Dossier
Sociedad 13/06/2021

Objetivo: desconectar del covid por vacaciones

ARA habla con diferentes testimonios sobre sus vacaciones de verano en el extranjero o cerca de casa

Clara López Alcaide
7 min
Quatre testimonis expliquen a l'ARA els seus plans per a les vacances d'estiu.

BarcelonaA las puertas del segundo verano marcado por la pandemia, las vacaciones de la mayoría de catalanes parecen tener un mismo objetivo: alejarse tanto como sea posible de un año "duro y agotador". Algunos creen que lo podrán hacer disfrutando de unos días en el extranjero, otros prefieren quedarse cerca de casa y esquivar restricciones. El ARA ha hablado con algunos testimonios sobre sus planes (o falta de) para este verano.

"Buscas un entorno controlado, con poca gente y pocas aglomeraciones"

Rafael Giménez y Esther Menoyo, 64 años

Rafael y Esther pasarán unas semanas en Galicia y Benasque este verano.

Cuando Esther Menoyo y Rafael Giménez empiezan a recordar los lugares donde han ido de vacaciones recorren prácticamente todos los continentes. "África, América, Asia...", lista en voz alta Esther. "Cuando teníamos vacaciones suspirábamos por coger un avión e irnos bien lejos. Pero desde el año pasado la cosa ha cambiado", reconoce. El verano pasado decidieron pasar las vacaciones de verano en España y recorrer Castilla y León en coche con una pareja de amigos. La idea, este verano, es hacer lo mismo, pero esta vez en Galicia. "Haremos un poco de senderismo porque nos gusta mucho andar, y también turismo de interior: la Ribeira Sacra, la Costa da Morte... Todo aquello es precioso", explica el matrimonio, que también pasará unos días en Benasque, donde planean hacer "una semana de montaña a tope".

Los dos tienen 64 años y han completado su pauta de vacunación. Si bien reconocen que viajar vacunados da "una tranquilidad extra", aseguran que han elegido el destino, principalmente, por motivos de comodidad. "No nos apetece mucho coger aviones e ir aquí y allá sin saber qué medidas tomará cada país o qué tipo de restricciones aplicará", dice Rafael. "El año pasado ya viajamos tranquilos porque fuimos a lugares relativamente poco turísticos. Al final lo que buscas es un entorno controlado con poca gente y pocas aglomeraciones", añade Esther.

La pareja ya tiene la parrilla de los kilómetros a punto y el planning decidido. "Nos gusta poder montarlo todo bastante nosotros, decidir la ruta que haremos, las excursiones y reservar los hoteles que nos gusten", dice Rafael. Si la situación no cambia, Rafael y Esther podrán viajar a Galicia sin ninguna restricción, puesto que la Xunta no incluye Catalunya dentro del listado de territorios con alta incidencia de covid, y una vez ahí podrán desplazarse sin problemas. "Queremos ver cosas y personas diferentes, recuperar un poco esto que nos ha quitado este año... ¡Además hablarán castellano! ¡Así que más fácil para viajar, imposible!", celebran.

"Si no hubiera coronavirus, no iríamos a Islandia este verano"

Anna Rosa Calders, 34 años

La familia de Anna se irá a Islandia de vacaciones porque creen que las restricciones son asumibles.

Anna Rosa Calders, de 34 años, lo tiene claro: "Si no hubiera coronavirus, este año no iríamos a Islandia". Cuando nació su hija, Mariona, hace un año, la familia decidió reservar un viaje a Canadá para el próximo verano. "Quería hacer un viaje grande antes de que la pequeña cumpliera el año porque así nos podíamos ahorrar su billete", explica Anna, que añade que en aquel momento coincidió que "la situación era buena y parecía que dentro de un año viviríamos con cierta normalidad". La sorpresa, sin embargo, llegó en marzo cuando la aerolínea con la que viajaban les canceló los vuelos. "Rápidamente empecé a buscar alternativas y después de plantearnos varias opciones, entonces encontré que Islandia a pesar de tener algunas medidas permitía la entrada fácil de personas vacunadas", explica.

Anna es profesora y ha recibido las dos dosis de la vacuna. También su marido, Jordi, y sus cuñados que también viajarán con ella. Confiesa que durante un tiempo tuvo dudas sobre si realmente podría hacer el viaje con las mismas facilidades cuando el gobierno paró la vacunación del personal esencial con AstraZeneca por los raros casos de trombosis: "Sabíamos que si no nos ponían la segunda dosis podríamos ir, pero la duda era si habría que hacer una cuarentena de 20 días al llegar, porque esto ya hacía que nos cayera toda la organización", dice y añade: "¡Estuve sufriendo unos cuántos meses! Pero ahora ya tenemos las dos dosis y estamos mucho más tranquilos".

