Sociedad 10/02/2022

El estado de la red eléctrica de Font de la Pólvora es "correcto", pero tiene la potencia de hace 50 años

Para el Ayuntamiento de Girona, la auditoría confirma que los cortes de luz que sufre el barrio son consecuencia del fraude eléctrico

4 min
Veïns del barrio de la Fuente de la Pólvora, en una manifestación para reclamar que no se produzcan más cortes de luz.

Girona“La instalación de la red de distribución de baja tensión en el barrio de Font de la Pólvora está en un correcto estado de conservación”. Es la principal conclusión de la auditoría que ha realizado la empresa Bureau Veritas por encargo del Ayuntamiento de Girona. El objetivo era comprobar si eran ciertas las quejas de vecinos y partidos de la oposición que apuntaban a que los cortes de luz que diariamente sufren los ciudadanos de este barrio son consecuencia del mal estado de las instalaciones eléctricas. En cambio, para el teniente de alcaldía de Urbanismo, Lluís Martí, el informe confirma que las incidencias son debidas “mayoritariamente al fraude eléctrico”. Y pone cifras: de los 529 puntos de suministro, "solo 294 tienen contrato".

Ahora bien, la analítica también revela que al barrio llega la potencia máxima que establecía la ley en 1973 (cuando la dictadura franquista levantó los edificios de este sector), que se situaba en 1.066,10 kW. El informe recalca que, con la actual normativa (del 2002), la potencia que se exigiría “sería más del doble” de la que se dictó hace 50 años, es decir, 2.440,75 kW. Además, el documento expone que Endesa solo permitió a los técnicos auditores evaluar la red de distribución “de una forma visual” y que, por lo tanto, “únicamente" pudieron hacer “inspecciones oculares y toma de imágenes termográficas”.

Con los resultados del informe en las manos, Martí ha anunciado que “redoblarán” las actuaciones para “exigir a Endesa y al departamento de Interior las acciones necesarias para erradicar las actuaciones delincuenciales”. Hace cuatro años, la alcaldesa de Girona, Marta Madrenas, anunció que el consistorio presentaría una querella contra los vecinos que pincharan la luz; pero –según fuentes del ayuntamiento– después de estudiarlo vieron que no tenía recorrido jurídico. El regidor ha afirmado hoy que como institución no pueden presentar denuncias. “Es Endesa quien puede detectar dónde hay fraude y hacer la pertinente denuncia a los Mossos d'Esquadra. Como ayuntamiento no tenemos los datos de las personas que hacen un uso fraudulento", ha remachado.

Una década con cortes de luz diarios

Los vecinos de Font de la Pólvora hace más de diez años que casi cada día se quedan durante horas sin electricidad, cosa que les perjudica gravemente en todos los ámbitos. Al barrio no llega el gas y todo va con electricidad, y esto hace que cada vez que se va la luz no puedan cocinar, ni ducharse, ni hacer los deberes, ni cargar el ordenador, ni calentarse en invierno o refrescarse en verano. “Llevamos 25 horas sin luz, no hay derecho”, denunciaban hace unos días a través de la cuenta de Twitter de la asociación de vecinos, donde recopilan todas las incidencias que registran. 

Hartos de la situación, unos cuantos vecinos se unieron bajo la Plataforma por la Dignidad de Font de la Pólvora para reclamar una solución, y en enero del 2019 organizaron una manifestación a las puertas del Ayuntamiento. Entonces el equipo de gobierno puso en marcha una serie de actuaciones para intentar acabar con la problemática. Por un lado, inició una campaña para regularizar las viviendas que no tuvieran contrato y, de la otra, sectorizó el barrio para evitar que, si saltan los diferenciales en un edificio, no acabe toda la calle entera sin luz. 

Pero ninguna de estas actuaciones han dado frutos, y en 2021 el consistorio encargó una auditoría de la red eléctrica, que ganó por concurso la empresa Bureau Veritas por 15.899,40 euros. El documento, firmado por Xavier Iglesias Cabeza y Marc A. Gallardo Abril, expone que, para llevar a cabo el análisis, se hicieron tres visitas a las instalaciones (el 10 de septiembre, el 15 de noviembre y el 9 de diciembre del 2021), pero que Endesa no les dio permiso “para medir y revisar las líneas de distribución”.

Nuevo transformador para doblar la potencia

La mañana del 10 de septiembre, los técnicos auditores midieron el consumo máximo del conjunto de edificios, que se situó en 244,77 kW. El informe afirma que, con este valor, “se puede indicar que la capacidad del centro de transformación es suficiente para garantizar este consumo”. A pesar de que apunta que esta cifra podría ser diferente “si las medidas se realizan en otras franjas horarias o en otra época del año” con demandas más altas. Y admite que el centro de transformación que da servicio al barrio “es probable que en momentos puntuales” trabaje “al límite de su capacidad de potencia”.

Precisamente la semana pasada Endesa instaló un nuevo centro de transformación en el barrio para doblar la potencia que ofrece, y anunció que había destinado más de medio millón de euros a reparaciones y para reforzar la red. La compañía siempre ha defendido que la causa de los cortes de luz es “el fraude eléctrico” y que las instalaciones están dimensionadas con la potencia contratada.

Aun así, hay una cifra que no cuadra. Según Endesa, en el barrio hay 642 puntos de suministro (de los cuales más del 40% no tienen contrato), pero la auditoría del Ayuntamiento dice que hay 529 puntos de suministro (de los cuales 294 con contrato).

stats