Sociedad 24/07/2021

Teresa Jordà: «Tenemos que hacer compatible El Prat y la Ricarda, pero de momento solo hemos visto un 'powerpoint'»

5 min

La consellera de Acción Climática, Alimentación y Agenda Rural, Teresa Jordà, repasa con Antoni Bassas los principales temas que tiene sobre la mesa su departamento. Desde la ampliación de El Prat hasta la contaminación, pasando por el reto de combatir y adaptar Catalunya a la realidad de la emergencia climática.

Hemos visto un nuevo incendio en el Empordà, esta vez en la zona boscosa del Montgrí.

— Estamos en un momento en que se acumulan la sequía, la baja humedad, las altas temperaturas y el viento, y sobre todo en el Empordà. Hace falta máxima precaución, porque ya multiplicamos por 15 las hectáreas quemadas el año pasado: fueron 70 y vamos por encima de las mil. La situación es extremadamente delicada y este fin de semana es muy clave.

Han anunciado un plan de 60 millones para prevenir incendios. Hay que planificar el paisaje y lo tenemos que adaptar a las nuevas circunstancias medioambientales. ¿Qué piensan hacer?

— El Govern está trabajando para conseguir nuevos presupuestos y nosotros pediremos esto. En el Cap de Creus se quemaron 400 hectáreas, que es muchísimo, pero se podían haber quemado 3.000. Evidentemente hay que agradecer la intervención fantástica de todos los equipos en la extinción, pero además tuvimos suerte de que ahí tenemos pastos, cultivos y franjas de protección. Esto es muy importante, porque cada vez que perdemos cultivos y pastos quiere decir más arbustos, más bosque y más combustible, que en una situación de emergencia climática es un polvorín. Tenemos que ser capaces de exportar esto por todas partes.

Esta semana la cancillera Merkel, después de las inundaciones, decía que hay que acelerar el ritmo de las medidas para luchar contra el cambio climático. ¿Podemos esperar también un gran despliegue presupuestario de su departamento?  

— Esperémoslo, porque no se entendería de ninguna otra manera. Ahora empezaremos a recaudar el impuesto del CO2, por ejemplo. Este año recaudaremos unos 67 millones de euros, el año que viene unos 150, y todo el dinero tiene que ir dirigido a mitigar y adaptarnos al cambio climático. La CE nos ha dicho que en 2035 todos los coches que se venden tendrían que ser eléctricos. 2035 es pasado mañana, por lo tanto, quiere decir que nos tenemos que poner mucho las pilas. 

¿Cómo se hace esta transición sin que haya una revuelta social? Muchos de estos impuestos van a parar a bolsillos de gente que estira el coche porque no se puede comprar uno nuevo o bien vive en zonas donde no hay conexiones de transporte público.

— Esto lo tenemos que tener siempre en cuenta, por cualquier política que se haga. Pero no tenemos que prever ninguna revuelta, sino ser capaces de concienciar y que la ciudadanía nos acompañe en esta transición.

Hablando de transición, en renovables vamos muy atrasados. Se han comprometido a retocar el decreto para exigir proyectos pactados con la propiedad del terreno, que se informe a los ayuntamientos y que se blinden las zonas agrícolas. ¿Así los parques no acaban yendo siempre a las Terres de l'Ebre?

— No. Lo que queremos es que el territorio sea un actor más, no un instrumento, el territorio no son un montón de hectáreas y basta: vive gente. Estoy convencida de que tiene que ser una oportunidad, pero lo tenemos que hacer bien. Queremos aportar soluciones, y seguro que esto irá a una velocidad mucho más rápida, porque queremos modificar este decreto antes de Todos los Santos, que esto son cuatro días. Te has olvidado de apuntar que también queremos acelerar en las zonas urbanizadas desarrolladas o no, donde podremos poner placas, e impulsar las comunidades energéticas y el autoconsumo, que es vital, porque esto nos puede solucionar también el precio de la luz y el bolsillo.

Tal vez no ha habido suficiente valentía política. Cuando la gente dice "Aquí no", bueno, en algún lugar se tienen que poner.

— El territorio tiene que entender que lo tenemos que hacer y que hay de participar, porque al final queremos que este modelo sea transformador socialmente y económicamente.

Pero te estropea el paisaje. 

— Esto ya es un tema muy subjetivo. Tenemos que ser capaces de hacerlo, si queremos desconectarnos de las nucleares, bajar emisiones y continuar poniendo en marcha el aire acondicionado.

Sobre el debate de la ampliación de la tercera pista del aeropuerto de El Prat, hoy el ARA ha publicado que la Generalitat está más cerca del sí que del no. ¿Hay una parte del gobierno que ya está diciendo claramente que sí a la inversión y una parte del gobierno, en este caso usted, que está diciendo que no? 

— No. El vicepresidente Jordi Puigneró coincide perfectamente conmigo en que tenemos que preservar la biodiversidad en esta zona del delta del Llobregat. Las cosas se tienen que hacer con rigor y con datos, y por eso esperamos las conclusiones de los trabajos. 

¿Es compatible proteger la Ricarda y hacer la ampliación de la pista? 

— Es lo que tienen que decir los estudios. Todo puede ser compatible, por algo existen alternativas, y quizás esta es la más fácil y yo lo que digo es busquemos la que nos contente a todos.

Normalmente la queja era "Aena no invierte" e impide al aeropuerto de Barcelona ser un 'hub '. 

— Sí, estoy de acuerdo. Por eso digo que tenemos que hacerlo compatible, pero de momento solo hemos visto un powerpoint.

¿Hasta cuándo tienen tiempo? Porque tienen que dar una respuesta a Aena, ¿no? 

— Es verdad que vamos mal con el tema de entrar en Dora, que es este plan de inversión de Aena. Pero yo entiendo que esto no nos hipoteca a hacer la ampliación tanto sí como no o, en todo caso, hacerla de una determinada manera. Tiempo tendremos para hacerla de las mejores de las maneras. Estoy convencida de que esto lo decidirá Europa.

Europa también ha advertido de la contaminación de aguas subterráneas de los purines de las granjas. Ustedes aprobaron una moratoria que impide nuevas granjas de cerdos en una sexagésima de municipios. ¿Qué efecto ha tenido la medida? 

— Ha tenido, lo que pasa es que nos hemos quedado cortos, nos falta tiempo, han pasado dos años y por eso ahora lo hemos tenido que alargar más, este decreto, que también incluye la declaración anual de todos los empresarios ganaderos sobre los purines que generan y cómo los gestionan. Lo que tenemos que hacer es reconvertir todo esto en plantas de compostaje y hacer festilizante orgánico. El sector está con las pilas muy bien puestas y nosotros no podemos hacer otra cosa que acompañarles. 

Desde el 3 de julio no se pueden vender productos de plástico desechable, según la UE. Pero nos falta la ley catalana que asuma la directiva.

— El estado español no ha transpuesto todavía la directiva, y por más que nosotros la tuviéramos hecha, que no lo está, tampoco podríamos sancionar. Vamos tarde. Trabajamos en la ley de embalajes y también en la de residuos, que es importantísima. Había un borrador hecho que nos parecía muy poco ambicioso. Nos hemos comprometido a tenerla en el ecuador de legislatura.

¿Se plantean aquello que se había hecho, yo todavía me acuerdo, de pagar el envase y después cuando lo devuelves te devuelven unos céntimos? 

— Sería fantástico. Esta es la idea, y trabajamos en esta dirección. 

stats