Educación
Sociedad  /  Educación 15/03/2022

Huelga en los centros educativos: los sindicatos hablan de un seguimiento del 60% y el Govern lo rebaja a la mitad

Los docentes defienden que la movilización es "histórica" y critican unos servicios mínimos "abusivos"

5 min
Manifestación de docentes en los Jardinets de Gràcia

BarcelonaPrimera jornada de huelga de las cinco que hay convocadas en los centros educativos para este mes de marzo. La escuela ha hecho un llamamiento a la participación masiva para protestar contra las políticas del conseller Josep-Gonzàlez Cambray y para reclamar mejoras al sector. Y de momento el sindicato USTEC ya asegura que la jornada está superando las previsiones y que la manifestación de hoy, que ha empezado a las 11.30 en los Jardinets de Gràcia supera las previsiones y es multitudinaria. Los sindicatos cifran el seguimiento en el 60% en el conjunto de los centros y Aspepc, un sindicato de profesores de instituto, lo eleva al 75%: "Un seguimiento arrolladoramente mayoritario". La conselleria, en cambio, ha rebajado a la mitad los datos y apunta que el seguimiento se sitúa en el 31,3% en los centros públicos, según los datos comunicados por el 87,5% de los centros. En los concertados, el seguimiento de la huelga, según el Govern, es del 8,7%, unos datos que extraen e la comunicación que han hecho el 69,7% de los centros. Los sindicatos defienden que si no ha habido más seguimiento es por los servicios mínimos "abusivos", pero aun así aseguran que la manifestación es "histórica" y la huelga "muy masiva".

“Hace mucho tiempo que los sindicatos de educación no nos poníamos tan de acuerdo, y ahora nos hemos unido”, ha dicho la portavoz de esta USTEC antes de que empezara la manifestación, que avanza a ritmo de Tanxungueiras y Ay mama. Las proclamas más coreadas son "Cambray dimisión" y "Basta imposiciones". La marcha avanza por la Diagonal y acabará en la sede de la conselleria de Educación. Allí furgonetas de los Mossos d'Esquadra custodiaban la entrada al edificio. Ante la entrada, media docena de tiendas de campaña y muchas pancartas animaban a los manifestantes a seguir con sus proclamas. Según la Guàrdia Urbana, la protesta ha juntado a unas 22.000 personas, que han recorrido el centro de Barcelona. El sindicato CCOO, sin embargo, calcula que la participación ha sido más alta y eleva la cifra hasta las 40.000 personas.

La cabecera de la manifestación

Al llegar a la conselleria se han vivido momentos de tensión cuando los agentes de los Mossos no han dejado a los manifestantes acercarse a la entrada del edificio. Finalmente, sobre las dos de la tarde, siete delegados sindicales, uno de cada organización, han podido acceder al edificio para reunirse con el conseller Cambray.

A primera hora ya se han podido ver algunos docentes movilizados que han empezados a hacer piquetes y se han organizado para ir conjuntamente a la manifestación. Paralelamente, muchos alumnos han continuado acudiendo a los centros, donde se han encontrado solo con algunos profesores, que estaban cubriendo los servicios mínimos. Es el caso de una escuela del barrio de Sant Antoni de Barcelona, donde se ha llegado a un 100% de seguimiento de la huelga y los ocho maestros que cubren los servicios mínimos van con camisetas con el lema “La educación no se improvisa”. El director del centro asegura que el claustro está “indignado” por las medidas anunciadas deprisa y corriendo por el departamento. Su situación se podría repetir en muchos centros de la capital catalana, puesto que, a diferencia de otras paradas, esta vez todos los centros públicos de Barcelona han acordado movilizarse, al menos el primer día. Se han sumado también las direcciones de comarcas de Girona, Tarragona, el Penedès, el Maresme y el Vallès Occidental, entre otros, en una contestación que no se había visto ni en los peores momentos de los recortes. 

