Urbanismo
Sociedad 09/02/2022

Más pisos y y un mercado: Barcelona busca vecinos y vida de barrio en el 22@

El nuevo planeamiento corrige los déficits de vivienda con 8.000 más y prevé nuevas equipaciones públicas

3 min
Imagen de archivo de edificios al 22@

BarcelonaUn mercado de barrio, pistas polideportivas o escuelas. Estos son solo algunos ejemplos de equipaciones que el Ayuntamiento de Barcelona prevé ubicar en una reserva de 35.000 metros cuadrados (15 solares) en su distrito tecnológico: el 22@. Los cambios urbanísticos que se preparan en esta zona de la ciudad, nacida ahora hace veintidós años, se enfocan sobre todo en corregir el déficit de vecinos para hacer que, además de un buen lugar donde trabajar, sea también un barrio más de Barcelona. El gobierno municipal ya hace años que trabaja en una modificación del plan general metropolitano (MPGM) que permita cambiar las reglas del juego en el 22@ para acabar de desarrollar los espacios que siguen sin ningún uso –todavía queda por desarrollar el 40% de la superficie– y para sumar vivienda, y hoy ha presentado el documento definitivo que prevé aprobar la semana que viene en la Comisión de Urbanismo. La propuesta final suma un millar de pisos más a la que ya se tramitó inicialmente en 2020 y deja la cifra final en 8.000 pisos a añadir a los 9.000 que se preveían en 2000.

Según la última propuesta, este ámbito de 200 hectáreas –el equivalente a 115 islas del Eixample– podría tener, pues, hasta 17.000 viviendas: 12.000 a precio asequible y 5.000 de libre mercado. Estos últimos son, sobre todo, los 4.000 que ya se preveían y la consolidación de un millar más que ya están construidos pero que con el planeamiento anterior tenían que ir al suelo.

Las nuevas viviendas se levantarán sin afectar al total de metros cuadrados previstos para actividad económica a partir de remontas (en aquellos edificios en los que todavía no se haya agotado la edificabilidad pero nunca más arriba de la planta baja más cinco) o de nuevas promociones: si en el plan anterior se fijaba que un 90% del techo tenía que ser para actividad económica y solo se autorizaba un 10% para vivienda, ahora este porcentaje se incrementa hasta el 30% en busca de la anhelada "mixtura de usos", que el 22@ sea un lugar "donde vivir y trabajar", en palabras de la teniente de alcaldía de Urbanismo, Janet Sanz, que ha defendido que la mayoría de la nueva vivienda será pública y de alquiler.

No ha puesto cifras cerradas porque el planeamiento depende en buena parte de la iniciativa privada, pero Sanz ha dado por hecho que casi el 80% de los 12.000 pisos de precio asequible acabarán siendo públicos. El primer teniente de alcaldía, Jaume Collboni, por su parte, ha puesto la lupa en la vertiente más económica del planeamiento, que prevé desarrollar un millón de metros cuadrados más para actividad económica, que se sumará a los dos millones que ya están desarrollados o en trámite. En total, serán los tres millones de techo que ya se preveían en el plan del año 2000. El nuevo planeamiento, sin embargo, amplía el abanico de actividades que pueden situarse en el 22@ y abre la puerta a propuestas como la cultura, el deporte, la educación o la economía verde.

El consistorio estima que con el millón de metros cuadrados que ahora se prevé activar se pueden crear 60.000 nuevos puestos de trabajo y llegar, con el horizonte 2030, a los 175.000. "Esto va como un rayo", ha dicho Collboni, que ha remarcado que solo el distrito de Sant Martí, donde está el 22@, generó el año pasado más inversión en oficinas que toda la ciudad de Madrid y que hoy en día ya hay 11.500 empresas ubicadas en el distrito tecnológico.

Pacificar una de cada tres calles

La otra pata de la MPGM que se prevé aprobar este mes con el apoyo de ERC, que ya permitió la aprobación inicial del documento, es la de añadir verde a las calles de la zona. De hecho, se quiere aplicar un dibujo muy similar al que se desplegará en el Eixample con la futura superisla y hacer que una de cada tres calles pase a tener la consideración de eje verde, con el 70% del espacio sin tráfico, y no el 40% como pasa ahora. Esta red tiene que suponer la creación de doce ejes con prioridad para peatones y quince nuevas plazas en los cruces.

Concretamente, los ejes verdes horizontales serán los de Almogàvers, Sancho d'Àvila, Cristòbal de Moura, Pujades, Doctor Trueta y Bolívia; y los verticales, Àlaba, Ciutat de Granada, Lope de Vega, Fluvià, Treball y Puigcerdà. En total, se prevé generar diez hectáreas nuevas de verde.

La red de esos verdes.

Para avanzar hacia aquí, el Ayuntamiento y la Generalitat han acordado una nueva clave urbanística, especialmente pensada para las calles del 22@, un paso que, según la teniente de alcaldía de Urbanismo, tiene que servir para que Sant Martí y el Eixample empiecen "la revolución urbana más importante de los últimos treinta años". En el caso del 22@, el nuevo planeamiento también prevé conservar veinte pasajes que recorren trazas históricas y proteger 450 fincas de frentes heterogéneos.

stats