Vivienda
Sociedad 14/01/2022

Indignación después de 15 días a oscuras en un bloque del Ayuntamiento en el Raval

Un incendio afectó a toda la finca y ahora se empieza a realojar a las familias que viven en los pisos sociales

Quim Riera
3 min
Vecinos de la finca afectada hablando a la escalera

BarcelonaQuince días sin luz y viviendo en unas condiciones "indignas". Así resumen los vecinos de un bloque de propiedad municipal en el Raval lo que han vivido desde que en Nochevieja un incendio afectara a todo el edificio y los dejara sin suministro eléctrico hasta hoy, que el Ayuntamiento de Barcelona ha empezado a realojar a las familias afectadas para poder reparar la avería, que va para largo. El fuego se inició en el cuadro eléctrico del primer piso, junto al ascensor, y desde entonces toda la finca ha sobrevivido a oscuras.

"Desde del incendio vivimos en unas condiciones desastrosas, no podemos guardar comida en la nevera y hemos tenido que tirar lo que teníamos, y desde que se pone el sol estamos casi a oscuras. Es indigno", relata Maria Dolors, una vecina que vive en el edificio desde hace doce años. Tiene un gran moratón en el ojo derecho y otro en la rodilla izquierda. "El otro día me caí en la habitación, a oscuras, y ahora voy con un moratón en media cara y me duele la rodilla cuando ando; no se puede vivir así", afirma.

En la finca, propiedad del Ayuntamiento, había 48 viviendas sociales, otras ocupadas por gente necesitada y otras por gente "problemática", según afirman algunos vecinos. La convivencia no siempre ha sido fácil: "Yo no he tenido problemas con nadie porque no me meto donde no me llaman, pero sí que es cierto que ha habido algunos enfrentamientos entre residentes", añade Maria Dolors.

Una trabajadora del Ayuntamiento de Barcelona atendiendo a los residents de la escalera que lleva 15 días sin luz por un incendio
Un vecino cargando con bolsas y maleta bajando por las escaleras de la finca afectada por un incendio en el Raval de Barcelona

Desde hoy el gobierno municipal está realojando a los vecinos en pisos y aparthotels, algunos de fuera del Raval, y la gran mayoría de los vecinos no ponen ningún inconveniente en dejar el inmueble. Aun así, todavía quedan algunos, como Maria Dolors o los okupas que desde hace tiempo se han instalado en algunas viviendas del edificio. Es por este motivo que hay dos vigilantes de seguridad privada a la entrada de la finca. "Nos ha contratado el Ayuntamiento para vigilar que no okupen más pisos y para que no haya problemas de convivencia estos días mientras los vecinos van marchando. De aquí a poco nos han dicho que vendrán los Mossos a desalojar a la gente que queda", adelanta uno de los vigilantes.

Todos los ocupantes de la finca serán realojados, pero se tendrán en cuenta diferentes criterios según sí son inquilinos o si están okupando una vivienda. "Estamos ofreciendo alternativas a todo el mundo, a los residentes que estaban de alquiler y también a los okupas. Aun así, no se seguirán los mismos criterios en los dos casos: a los okupas se les realojará teniendo en cuenta su situación social, económica y familiar", explican desde el Ayuntamiento .

La situación del inmueble antes del incendio ya era complicada. El fuego ha sido el último incidente, seguramente el más grave, en una finca donde los problemas vienen de lejos y donde los inquilinos más antiguos reprochan al Ayuntamiento no haber frenado el deterioro y los problemas de convivencia con los cuales conviven desde hace años.

stats