En las guarderías, en cambio, donde los servicios mínimos marcan que tiene que estar el 50% de la plantilla, el seguimiento es a esta hora más bajo. De hecho, en la Escola Municipal Els Tres Tombs, también en el barrio de Sant Antoni, el seguimiento de la huelga es prácticamente nulo y las familias han dejado a los niños como harían en cualquier otro día laborable. En la mayoría de guarderías privadas el funcionamiento también es el habitual.

Diálogo parado

El pulso entre los docentes y la conselleria es evidente. A primera hora de la mañana, el departamento de Educación ya ha hecho un llamamiento a los sindicatos para que se vuelvan a sentar en la mesa de negociación. La directora general de Profesorado, Dolors Collell, les ha pedido diálogo y ha asegurado, en declaraciones a Catalunya Ràdio, que quieren trabajar para lograr un "gran acuerdo". El departamento entiende que no está justificada la petición que hacen los sindicatos de aplazar un año el adelanto del inicio de curso, pero remarca que sí que están dispuestos a escuchar propuestas sobre aspectos como la jornada intensiva propuesta para septiembre. "Estamos abiertos a hacerlo mejor", ha dicho, y ha añadido que mantienen todos los canales de comunicación. 

Collell ha expresado que entienden el cansancio y la "fatiga pandémica" que han vivido los docentes, pero ha lamentado que la convocatoria de cinco días de huelga vuelva a incidir sobre los alumnos. La representante del departamento ha reconocido que les gustaría que se desconvocaran las jornadas de parón, pero ha añadido que cada cual se hace responsable de su parte: "Nosotros estamos abiertos a la mesa y a trabajar por un acuerdo".

Los sindicatos no han tardado en contestar. "Queremos una propuesta que se pueda negociar desde abajo", ha dicho Iolanda Segura, portavoz del sindicato USTEC. Segura ha remarcado que no tienen intención de seguir dialogando si no les plantean una propuesta concreta: "No vendremos a perder el tiempo, que vengan con una propuesta en firme que se pueda negociar desde abajo" para construir “desde cero” y discutiendo "punto por punto". "Se han acumulado tantas cosas que tienen muchos deberes por hacer y no cederemos en ninguno", ha avisado. La USTEC también ha criticado que se diga que se tienen que hacer cambios en el calendario escolar porque es una demanda de parte de la sociedad: "Eso no justifica que tenga que haber un cambio". Y ha insistido en criticar la "soberbia" del conseller al anunciar las medidas. 

Otro aspecto que ha indignado todavía más a los docentes en las últimas horas ha sido la resolución de los servicios mínimos. El Govern ha establecido más presencia de personal en los centros que en anteriores parones , concretamente un miembro del equipo directivo, un docente por cada tres aulas en infantil, primaria y también en la ESO, y el 50% de la plantilla en las guarderías y centros de educación especial, así como en extraescolares y el comedor. El lunes los sindicatos lamentaron especialmente la asimilación del servicio público de ESO a la educación infantil y primaria; por un lado, porque dicen que "no es lo mismo el alumnado de 3 años que el de 16", y por otro, porque este alumnado "no está en situación de estar desatendido en caso de no asistir al centro".

Los motivos de la huelga

La de este martes es la primera de cinco jornadas reivindicativas. Esta primera tanda de protestas durará hasta el jueves (los días 15, 16 y 17 de marzo) y también se repetirá los días 29 y 30. Además, el día 23 hay un nuevo parón previsto en defensa del catalán en la escuela. Los sindicatos aseguran que el adelanto del curso escolar, que se hizo sin consensuar previamente con el sector, “es la gota que ha colmado el vaso” de su descontento, pero también suman viejas demandas como por ejemplo la inversión del 6% del PIB en educación (tal como marca la ley), mejoras laborales (como por ejemplo eliminar los tercios de jornada o estabilizar las plantillas), más personal para reducir las ratios y cobertura legal para no tener que aplicar la sentencia del 25% de castellano en los centros, un tema por el cual también se ha destinado un día entero de huelga, el 23. 

stats