Turismo
Sociedad 26/06/2021

Atraca en Barcelona el primer crucero desde el inicio de la pandemia

El barco ha llegado con 1.500 turistas y embarcarán 500 más antes de continuar la ruta

Ara
3 min
El MSC Grandiosa, el primer buque al llegar esta mañana al puerto de Barcelona.

BarcelonaEl Puerto de Barcelona ha reiniciado la actividad de cruceros internacionales este sábado, con la llegada del primer barco después de catorce meses de parada por la pandemia. Un barco de MSC ha llegado a puerto a las seis de la mañana con 1.500 turistas que han embarcado en puertos italianos. Se trata sobre todo de viajeros italianos y también algunos alemanes. En Barcelona, además, embarcarán 500 viajeros más antes de que el barco retome su ruta esta tarde. A pesar de que no hay todavía una previsión concreta de cómo continuará esta reanudación de la actividad, el Puerto de Barcelona prevé nuevas escalas a partir del mes de julio, con las compañías Tui, Costa y Aida. En agosto llegarán también las norteamericanas Royal Caribbean y Norwegian.

La reanudación de la actividad será gradual y en ningún caso se llegará a las cifras de 2019, cuando Barcelona recibió 850 cruceros y 3,2 millones de pasajeros, según ha destacado este sábado la subdirectora general de comercial y marketing del Puerto de Barcelona, Carla Salvadó. “Somos conscientes de nuestra responsabilidad para garantizar la salud pública y consideramos que la reanudación de la actividad se tenía que hacer cuando las cifras de contagios y de vacunación en el estado español lo permitieran”, ha apuntado Salvadó. El impacto de los cruceros en un año normal es, en Barcelona, de 9.000 puestos de trabajo y 1.000 millones de euros de impacto económico.

La apertura del sector se anunció el 7 de junio y en las últimas semanas las navieras están reprogramando sus rutas para poder incluir Barcelona. La primera que lo ha hecho es MSC, que desde agosto de 2020 ya hacía cruceros con rutas nacionales por Italia y Grecia con algunos de sus barcos y que este sábado ha hecho parada en la capital catalana con Grandiosa. El barco, que ya ha circulado por Génova, Civitavecchia, Nápoles, Palermo y Malta, parará también en Liorna y Valencia a partir del 30 de junio. "Confiamos mucho en el interés de los clientes en volver a viajar. La demanda está a niveles de 2019", ha afirmado el director general de MSC en España, Fernando Pacheco.

Medidas de higiene y rastreo de pasajeros

El protocolo que seguirá el Puerto de Barcelona lo establece Sanitat Exterior, que depende del ministerio de Sanidad. Además de medidas de higiene básicas, como el uso de mascarilla, gel hidroalcohólico o distancia de seguridad, las compañías de cruceros están obligadas a informar sobre su plan de salud y garantizar su implantación. Esto incluye información específica sobre los medios sanitarios de los que dispone el barco y capacidad de diagnóstico a bordo, pero también sobre los procedimientos de la compañía antes de embarcar viajeros.

Las medidas covid-19 también son el principal cambio que afecta la vida a bordo de los cruceros. Entre otras medidas, toda la tripulación de MSC está vacunada y los clientes se tienen que hacer al menos tres test de antígenos: 48 horas antes de la salida, a la embarcar y al desembarcar en el puerto de destino. A pesar de que desde la compañía aseguran que las medidas permiten disfrutar de la experiencia sin prácticamente "limitaciones", las excursiones, por ejemplo, son en grupos burbuja y no se puede bajar del barco libremente, fuera del circuito de las excursiones. Además, para evitar la propagación del virus, todos los pasajeros llevan una pulsera que les localiza y facilita su rastreo.

Para garantizar las distancias, el aforo está limitado al 70%, a pesar de que en este primer crucero de MSC con parada en Barcelona la ocupación está alrededor del 50%. El objetivo de la compañía es que en agosto embarquen en Barcelona unos 1.000 pasajeros semanalmente, respecto a los 500 que lo han hecho este sábado.

stats