Política 26/03/2022

Francesc Xavier Vila: "Queremos que vuelvan a decidir el Govern y el Parlament, y no la justicia"

3 min

BarcelonaFrancesc Xavier Vila (Esplugues de Llobregat, 1966) es secretario de Política Lingüística de la Generalitat. Defiende el acuerdo para modificar la ley e intentar esquivar el Tribunal Superior de Justícia de Catalunya.

¿Cuál es la diferencia entre la ley de 1998 y el acuerdo del jueves?

— Si se lee con un poco de calma, se ve que se está manteniendo lo que teníamos en la ley de educación (LEC), que el catalán es la lengua vehicular normalmente empleada. Después está la coletilla en el que se reconoce que no es la única lengua que se utiliza en el sistema educativo, lo que es una evidencia y sale en los datos del Consejo Superior de Evaluación y en el estudio del Síndic de Greuges.

Pero ahora se dice que también se emplea el castellano en los términos que fijen los proyectos de cada centro.

— Aunque la ley del 98 o la propia LEC no mencionaran el castellano, el hecho es que las sentencias del TC de 1994, la sentencia del Estatuto, sentencias del Supremo y la propia sentencia del TSJC sí que dicen que el castellano tiene una función como lengua de aprendizaje. Sencillamente, se recoge lo que aparece en las sentencias plenamente vigentes.

¿No regularlo era una alternativa?

— La nueva ley desmonta el argumento del TSJC que dice que la Generalitat ha estado inactiva y esperamos que esto permita saltar la pantalla del 25% y que esta sentencia quede sin efecto.

Otra cosa es que esto acabe en el TC.

— El hecho de que esté pactada en Catalunya de manera transversal reduce la posibilidad de que sea así, pero esto podría pasar. Aun así, nos llevaría a un escenario de unos cuántos años que da, por lo tanto, un periodo de tiempo de una cierta estabilidad.

¿Esto que han hecho ustedes es un mal menor?

— Ahora mismo lo que queremos es que vuelvan a decidir el Govern y el Parlament, y no la justicia. Se ha intentado que sea el mejor acuerdo posible en las condiciones actuales.

¿Desobedecer es una opción?

— ¿Qué significa la desobediencia? Significa que los directores o los equipos directivos se tienen que quedar solos para decidir qué hacen ante la sentencia.

No, esto lo asume el 'conseller'.

— Esto no tiene por qué asumirlo el conseller, porque esto se dirige directamente en cada uno de los centros.

¿Este acuerdo es una rendija que debilita la escuela en catalán como dijo Puigdemont?

— Creo que esta interpretación proviene de una lectura apresurada y de una mala interpretación de las consecuencias de este acuerdo. Lo que hace este acuerdo es que los centros educativos tengan que asumir su responsabilidad de garantizar el dominio del catalán y el castellano mediante sus proyectos lingüísticos y tienen cierto margen de maniobra para actuar si el conocimiento de una de las dos lenguas es más bajo.

¿Pero esto en teoría no era así ya?

— Comparativamente, el sistema catalán está en lo alto a la hora de dotar con competencias en las dos lenguas, lo que no quiere decir que todos los alumnos acaben con unas competencias elevadas de las dos lenguas, sobre todo del catalán. Y, por lo tanto, hay un margen para mejorar.

¿Pondrán más inspectores?

— Educación ha pasado de una etapa en la que se decía que todo iba bien a una etapa donde se admite que muchas cosas van bien, pero hay muchas cosas que necesitamos mejorar. Se han generado grupos impulsores y este plan de fortalecimiento de la lengua que se ha ido anunciando y en el cual se está trabajando, pero se tendrán que mejorar los sistemas de evaluación de competencias lingüísticas.

Junts, la CUP y Plataforma per la Llengua no avalan ahora mismo el acuerdo. ¿Es reconducible?

— Creo que en algunos casos sí y en algunos casos no. Los actores que usted ha citado comparten un ideal que es el de la plena normalidad de la lengua catalana, pero en este caso había opiniones diferentes: hay quien cree que es importante proteger las escuelas, para que no caiga el peso de la desobediencia encima de cada uno de los centros educativos, y hay quien considera que esto no es tan importante porque de lo que se trata es de visibilizar que hay un conflicto con el Estado. Entre estas dos lecturas tenemos que ser suficientemente maduros para decir cuál es la que asumimos.

Si el TSJC va la semana que viene y dice que con esto no hay suficiente, ¿qué hacemos?

— Esto abriría un segundo escenario que querría decir que tienen razón las personas que creen que el tribunal en el fondo busca una confrontación.

¿Cree que Junts puede volver al acuerdo de ayer?

— Estoy convencido. La opción de la inacción y dejar que el peso de la justicia caiga encima de los centros educativos no es una opción adecuada a la hora de gobernar un país. Creo que lo que tienen que hacer las autoridades es dar un paso adelante, buscar fórmulas para que los centros educativos el lunes se sientan plenamente seguros, que tengan seguridad jurídica.

stats