Salud
Sociedad  /  Salud 06/05/2022

El Hospital de Sant Pau tendrá un centro dedicado exclusivamente a atender las enfermedades de la gente mayor

El nuevo espacio ocupará 5.000 m2 y se tiene que construir antes de tres años dentro del mismo recinto hospitalario

3 min
Persones grandes sentadas en un banco en Barcelona

El Hospital de Sant Pau atiende a una población más envejecida –y que genera más demanda sanitaria– que otros hospitales del mismo nivel. Uno de cada cuatro pacientes que atiende tiene más de 65 años y en 2050 un tercio de la población tendrá más de 65 años, y el 15%, más de 80. Ante esta realidad, Sant Pau proyecta poner en marcha antes de 2025 un centro específico para atender las urgencias y las necesidades de personas grandes frágiles, ya sean de tipo médico, quirúrgico o farmacológico. El Qcare o clínica de urgencias de alta resolución para el envejecimiento, como se llama de manera provisional, ocupará un espacio de unos 5.000 m² y se construirá en un edificio nuevo dentro del recinto del propio hospital, muy cerca de donde ahora está el centro Kàlida. Este es uno de los proyectos más destacados de Més Sant Pau, el nuevo plan estratégico para los próximos ocho años con el que el hospital, decano de la medicina catalana, quiere comenzar una nueva etapa.

El nuevo centro tendrá una área de observación y diagnóstico con radiología, quirófanos y espacios propios de hospitalización para periodos cortos. El actual servicio de urgencias de Sant Pau ya dispone de un dispositivo de atención a la fragilidad (DAFSU), pero ahora se quiere dar un paso más y que este dispositivo pase a ser "un pequeño hospital". "Tenemos una población grande y envejecida, y tenemos que tener conciencia real de cuál es la comunidad a la que nos dirigimos y lo que necesita. Y resolver los problemas de la fragilidad nos parece muy importante", asegura el director gerente del Hospital de Sant Pau, Adrià Comella.

Vista aérea del Hospital de Sant Pau.

Este nuevo dispositivo tiene que servir, por ejemplo, para recortar el tiempo de espera entre que se produce una fractura de fémur y su intervención para reducir el consumo de fármacos de este segmento de población, que está hipermedicado, o para hacer acompañamiento y seguimiento de la persona antes de la vuelta a casa. "También habrá un espacio donde, una vez atendida la urgencia y antes de volver a su domicilio, la persona podrá habituarse a la toma de medicamentos, a horarios y a hábitos porque nos encontramos con que damos el alta a personas mayores y al cabo de tres días vuelven a ingresar en peores condiciones. Se trata de hacer no solo la parte del diagnóstico, sino también el acompañamiento para que la persona pueda volver a hacer vida lo más normal posible", explica Comella.

A pesar de que el proyecto todavía es muy incipiente para poner cifras, el gerente apunta que podría costar entre 12 y 14 millones de euros y podría atender a entre 1.000 y 2.000 personas al año. "No se aplica este modelo en ningún otro hospital de España y queremos coger esta bandera. Aspiramos a que pueda ser extensivo a otros lugares del territorio", añade el director gerente de Sant Pau.

Crecer en espacio

En el marco del Més Sant Pau, el hospital también quiere crecer en espacio y el objetivo es añadir 35.000 m² a los más de 110.000 m² actuales con un nuevo edificio para aumentar, entre otros, el servicio maternoinfantil, los quirófanos y ganar en más capacidad asistencial y quirúrgica. Esto se llevaría a cabo en una segunda fase a partir de 2025. El objetivo es ampliar en un 40% su capacidad asistencial. Más allá del crecimiento en infraestructuras, el centro también quiere modernizar los sistemas de información y tecnología, y potenciar las áreas en las que es líder: las neurociencias, las terapias génicas y, especialmente, las hematologías, las enfermedades cardiovasculares y las cirugías complejas. Dentro de este plan también se quiere impulsar la perspectiva de género para evitar el sesgo diagnóstico y terapéutico.

En el Hospital de Sant Pau trabajan alrededor de 4.200 profesionales, el 70% de los cuales son mujeres. El centro atiende a una población de más de 400.000 personas y tiene un presupuesto de 430 millones de euros anuales.

stats