Sociedad 16/06/2021

Educación rechaza bajar la exigencia de las pruebas para ser maestro pero pide "reformas"

Cambray dice que los retos de la legislatura son consolidar la FP y la gratuidad de las guarderías

3 min
El consejero de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, durante la atención a los medios.

BarcelonaPreocupación en el sector educativo por los "alarmantes" resultados de las pruebas de aptitud personal (PAP), necesarias para acceder a los grados de educación, después de que la mitad de los aspirantes a maestro las hayan suspendido y, por lo tanto, no tengan el nivel mínimo para serlo, tal como ha explicado el ARA con los datos de Unportal. El conseller de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, ha asegurado que la solución no puede ser bajar la exigencia de estas pruebas. De hecho, los exámenes tienen "un nivel de complejidad que la mayoría de los estudiantes de ESO tendrían que superar sin dificultades", según los coordinadores de las pruebas.

Ahora bien, Cambray sí ha abierto la puerta a revisar las PAP. Ha hablado, concretamente, de "reformar su funcionamiento". "Necesitamos los mejores maestros y no bajaremos la exigencia de las pruebas, pero tenemos que ver cómo reformamos su funcionamiento", se ha limitado a decir. A pesar de que no ha dado más detalles, los propios organizadores de las PAP hace tiempo que piden que las pruebas previas evalúen también la empatía o la asertividad y aseguran que el mejor mecanismo sería una entrevista personal.

En cualquier caso, el departamento de Educación no es quien tiene la última palabra sobre las PAP. La preparación y organización de las pruebas recae en el Consejo Interuniversitario de Catalunya, el órgano de coordinación del sistema universitario catalán formado por el Govern –ahora, por representantes del departamento de Investigación y Universidades – y por las universidades catalanas. El mismo organismo se ocupa también de las pruebas de acceso a la universidad (la selectividad) o de elaborar la programación y la oferta de grados y másteres.

Cambray ficha a directores de centros y crea la dirección general de alumnado

Cambray ha hecho estas declaraciones en un acto para presentar a su nuevo equipo, donde hay una fuerte presencia de directores de centros. En total, habrá siete mujeres y tres hombres, de los cuales solo dos nombres se repiten de la anterior conselleria (la directora general de currículum, Maite Aymerich, y la de centros concertados y privados, Pilar Contreras). Las caras nuevas en el departamento de Educación serán: Àngel Luis Miguel, que se ocupará de la dirección general de formación profesional inicial y enseñanzas de régimen especial, y que hasta ahora era director del Institut Pere Martillo de Tarragona; Raquel Garcia, que deja la dirección de la escuela Joaquim Ruyra del Hospitalet para ser directora general de atención a la familia y a la comunidad educativa, y Laura Alegre, que pasa de ser directora de La Serreta de Rubí a subdirectora de función directiva y liderazgo pedagógico.

El nuevo equipo del departamento de Educación

También se incorporan como directora general de profesorado y personal de centros públicos Dolors Colell, que hasta ahora era delegada en los servicios territoriales de la Catalunya Central y también ha sido directora de instituto, y Jean-Marc Segarra, nuevo director general de centros públicos, también con experiencia en el territorio. Ya se habían anunciado los fichajes de Núria Mora, hasta ahora directora del instituto escuela Catalunya de Sant Cugat y ahora secretaria de políticas educativas (que pasará a decirse transformación educativa), y de Joan Cuevas, investigador en la Fundació Bofill que a partir de ahora ocupará la dirección general de innovación, investigación y cultura digital. Entre las novedades, destaca la creación de la dirección general de alumnado para escuchar a los estudiantes "en todos los ámbitos de su proceso de aprendizaje", a pesar de que todavía no se sabe quién liderará esta dirección general.

Entre los retos más inmediatos del nuevo departamento está la aprobación de un nuevo currículum de primero de bachillerato el curso 2022-23, para que esta etapa sea "más competencial y no sirva sólo para preparar la selectividad", la apuesta por la formación profesional y avanzar hacia la gratuidad de la etapa 0-3 años.

stats