Sociedad 02/03/2021

Los disturbios, vinculados al anarquismo

Interior apunta al foam en la pérdida de un ojo de una chica el día que registran dos casas okupas

3 min
Imagen del dispositivo policial en Mataró

BarcelonaLos disturbios del sábado en Barcelona, que se describieron como los peores desde que empezaron las movilizaciones por el encarcelamiento de Pablo Hasél, podrían tener al menos un mismo grupo detrás. La mitad de los 14 detenidos ese día son del movimiento anarquista, según el conseller de Interior, Miquel Sàmper, que este lunes los ha calificado de personas “con conducta violenta”. De los siete arrestados vinculados con el anarquismo cinco son italianos, uno es francés y otro catalán. Entre los italianos hay una mujer a quien se atribuye la acción de rociar la furgoneta de la Guardia Urbana con líquido inflamable. Los agentes de la Comisaría General de Información de los Mossos d'Esquadra, dedicados a la lucha antiterrorista, han puesto el foco en este grupo y la previsión es que este martes los detenidos pasen a disposición judicial.

Sàmper ha dicho que en los disturbios por Hasél participa “muchísima gente de diferentes grupos” que son “heterogéneos”, cosa que “complica la mediación”. El conseller ha comparado las protestas de las últimas dos semanas con el asalto al Capitolio de los Estados Unidos: “Hace que lo tengamos muy presente, por las nuevas tecnologías, la capacidad de convocatoria rápida y urgente, y la volatilidad de las manifestaciones”. Los Mossos han hecho un dispositivo este lunes por la mañana en el Maresme, en dos casas okupas de Mataró y Canet de Mar –la primera es una nave que lleva años ocupada y hace tiempo que es conflictiva, y la segunda es una antigua fábrica–, donde vivirían personas relacionadas con los disturbios. En el operativo, liderado por los agentes de información y autorizado por un juzgado de Barcelona a petición de la policía, han asistido algunos de los detenidos el sábado.

“Alto nivel de organización”

El portavoz de los Mossos, el comisario Joan Carles Molinero, ha explicado que en los registros en el Maresme se han buscado pruebas y material de los disturbios. En una intervención en Catalunya Ràdio, Molinero ha hablado de un “alto nivel de organización” de los grupos que la policía investiga. Para el comisario, “el máximo grado de agresividad”, después del ataque a la comisaría de Vic hace quince días, fue el sábado con la quema de la furgoneta con un agente adentro. Lo ha descrito como una “línea roja” de unos disturbios con “muchísima violencia”. Según Molinero, algunos detenidos hacen barricadas, otros queman contenedores y lanzan líquido inflamable, y otros saquean tiendas.

En cuanto a la chica de 19 años que perdió un ojo en la primera protesta en Barcelona por Hasél, Sàmper ha admitido este lunes por primera vez, en una entrevista a Radio 4 y La 2, que “todo indica” que el foam sería la causa de la pérdida del ojo de la manifestante. El conseller ha apuntado que el informe policial está “prácticamente cerrado” a falta de la pericial médica y que, según este documento, cuando la chica recibió el impacto en el ojo los Mossos “estaban lanzando” proyectiles de foam. También ha añadido que todavía no se ha identificado al agente que habría disparado la bala de foam. Según Sàmper, se ha activado el protocolo de la Generalitat para indemnizar a la chica si se confirma esta tesis, que Irídia ha defendido desde el día siguiente de los hechos.

Sobre el cambio del modelo policial que exige la CUP en las negociaciones para el nuevo Govern, el conseller ha insistido en que “tiene que haber” un sistema de orden público. “Si la moratoria de las balas de foam se pone sobre la mesa no es el momento”, ha considerado. Sàmper ha subrayado que el debate tiene que estar en el Parlament, “porque no se puede hacer con rapidez y a golpe de tuit”, con todas las fuerzas que han obtenido representación y poder plantear, por ejemplo, si se usa el foam, gas pimienta, caballos o agua a presión.

"Separar" los actos violentos del derecho de manifestación

"La violencia no es el camino", repitió la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, tras reunirse este lunes por la mañana con el conseller de Interior, los máximos representantes de la Generalitat y los Mossos. Sàmper ha mantenido el mensaje y ha reiterado "la unidad institucional de rechazo a la violencia, que en ningún caso es el rechazo al derecho de manifestación". Tanto Sàmper como Colau reclamaron "separar" los actos violentos de la protesta en las calles y han centrado la preocupación en el ataque a la comisaría de Vic, los incendios en Barcelona, sobre todo en entidades bancarias, que "ponen en riesgo" edificios, y la quema de la furgoneta de la Guardia Urbana.

El conseller ha explicado que se han puesto a disposición de los ayuntamientos -como han hecho con las otras ciudades que han sufrido disturbios, con las que se han reunido este lunes por la tarde- para "aportar más elementos" para preservar la seguridad de la policía y las comisarías.

stats