicia belga se extralimitó al rechazar la extradición. Los de Junts aseguran que se pondrán a disposición de la justicia belga tan pronto como haga falta y, en el caso de Clara Ponsatí, también hay la opción de que acabe a disposición de Bélgica porque desde que es eurodiputada reside en el país aunque su caso está abierto en Escocia.

El independentismo carga contra el resultado desde Catalunya

Pocos minutos después de conocer el resultado de la votación del suplicatorio, el independentismo en bloque ha cargado contra el levantamiento de la inmunidad de Puigdemont, Comín y Ponsatí. Desde JxCat, sin embargo, se han quedado con la parte positiva del resultado: “Es una victoria moral incontestable" porque el 42% de los eurodiputados se han negado a apoyarlo y esto conlleva que el Estado "vuelve a recibir un correctivo en Europa", ha afirmado Laura Borràs.

Las críticas del soberanismo también se han centrado en el estado español. Desde Jordi Cuixart, que lo ha acusado de “seguir vulnerando derechos fundamentales”, hasta los comunes, que a través de Jéssica Albiach han apuntado que un Parlamento Europeo “tan dividido” tendría que “hacer reflexionar a algunos”. A pesar de condenar la retirada de los privilegios parlamentarios, el optimismo también ha sido un sentimiento compartido entre varias voces independentistas. Pere Aragonès, vicepresidente del Govern, se ha mostrado convencido de que Puigdemont, Comín y Ponsatí volverán a ganar la batalla "judicial". En esta línea, el abogado del ex president, Gonzalo Boye, ha dicho que "están tranquilos" y que llevan "dos años esperando a Llarena en el TJUE".

La CUP, en cambio, se ha centrado en cargar contra la Eurocámara, a la que ha acusado de estar "junto a la represión y contra la democracia y el ejercicio del derecho a la autodeterminación de un pueblo". Lo mismo ha hecho el ex president Quim Torra, que ha afirmado que la ”Europa de los pueblos nunca habría tomado la decisión de ningunear el voto de un millón de catalanes". Quien también ha tildado de ”injusticia” la retirada de la inmunidad ha sido Oriol Junqueras, que ha mostrado su apoyo a Puigdemont, Comín y Ponsatí entonando uno “no estáis solos”.  

Por su parte, el unionismo ha celebrado la decisión de la Eurocámara. El líder de Cs en Cataluña, Carlos Carrizosa, ha calificado de paso "importantísimo" para "desmontar la farsa del separatismo" que el Parlamento Europeo les haya levantado la inmunidad. A su vez, Alejandro Fernández, presidente del PP catalán, ha destacado que la Unión Europea es "el espacio de más calidad democrática del planeta".

stats