Successos
Sociedad 22/02/2022

El incendio que ha calcinado 400 hectáreas en Roses lo habría causado un fuego agrícola mal apagado

Hasta 40 dotaciones de bomberos han trabajado toda la noche en la extinción de las llamas, que han avanzado empujadas por la tramontana

4 min
Un hidroavión durante las tareas de extinción del fuego en Roses

RosasUna quema de restos de vegetación mal apagada. Esta es la principal hipótesis sobre el origen del fuego de Roses que ha calcinado unas 400 hectáreas de masa forestal del Cap de Creus, según los Agentes Rurals. Los bomberos continúan remojando la zona y ahora les preocupa el flanco derecho, situado en la zona de cala Montjoi, por los resurgimientos que el viento va provocando. Aún así, el cuerpo de emergencias espera estabilizarlo y controlarlo en las próximas horas si la tramontana no les vuelve a dar la lata. “Era la crónica de una muerte anunciada: estaba todo tan seco que ya hacía días que veíamos que habría un incendio”, lamenta Jordi, un vecino de Roses que cada día pasea por la zona que ahora ha quedado calcinada. Según datos de los cuerpos de emergencias, hace más de 80 días que no llueve más de cinco litros de agua en este espacio. La sequía y el viento han hecho que las llamas avanzaran sin freno durante la noche.

Las primeras investigaciones apuntan a que las llamas se habrían originado en una zona boscosa donde se llega a través de un camino que une la urbanización Mas Olivar y el Pic de l'Àliga. Muchos de los vecinos casi no han podido dormir: hacia las diez y cuarto de la noche los servicios de emergencias recibieron el aviso del incendio y rápidamente llegaron camiones de los Bomberos haciendo sonar las sirenas. “Entre las doce y la una salimos muchos afuera, era una situación angustiosa e inquietante porque veíamos que el fuego estaba muy cerca. Pero después cambió el viento y el fuego subió montaña arriba, hacia cala Montjoi, y respiramos tranquilos”, explicaba esta mañana Toni, uno de los habitantes de Mas Olivar.

En el espacio donde se habría originado el incendio hay el mas de l'Alzeda, que está abandonado y en ruinas desde hace años. Según dos vecinos, Francisco y Rosa, por esta zona suelen pasar ciclistas y excursionistas. "Siempre pasa mucha gente que quiere ir al Pic de l'Àliga, pero no vive nadie, por allí. Y me extraña mucho que alguien haya ido allí a quemar restos vegetales", dice el hombre. Ella recuerda que en la zona del cortijo hay "muchos olivos secos y medio muertos", que "seguro que han ayudado a hacer avanzar las llamas".

Los bomberos continúan remojando zonas que humean, como el espacio entre el cap Blanc y la cala Rostella de Roses, donde se ve que sale humo.

Investigación en curso

El jefe de los Agentes Rurales en el Alt Empordà, Xavi Rodríguez, ha explicado que los primeros datos recogidos por los investigadores en la zona donde se originó el fuego apuntan a una quema de restos vegetales que no se habría apagado bien. “Estamos trabajando con esta hipótesis, pero todavía no podemos confirmarla”, ha puntualizado. Ahora el cuerpo está intentando averiguar si la quema se había comunicado –en esta época del año no hay que pedir autorización– y si se hizo antes o después de que se pusiera en marcha el Plan Alfa 2. 

De hecho, el responsable del Alt Empordà de los Agentes Rurales ha concretado que no saben si el fuego se habría creado a media mañana –cuando ya estaba activada la alerta– o si era una quema anterior y habían quedado brasas encendidas, que el viento habría reavivado, puesto que hubo ráfagas y golpes “de entre 80 y 100 kilómetros por hora”, según Rodríguez. 

El cuerpo ha rebajado el número de hectáreas afectadas calculadas por la mañana, y las cifra entre 390 y 395, de las cuales 388 son dentro del Parque Natural del Cap de Creus. Su director, Ponç Feliu, ha concretado que una parte del espacio calcinado está catalogado como Paraje Natural de Interés Nacional (PNIN), pero que, sobre todo, ha quemado vegetación arbustiva. “La parte positiva es que como se ha producido en pleno invierno no ha supuesto graves problemas para las aves y los reptiles. Además, el perímetro está rodeado de viñas y pastos, que han hecho de cortafuegos naturales”, ha subrayado.

Larga noche de trabajo

Durante toda la noche un centenar de bomberos han estado trabajando sobre el terreno para intentar evitar que el fuego, empujado por la fuerte tramontana, continuara avanzando, y lo han hecho vigilando especialmente las zonas habitadas. “La propagación ha sido muy rápida, el fuego ha hecho muchos saltos”, ha explicado el jefe de intervención de los Bomberos, Santi Lleonart, a primera hora de la mañana. Con la luz del sol, el cuerpo de emergencias ha podido incorporar medios aéreos en las tareas de extinción, a pesar de que en determinados momentos el viento complicaba su actuación, puesto que hacía más difícil que los pilotos pudieran calcular dónde tenían que soltar el agua para que llegara a los puntos calientes, que han estado humeando durante la mañana y el mediodía.

Por precaución ayer por la noche se evacuaron tres personas de una misma familia y se confinaron 14 personas más en un hotel, muchas de las que eran trabajadores de la Ciudad de Vacaciones Cala Montjoi. Además, se ha cortado la carretera GI-614, de Roses a Cadaqués, según ha informado el Servei Català de Trànsit.

El incendio de Roses.
stats