Este año, a diferencia de lo que hace normalmente, ha decidido reservarlo todo a través de una agencia de viajes de un amigo, para "ayudarle en un año complicado", pero también para tener un extra de seguridad. "Soy de aquellas que disfrutan cuando preparan el viaje y me paso meses planeando la ruta, pero este año he preferido hacerlo así por si hay cancelaciones o cualquier problema. ¡Hasta que no llegue ahí no me lo creeré! Espero que no haya ningún problema". Espera que con el viaje de este verano pueda vivir experiencias nuevas en medio de "un año muy monótono": "Si puedo coger un avión y hacer turismo seguro ya estaré contenta porque querrá decir que empezamos a ver la luz al final del túnel".

"La frase más habitual es: «¿Puedo ir contigo en la maleta?»"

Oriol Garcia, 29 años

Oriol Garcia se va de viaje de boda con su pareja a las Maldivas.

Hace prácticamente dos años que Oriol Garcia, de 29 años, y su pareja intentan celebrar su boda. Finalmente, el gran día será a principios de julio y poco después se irán a las Maldivas de viaje de boda. "Entre todos los destinos posibles es el que nos salía mejor por anticipado: los resorts están libres de covid, la mayoría de la gente que va está vacunada y el aforo es bastante limitado", explica Oriol, a pesar de que reconoce que no era una de los primeros destinos de la lista: "Buscábamos algún destino como India, Nepal o Costa Rica, que realmente encajan más con nosotros, pero la mayoría de estos países están cerrados al turismo y es imposible ir".

La pareja ha planificado y reservado la estancia a través de una agencia de viajes para evitar complicaciones. "Pensamos: «Vamos a aquello que sea seguro y cogemos una agencia que nos puedan dar la información que nosotros no tenemos»". Aún así, Oriol confiesa que, a estas alturas, todavía tiene algunas dudas: "Cuando tienes que viajar lejos en plena pandemia te preguntas mil cosas: «¿Qué medidas habrá en el aeropuerto?, ¿Nos pedirán el certificado de vacunación o alguno otro papel?» Realmente lo hemos pedido todo a la agencia pero está el miedo de estar preparando un viaje importante y que, por encontrarnos en la situación que nos encontramos, no sea como esperas".

A pesar de que tanto Oriol como su pareja habrán recibido las dos dosis de la vacuna antes de irse, la agencia de viajes les cubre los gastos de hacerse la prueba PCR que el gobierno de las Maldivas pide a los viajeros no vacunados para entrar en el país, así como la que pide España para los viajeros no vacunados o que no hayan pasado la enfermedad. Además, ante la posibilidad que alguno de los dos mostrara síntomas de covid-19 durante la estancia, Oriol y su pareja también han concertado un seguro que les ofrece poder quedarse en el mismo hotel sin coste añadido en el supuesto de que se vieran obligados a hacer cuarentena.

"Esperamos estar en un lugar idílico, precioso, desconectar de haber organizado una boda en plena pandemia, del trabajo y de todo este año que ha sido complicado", dice Oriol, que asegura que si bien hace unos meses el viaje parecía "una escapada que no acababa de llegar", ahora genera cierta envidia entre sus conocidos: "Antes me decían: «¿De verdad te vas a las Maldivas?», ahora la frase más habitual es: «¿Puedo ir contigo en la maleta?»

"Tengo ganas de poder reencontrarme con gente y volver un poco a la normalidad"

Mar Amat, 23 años

Mar en la playa de la estación de Badalona.

Con la pandemia también llegó el estreno al mundo laboral de Mar Amat, de 23 años. Enfermera en el CAP de Fondo de Santa Coloma de Gramenet, explica que ha tenido que restringir mucho sus relaciones sociales para evitar contagios. "Me he preocupado mucho por el resto de personas durante el año y ahora tengo ganas de relajarme, de desconectar del trabajo y del covid, y de poder estar tranquila en este sentido", añade. La idea, dice, es irse con sus padres a las Canarias unos días en julio y aprovechar para hacer también alguna salida con amigas. "Me he ido cogiendo algunos días pero todavía no tengo nada concreto. Con una amiga que también es enfermera queríamos ir a hacer un voluntariado a África, pero ella no sabe si tendrá días o no, así que estoy un poco a la espera".

Mar explica que los últimos años "todo ha ido muy rápido": además de conseguir su primer trabajo como enfermera, también se ha independizado. "Yo soy de Badalona y ahora vivo en Cerdanyola. Me gustaría poder bajar algún día a la playa porque realmente lo hecho de menos", señala la joven, que espera también poder "aprovechar el nuevo piso" en Cerdanyola e "invitar a gente y cenar en el patio". "Tengo ganas de reencontrarme con la gente y volver un poco a la normalidad", añade la joven, que no descarta irse con sus amigas unos días a Menorca en septiembre para acabar de exprimir sus vacaciones: "Seria como un cierre de verano".

Sobre el viaje con la familia que hará en junio explica que eligieron las Canarias "porque es el lugar más exótico o más diferente de España y tiene esta parte de facilidad que no tienes que salir del país". "Con la pandemia también han bajado los precios y es un destino que económicamente nos podemos permitir". A pesar de que, confiesa, todavía no han reservado los billetes: "Normalmente después de Semana Santa ya empezamos a saber hacia dónde vamos, qué queremos hacer y empezamos a reservar cosas. Este año lo hemos ido mirando pero no teníamos nada seguro". 

stats