Prostitución

El Congreso tumba la ley del PSOE contra el proxenetismo

Los socialistas lo habían fiado todo en el PP, que finalmente ha votado en contra con Sumar y los independentistas

3 min
Prostitución, el eterno debate que nadie se atreve a encarar

MadridAvanzar en la abolición de la prostitución es uno de los objetivos que se fijó la ministra de Igualdad socialista, Ana Redondo, al inicio de la legislatura por mucho que es una cuestión que divide al movimiento feminista y en la que el PSOE no cuenta con el soporte de gran parte de los aliados de la mayoría plurinacional. En la anterior legislatura, los socialistas consiguieron que el Congreso aprobara la toma en consideración de una proposición de ley contra el proxenetismo con los votos del PP y de parte de Unides Podem –los comunes se desmarcaron votando en contra–. Casi dos años después, el PSOE ha visto truncado su intento de recuperar esta iniciativa con la que pretendía dar un "primer paso" en "la erradicación" de la prostitución. Ni Sumar ni Podemos –que se ha abstenido– ni los populares han apoyado un texto prácticamente calcado al que dijeron en junio de 2022.

Por la mañana, el socio minoritario de la coalición ya había avanzado su no después de un debate interno en el seno del grupo parlamentario. A diferencia de la pasada legislatura, este espacio político ha consensuado oponerse en bloque a una iniciativa que considera "irresponsable" y "electoralista". "El PSOE había hecho una mala lectura si lo que pretendía era desgastarnos porque lo que ha hecho es hacernos madurar como espacio", ha dicho la diputada Gala Pin (comunes). Incluso IU –que a diferencia de los comunes, que son regulacionistas, defiende planteamientos abolicionistas– ha criticado la propuesta socialista. La diputada Engracia Rivera (IU) ha explicado que su partido "no renuncia a nada" diciendo no porque el planteamiento del PSOE es "punitivista y prohibicionista". "No va a la raíz del problema. No es integral", ha dicho Rivera sobre la "falta de medidas sociales y económicas" para las trabajadoras sexuales.

Las críticas de ERC, Junts, EH Bildu y el PNV han ido en la misma línea de advertir que la iniciativa del PSOE no lograría abolir la prostitución sino que lo que provocaría es abocar a las trabajadoras sexuales a una situación aún más mayor de desamparo y vulnerabilidad. "Enviarán las que ejercían en espacios regulados en la clandestinidad", ha afirmado la diputada Pilar Calvo (Juntos). Pilar Vallugera (ERC) ha argumentado que hasta que no haya una ley contra el tráfico de personas y una derogación de la ley de extranjería, no encontrarán a los republicanos "en ninguna penalización de ninguna estrategia económica de las mujeres". "Destrozamos vidas a golpe de Código Penal", avisó. La propuesta del PSOE se limita a modificar varios artículos del Código Penal para "castigar el proxenetismo de forma general, sin exigir la relación de explotación" de la persona prostituida. La proposición de ley introducía penas de prisión y multa para quienes "con ánimo de lucro promueva, favorezca o facilite la prostitución de otra persona, incluso con su consentimiento". También perseguía la tercería locativa, es decir, a los propietarios de los inmuebles en los que se ejerza.

El PSOE lo había fiado todo en el PP, que finalmente también ha votado en contra tras acusar a los socialistas de haber recuperado esta propuesta "como cortina de humo" con "fines electorales". Fuentes del partido remarcan que el PP no está en el Congreso "para salvar al gobierno de sus miserias" y recuerdan que la pasada legislatura sus votos sólo sirvieron "para guardar en un cajón" la propuesta, que no culminó el recorrido parlamentario . "Les pido que la retiren y negociemos una ley contra el tráfico de personas con fines de explotación sexual", ha expresado la diputada popular Ana Alós en el debate. Los socialistas rechazaron retirar una iniciativa "mucho de principios" para ellos y preferieron verla decaer. En declaraciones a los medios, Redondo ha reivindicado la "valentía" del PSOE y ha acusado al resto de formaciones de ser ellas las que están "haciendo campaña en lugar de pensar en las mujeres".

stats