Sociedad 30/06/2021

Interior avisa de un verano “complicado” por los incendios

Elena habla de “alerta pero no alarma” en el Vallès Occidental y Oriental, el Maresme y el litoral de Girona

2 min
Un helicóptero en la presentación que hizo a principios de mes Endesa por la campaña de mantenimiento de los bosques.

Barcelona“Nos viene un verano complicado. De alerta pero no alarma”. Es el aviso del conseller de Interior, Joan Ignasi Elena, por la campaña de incendios de este año. El foco se pone en el Vallès Occidental y el Oriental, el Maresme y el litoral de Girona, que “preocupan” por el clima y la masa forestal. “No caigamos en una falsa seguridad”, ha advertido Elena, por los episodios de lluvia de los últimos días. Según el conseller, a pesar de que la tendencia de los últimos 15 años ha sido la de “decrecer” en número de incendios excepto algunos picos, ahora hay “más días de riesgo” porque la campaña se ha desestacionalizado.

Desde el 15 de junio se han producido 35 fuegos con afectación forestal. Algunos de los más destacados son uno de 80 hectáreas en la Noguera causado por un camión con una rueda pinchada, uno de 87 hectáreas en Alfarràs por el lanzamiento de una colilla, uno de 14 hectáreas en Torrent por un petardo y uno de 11 hectáreas en Argentona por una quema que se escapó de restos vegetales de un huerto. “El 55% de los incendios son por imprudencias o provocados”, ha remarcado Elena, que ha insistido en que la acción humana “es determinante” en el inicio de los fuegos. Uno de los factores “de riesgo” de la campaña de este verano es, de hecho, la actividad humana, porque será superior a la del año pasado, que estaba marcada por el confinamiento del covid.

Los Bomberos de la Generalitat tendrán 53 cámaras de videovigilancia en 39 espacios, que sustituyen a los vigilantes, para controlar los incendios. El jefe del cuerpo, el inspector David Borrell, ha explicado que este verano, a diferencia del anterior, las cámaras ya estarán desplegadas en toda Catalunya y ha subrayado que su función no es detectar los fuegos. “La detección la confiamos a la ciudadanía, que nos alerta cuando los ve. Más del 90% de los avisos nos llegan por llamadas de la ciudadanía”, ha asegurado Borrell. Según el inspector de los Bomberos, las cámaras sirven para “monitorizar” las columnas de humo, ubicar “con precisión” la zona de los incendios y determinar los medios que envían.

Cumplir con el mínimo de bomberos

Borrell también ha expuesto que en esta campaña se cumplirá el número mínimo de bomberos funcionarios que tiene que haber en cada parque, que hasta ahora se situaba por debajo. “Este año, con la incorporación de las nuevas promociones, es el primero que estamos en los mínimos”, ha apuntado Borrell, porque ahora son 2.450 bomberos funcionarios. En cuanto a los bomberos voluntarios, ahora son 1.300 porque el cuerpo ha echado a los que “no podían dar respuesta” a los requisitos para ser considerados operativos. La plantilla se refuerza con casi 600 trabajadores durante la campaña: los contratos acostumbraban a ser de tres meses pero ahora algunos ya son de medio año por la desestacionalización de los incendios. También se cuenta con los 490 efectivos de los Agentes Rurales.

stats