Sociedad 08/04/2021

El Reino Unido ofrecerá a los menores de 30 años una alternativa a la vacuna de Oxford

El regulador británico también detecta un "potencial" vínculo entre AstraZeneca y los trombos raros

3 min
Un sanitario con la vacuna AstraZeneca
Disponible en:

LondresEl Reino Unido ha decidido ofrecer a los menores de 30 años una alternativa a la vacuna de Oxford, siempre que sea posible. Es el primer resultado de la revisión que el regulador británico ha hecho sobre los casos de trombos raros que se han detectado después de administrarla.

June Raine, la directora de la Agencia Reguladora de Medicamentos y Productos Sanitarios británica (MHRA, por sus siglas en inglés), ha admitido este miércoles por la tarde el "potencial" vínculo entre la vacuna de AstraZeneca y los problemas vasculares "extremadamente raros" que ha habido tanto en el Reino Unido como en el resto de países europeos, y que en algunos casos han llevado a la paralización de la campaña de inmunización con el producto de la farmacéutica anglosueca.

El profesor Wei Shen, jefe del Comité Conjunto de Vacunación e Inmunización (JCVI, por sus siglas en inglés), ha enfatizado que la alternativa a AstraZeneca solo se tendría que ofrecer a los menores de 30 años siempre que no tengan ninguna enfermedad previa o una condición específica que los ponga en riesgo. Shen también ha afirmado que no hacen ni mucho menos un llamamiento "a parar la vacunación de ningún individuo en ningún grupo de edad". "Solo aconsejamos –añade– una preferencia por una vacuna sobre otra en grupos de edad particulares. Más que nada como medida de precaución y no porque tengamos ninguna preocupación seria de seguridad".

"A pesar de que los ensayos clínicos de vacunas nos permiten evaluar los efectos comunes, los efectos muy raros solo se ven cuando se utiliza la vacuna a gran escala", ha dicho Raine, que ha asegurado también que hay una "alta posibilidad" de que la vacuna AstraZeneca haya provocado coágulos de sangre en "un número extremadamente reducido de casos". Con todo, Raine también ha afirmado que el vínculo no está totalmente demostrado todavía, y que hacen falta más investigaciones. A la vez, ha confirmado la seguridad global de la vacuna y la conveniencia de inmunizarse.

De hecho, sobre más de 20 millones de administraciones de la vacuna de Oxford en el Reino Unido, se han registrado 79 casos de trombos raros, 19 de los cuales han acabado en muerte. De los afectados, 51 eran mujeres y 28 hombres, de entre 18 y 79 años. De acuerdo con estos datos, el riesgo es que se produzcan 4 casos por cada millón de inmunizados. Los especialistas consideran posible que la desproporción entre hombres y mujeres corresponda al número de dosis inoculadas, puesto que proporcionalmente los científicos no han encontrado diferencias numéricas.

Este dato contrasta con el hecho de que los científicos británicos, finalmente, han concluido, como ya se ha apuntado, que solo la población menor de 30 años tendrá la posibilidad de una alternativa a AstraZeneca, teniendo en cuenta, por ejemplo, que Francia ha establecido el umbral en los 55 años y que Alemania lo ha fijado en los 60 años.

A pesar del cambio de rumbo anunciado, aquellas personas que ya hayan recibido la primera dosis de AstraZeneca y se encuentren en el grupo de edad afectado –en principio muy pocas, porque se ha priorizado la población de riesgo, la mayor– tendrían que recibirla, salvo que tengan antecedentes de problemas vasculares o hayan sufrido alguna de las afectaciones descritas como síntomas. Son: dolor de cabeza intenso, visión borrosa, dolor de pecho, abultamiento de piernas, falta de aliento, dolor abdominal persistente y hematomas inusuales.

La conferencia de prensa del regulador británico y del comité de vacunas que asesora al gobierno de Boris Johnson ha tenido lugar minutos después de que la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés) afirmara desde Amsterdam que "los coágulos de sangre inusuales con plaquetas bajas tendrían que figurar como efectos secundarios muy raros” de la vacuna de Oxford. Con todo, la EMA sigue afirmando que "los beneficios de la vacuna continúan superando los riesgos para las personas que la reciben. La vacuna es efectiva para prevenir el covid-19 y reducir las hospitalizaciones y las muertes".

stats