Política 17/01/2022

Brian Bartés: "El Tsunami ha desaparecido y ha dejado a muchos activistas colgados"

4 min
Brian Bartes, activista independentista

BarcelonaBrian Bartés (1992) tiene este martes el primero de los dos juicios a los que se tendrá que enfrentar en los próximos meses. Después de los presos políticos y del activista informático Joel Muñoz, este joven de Mollet del Vallès es el independentista con una petición de prisión más elevada. La Fiscalía, pero también la Generalitat, que todavía está personada en la causa, le pide hasta 9 años y tres meses por las protestas del Tsunami en el Camp Nou el día del clásico de 2019 y del consejo de ministros en Barcelona de un año antes.

¿Cómo fue su detención el día de la acción del Tsunami en el Camp Nou?

— Respondí a la convocatoria de Tsunami como ya había hecho el día del aeropuerto y del corte de la frontera. Fui con un compañero del trabajo. Todo estaba muy tranquilo hasta que los Mossos cargaron. Los disturbios los provocaron ellos. Durante los incidentes, un chico al que no conocía se plantó en medio de la Travessera de les Corts para bloquear el paso de los furgones y la policía bajó y empezó a pegarle. La gente, como yo, se acercó para defenderlo porque no hacía nada y supongo que ahí me empezaron a seguir.

¿Lo detienen cuando se marchaba?

— En medio de las cargas perdí a mi compañero y decidí marcharme porque no me quería quedar solo. A la vuelta, un hombre vestido de paisano me cogió por la espalda y me dijo que fuera con él, pero le dije que no y entré en una calle, pero ahí cuatro agentes más de paisano me tiraron al suelo y me rompieron las gafas de la fuerza con la que lo hicieron. Me empezaron a hacer preguntas sobre un chico de una mochila amarilla al que no conocía de nada. Me tuvieron casi una hora encerrado en el coche y me cogió un ataque de ansiedad y empecé a dar golpes a la puerta porque me estaba ahogando. El médico me recetó una medicación que no me dieron hasta que llegó mi abogada, a pesar de que la pedí varias veces.

¿Cuántos días pasó en comisaría ?

— Tres días recibiendo un trato arrogante. El wáter estaba atascado y la celda se llenaba de orina y mierda y no lo arreglaban. Cuando salí, la abogada me informó de que me acusaban de atentado contra la autoridad, desórdenes públicos y lesiones leves y que me pedían tres años y medio de prisión. Yo no golpeé a nadie. De hecho, cuando la gente se acercó a la policía para defender al chico, me tropecé y me aparté para no hacerme daño.

Poco tiempo después lo imputan por otra causa.

— Dos meses después, un día que no fui a trabajar, los Mossos se presentaron a la oficina y pidieron mi teléfono y me llamaron para decirme que fuera a la comisaría más cercana para recibir una notificación. Un agente me confesó que hacía una semana que me seguían y, al no ir al trabajo, le preguntaron a mi jefe los motivos. La abogada me dijo que me esperara a ir con ella. Y menos mal que lo hice.

¿Por qué?

— No era una notificación, era una detención por los hechos del consejo de ministros. La segunda detención era fruto de la primera, sin antecedentes no me podían meter en la prisión y buscaban imágenes de otra manifestación para imputarme nuevos delitos. En aquella manifestación no me identificaron ni me detuvieron y me marché a casa tranquilamente. Y dos años después me detenían, no tiene ningún sentido. No me juzgan por unos hechos concretos, sino por unas ideas y por ejercer mi derecho a manifestarme.

¿Cómo afronta el primer juicio?

— Muy tranquilo porque sé los motivos reales de mi procesamiento. Pase lo que pase no estaré solo. Si entro en la prisión sé que afuera mucha gente me estará esperando y luchando para que pueda salir.

Le notificaron la fecha del segundo juicio durante la rueda de prensa que hizo el lunes para denunciar su caso.

— Dos agentes judiciales interrumpieron la rueda de prensa para entregarme una citación judicial cuando lo tendría que haber recibido en casa. Tengo un domicilio conocido y respondo a las llamadas. Es una intimidación en toda regla. A ocho días del juicio se ve clara la intención. Este segundo juicio será el 12 de mayo.

¿Cómo valora la respuesta del Tsunami?

— Fatal. Se ofrecieron para dar apoyo económico y legal a los represaliados y lo pedí. Me dijeron que me esperara, que estaban con la causa de la Jonquera, pero la respuesta no ha llegado nunca. Su correo ya no funciona. Ha desaparecido y ha dejado a muchos activistas colgados.

¿Y la de la Generalitat?

— No puede potenciar el movimiento y después presentarse como acusación. En mi primera causa me acusó por desórdenes públicos, un cargo que la Fiscalía no había pedido. Y ahora gracias a la Generalitat puedo entrar en la prisión porque el abogado privado del mosso ha heredado el escrito de acusación de la Generalitat, que formalmente no ha dicho que se retira todavía de la causa, que incluye desórdenes públicos. Si la pena era de dos años máximo, que no implica prisión si no tienes antecedentes, al acusarme por desórdenes públicos sube a tres años y tres meses. Me estoy enfrentando a 9 años y 3 meses de prisión para responder a un llamamiento de nuestras instituciones y yo no he hecho daño a nadie.

stats