La amenaza del Tribunal de Cuentas
Política 28/06/2021

Sánchez descarta dar instrucciones a la Abogacía del Estado sobre el Tribunal de Cuentas

Enfría las opciones de parar la causa mientras Irene Montero apuesta por hacer todo lo posible para eliminarla

4 min
El presidente del gobierno español, Pedro Sánchez, durante la cena del MWC con Pere Aragonés, Felip VI y Ada Colau.

MadridLa causa del Tribunal de Cuentas contra el independentismo por la acción exterior de la Generalitat de 2011 a 2017 se ha convertido en una patata caliente en el gobierno español que la Moncloa ahora mismo no tiene muy claro cómo abordar. Parecía que el ministro de Transportes y hombre de confianza de Pedro Sánchez, José Luis Ábalos, abría una vía la semana pasada para, de alguna manera, buscar maneras para suprimir la causa y evitar las fianzas millonarias que pueden recaer de forma inminente sobre ex miembros del Govern como el ex conseller Andreu Mas-Colell o el propio ex vicepresidente y líder de ERC, Oriol Junqueras, cuando se refirió a que se trataba de una "piedra en el camino" y que hacía falta "desempedrarlo", pero el presidente español, Pedro Sánchez, ha enfriado este lunes en una entrevista a la SER desde Barcelona las opciones de encontrar una salida a corto plazo y ha evitado cuestionar este órgano politizado.

En primer lugar, Sánchez ha remarcado que se trata de una "instancia administrativa" y no un órgano judicial, pero también ha subrayado que desde el gobierno español "respetan los trabajos" que hacen y que respetarán lo que resuelva. Aun así, ha subrayado que después está la posibilidad de recurrir la causa ante otros tribunales. Cuando le han preguntado específicamente sobre si la Moncloa se plantea dar instrucciones a la Abogacía del Estado, representada en la causa contra una cuarentena de cargos y ex cargos de la Generalitat que el martes están citados en el Tribunal de Cuentas para conocer la instrucción del gasto exterior de la Generalitat entre 2011 y 2017, ha descartado hacerlo rotundamente: "Nunca lo he hecho".

Su opinión contrasta con la de la ministra de Igualdad y número dos de Podemos, Irene Montero, que en una entrevista casi a la misma hora a TVE ha señalado que el gobierno español tiene que hacer todo lo posible para eliminar las causas contra el independentismo en el Tribunal de Cuentas y dejar "protagonismo absoluto" a "la política, el diálogo y el acuerdo". Por eso se ha mostrado partidaria de prescindir de "todo lo que sea eminentemente político" considerándolo "dificultades" y "piedras en un camino" que el gobierno español, ha dicho, sacará adelante "sí o sí".

De hecho, Sánchez ha querido puntualizar sobre el Tribunal de Cuentas que la decisión sobre la instrucción que se comunicará mañana martes a las partes "todavía se puede recurrir". Esto estará en manos tanto de la propia Abogacía del Estado –a quien Sánchez ha precisado que no dará instrucciones– como de la Fiscalía, las partes afectadas y la acción popular representada por Societat Civil Catalana. Hay que tener en cuenta que la investigación empezó a instancia de la entidad unionista, pero fue la Fiscalía y después la Abogacía del Estado las que decidieron sacarla adelante.

En este sentido, la vicepresidenta del gobierno español, Nadia Calviño, ha asegurado que la Moncloa no ha analizado las causas del Tribunal de Cuentas contra el independentismo: "No es un tema que tengamos estudiado", ha señalado en una entrevista a La 2 y Radio 4.

Rectificación sobre el indulto

Sánchez ha destinado buena parte de la entrevista a volver a hacer lo que la Moncloa denomina "pedagogía" sobre el indulto. Pero por primera vez ha aceptado que ha tenido que rectificar sobre la medida de gracia. "No niego que he cambiado de opinión", ha admitido una vez se le ha preguntado sobre sus palabras de 2019, pero en este sentido ha defendido que antes la herramienta tenía que ser el "castigo", con la aplicación del artículo 155 de la Constitución, y que ahora lo es "la concordia".

En este sentido, a un día de reunirse con Pere Aragonès y después de la imagen inédita los últimos años de la cena del Mobile World Congress con Felipe VI, el propio Sánchez y el president de la Generalitat –"Estamos en el camino de recuperar la normalidad constitucional", ha dicho sobre la foto–, ha insistido en que hace falta que la Generalitat deje de "invisibilizar" a la mitad de los catalanes. A efectos prácticos, para la Moncloa esto se traduce en el hecho de que el Govern reúna la mesa de partidos que impulsó el PSC la anterior legislatura –puesto que no se presentaron ni el PP ni Ciudadanos– y establezca un diálogo fluido con el jefe de la oposición, Salvador Illa.

En cuanto a la mesa de diálogo, Sánchez ha verbalizado por primera vez que no quiere que se siente Junqueras. Más allá de repetir que es una mesa entre gobiernos, ha subrayado que como representación "institucional" no puede haber una persona inhabilitada –el indulto mantiene la inhabilitación de los líderes independentistas–. También ha vuelto a cerrar la puerta a un referéndum pactado, así como a la amnistía, y ha defendido que se vote un "acuerdo" porque cree que un referéndum sería trasladar a los ciudadanos una responsabilidad política que no se ha sabido resolver.

La conferencia de presidentes, a finales de julio en Salamanca

Más allá de la reunión con Aragonès y el pleno del miércoles en el Congreso por los indultos, otra de las citas clave de julio para Sánchez será la reunión presencial de la conferencia de presidentes, que finalmente se celebrará en Salamanca la última semana de julio. Queda la incógnita de si participará Aragonès y cuál será la actitud de presidentes del PP como Isabel Díaz Ayuso. Sobre el papel de Pablo Casado, el presidente español ha lamentado que haga "la oposición más furibunda de Europa" y ha dado por hecho que en septiembre el PP, Vox y Ciudadanos apoyarán una nueva moción de censura.

La última cita será una remodelación del gobierno que de momento se especula entre los miembros del consejo de ministros pero a la que Sánchez ha quitado hierro, asegurando que ahora mismo "no es una prioridad" porque el objetivo principal es la vacunación y la salida de la crisis.

stats